Traducción en Lenguaje Actual (TLA)
64

El destino del malvado

SALMO 64 (63)

(1) Himno de David.

641 1 (2) Dios mío,

¡escucha mi queja!

¡No dejes que mis enemigos

acaben con mi vida!

2 2 (3) Son una banda de malvados;

son una pandilla de malhechores;

¡escóndeme de sus planes secretos!

3 3 (4) Sus palabras hieren

como espada afilada;

sus palabras matan

como flechas envenenadas.

4 4 (5) Se esconden, y desde allí

disparan contra la gente inocente;

no tienen miedo de nada ni de nadie;

¡disparan sin que nadie se lo espere!

5 5 (6) Cuando hacen sus planes malvados,

se animan los unos a los otros;

piensan dónde esconder sus trampas,

y creen que nadie las verá.

6 6 (7) Planean muy bien sus maldades

y creen tener el plan perfecto;

piensan que nadie los descubrirá.

7 7 (8) Por eso, sin que lo esperen,

Dios les disparará sus flechas

8 8 (9) y caerán heridos de muerte.

Su propia lengua será su ruina,

y quienes los vean

acabarán burlándose de ellos.

9 9 (10) El mundo entero alabará a Dios,

hablará de sus acciones,

y llegará a entenderlas.

10 10 (11) ¡Que se alegre la gente buena

por todo lo que Dios ha hecho!

¡Que todos los justos lo alaben

y pongan en él su confianza!

65

Dios nos llena de bendiciones

SALMO 65 (64)

(1) Himno de David.

651 1 (2) Dios mío,

que vives en el monte Sión,

tú mereces nuestras alabanzas;

mereces que te cumplamos

las promesas que te hacemos.

2-3 2-3 (3-4) Tú escuchas nuestra oración.

Estamos cansados de pecar,

por eso acudimos a ti.

Nuestros pecados nos dominan,

pero tú nos perdonas.

4 4 (5) ¡Qué bendición reciben

los que viven cerca de ti,

los que viven en tu mismo templo!

Quedamos satisfechos

con el alimento

que de ti recibimos.

5 5 (6) Nuestro Dios y salvador,

tú nos respondes

dándonos la victoria.

Gente de pueblos lejanos

pone en ti su confianza.

Así hacen los que viven

más allá del mar.

6 6 (7) Tú, con tu poder y tu fuerza,

formaste las montañas.

7 7 (8) Calmaste el rugido de los mares,

calmaste el estruendo de sus olas,

calmaste el alboroto de los pueblos.

8 8 (9) Los que viven en países lejanos

tiemblan de miedo

al ver tus grandes maravillas;

del oriente al occidente,

haces que la gente grite de alegría.

9-10 9-10 (10-11) Tú tienes cuidado de la tierra:

la empapas con abundante lluvia

y riegas los sembrados

para que den muchos frutos.

Con la lluvia aflojas la tierra

y la preparas para la siembra.

Llenas de agua los grandes arroyos,

y haces brotar nuevas ramas.

Así dejas listo el campo

para que todos tengamos trigo.

11 11 (12) Llega el año a su fin

y está lleno de bendiciones;

por dondequiera que pasas

dejas gran abundancia.

12 12 (13) En el desierto, el pasto es fresco;

las colinas se revisten de alegría,

13 13 (14) las praderas se llenan de ovejas,

y los valles se cubren de trigales.

¡Todo el mundo canta

y lanza gritos de alegría!

66

Alabemos a Dios por sus maravillas

SALMO 66 (65)

(1a) Himno.

661 1 (1b) ¡Cantemos a Dios con alegría

los que habitamos la tierra!

2¡Cantemos himnos a Dios

y alabemos su grandeza!

3¡Alabemos su poder;

todo lo que ha hecho es maravilloso!

¡Sus enemigos se rinden ante él!

4Todo el mundo lo adora

y canta himnos en su honor.

5¡Vengan a ver las maravillas

que Dios ha realizado!

¡Vengan a ver sus grandes hechos

en favor de todos nosotros!

6Convirtió el mar en tierra seca,

y nosotros, que somos su pueblo,

lo cruzamos a pie.

¡Allí hicimos fiesta

por todo lo que él hizo!

7Dios es un rey poderoso.

Siempre está vigilando a las naciones

para que los rebeldes

no se levanten contra él.

8Pueblos todos,

¡bendigan a nuestro Dios!

¡Dejen oír sus alabanzas!

9Dios nos ha protegido,

nos ha conservado la vida;

¡no nos ha dejado morir!

10Tú, Dios mío,

nos pusiste a prueba,

para ver si éramos fieles.

11Nos hiciste caer en la trampa

de nuestros enemigos.

¡Cómo nos has hecho sufrir!

12¡Manadas enteras de caballos

nos aplastaron la cabeza!

Pasamos por el fuego,

cruzamos por el agua,

pero finalmente nos trajiste

a esta tierra de abundancia.

13Yo me presentaré en tu templo

con ofrendas especiales 66.13 Ofrendas especiales: Referencia a los animales que se quemaban en el altar del templo, en honor de Dios. Tradicionalmente, las versiones traducen la palabra hebrea como holocaustos. en tu honor,

así te cumpliré mis promesas,

14las promesas que yo mismo te hice

cuando me vi en problemas.

15Como ofrendas en tu honor

llevaré los toros más gordos;

te ofreceré toros y cabritos,

y también te ofreceré carneros.

16Préstenme atención ustedes,

los que adoran a Dios;

vengan, que voy a contarles

lo que Dios ha hecho por mí.

17Con mis labios y mi lengua

lo llamé y le canté alabanzas.

18Si mis intenciones fueran malas,

Dios no me habría escuchado;

19¡pero él me escuchó

y contestó mis oraciones!

20¡Bendito sea Dios,

pues tomó en cuenta mi oración

y me demostró su amor!