Traducción en Lenguaje Actual (TLA)
62

Con Dios, jamás seré derrotado

SALMO 62 (61)

(1) Himno de David, dedicado a Jedutún.

621-2 1-2 (2-3) Solo Dios me da tranquilidad,

solo él puede salvarme;

solo él me da su protección,

¡jamás seré derrotado!

3 3 (4) Ustedes, todos ustedes,

¡ya dejen de atacarme

y de querer acabar conmigo!

¡Hasta parezco una pared inclinada,

una cerca a punto de caerse!

4 4 (5) Ustedes solo piensan humillarme.

Les encanta decir mentiras:

de labios para afuera

me expresan buenos deseos,

pero en su pensamiento

me desean las peores cosas.

5 5 (6) Solo Dios me da tranquilidad;

solo él me da confianza.

6 6 (7) Solo él me da su protección,

solo él puede salvarme;

¡jamás seré derrotado!

7 7 (8) Dios es mi salvador;

Dios es mi motivo de orgullo;

me protege y me llena de fuerza.

¡Dios es mi refugio!

8 8 (9) Pueblo mío,

¡confía siempre en Dios!

Cuando vayas a su templo,

cuéntale todos tus problemas.

¡Dios es nuestro refugio!

9 9 (10) No hay un solo hombre

que valga más que un suspiro;

todos son pura ilusión.

Si los pesaran en una balanza,

¡ni juntos pesarían gran cosa!

10 10 (11) No pongan su confianza

en el dinero mal ganado;

no se hagan ilusiones

con el fruto de sus robos.

¡No vivan solo para hacerse ricos!

11 11 (12) Dios ha dicho muchas veces:

«Soy un Dios poderoso,

12 12 (13) pero también, un Dios de amor.»

Dios mío,

tú nos das a cada uno

lo que merecen nuestros hechos.

63

Tu amor vale más que la vida

SALMO 63 (62)

(1) David compuso este himno cuando estaba en el desierto de Judá.

631 1 (2) Dios mío, tú eres mi Dios.

Con ansias te busco

desde que amanece,

como quien busca una fuente

en el más ardiente desierto.

2 2 (3) ¡Quiero verte en tu santuario,

y contemplar tu poder y tu grandeza!

3 3 (4) Más que vivir,

prefiero que me ames.

Te alabaré con mis labios.

4 4 (5) ¡Mientras viva te alabaré!

¡Alzaré mis manos para alabarte!

5 5 (6) ¡Con mis labios te alabaré

y daré gritos de alegría!

¡Eso me dejará más satisfecho

que la comida más deliciosa!

6 6 (7) Me acuesto y me acuerdo de ti;

durante toda la noche

estás en mi pensamiento.

7 7 (8) ¡Tú eres quien me ayuda!

¡Soy feliz bajo tu protección!

8 8 (9) ¡A ti me entrego por completo,

porque tu gran poder es mi apoyo!

9 9 (10) ¡Destruye a los que quieren matarme!

¡Échalos en el hoyo más profundo!

10 10 (11) ¡Que los maten en la guerra!

¡Que se los coman los perros salvajes!

11 11 (12) Concédele al rey

y al pueblo que te adora

alabarte y alegrarse en ti,

pero a los mentirosos,

¡tápales la boca!

64

El destino del malvado

SALMO 64 (63)

(1) Himno de David.

641 1 (2) Dios mío,

¡escucha mi queja!

¡No dejes que mis enemigos

acaben con mi vida!

2 2 (3) Son una banda de malvados;

son una pandilla de malhechores;

¡escóndeme de sus planes secretos!

3 3 (4) Sus palabras hieren

como espada afilada;

sus palabras matan

como flechas envenenadas.

4 4 (5) Se esconden, y desde allí

disparan contra la gente inocente;

no tienen miedo de nada ni de nadie;

¡disparan sin que nadie se lo espere!

5 5 (6) Cuando hacen sus planes malvados,

se animan los unos a los otros;

piensan dónde esconder sus trampas,

y creen que nadie las verá.

6 6 (7) Planean muy bien sus maldades

y creen tener el plan perfecto;

piensan que nadie los descubrirá.

7 7 (8) Por eso, sin que lo esperen,

Dios les disparará sus flechas

8 8 (9) y caerán heridos de muerte.

Su propia lengua será su ruina,

y quienes los vean

acabarán burlándose de ellos.

9 9 (10) El mundo entero alabará a Dios,

hablará de sus acciones,

y llegará a entenderlas.

10 10 (11) ¡Que se alegre la gente buena

por todo lo que Dios ha hecho!

¡Que todos los justos lo alaben

y pongan en él su confianza!