Traducción en Lenguaje Actual (TLA)
14

Los malos rechazan a Dios

SALMO 14 (13)

(1a) Himno de David.

141 1 (1b) Los necios piensan:

«Dios no existe».

Pero son gente corrompida,

todo lo que hacen es odioso;

¡ninguno de ellos hace lo bueno!

2Dios, desde el cielo,

mira a hombres y a mujeres;

busca a alguien inteligente

que lo reconozca como Dios.

3Pero no hay uno solo

que no se haya alejado de Dios;

no hay uno solo

que no se haya corrompido;

no hay uno solo

que haga el bien.

4-5Ustedes, gente malvada,

que allí están, llenos de miedo;

que jamás buscan a Dios,

y que se hartan de comida

a costillas de mi pueblo,

debieran saber esto:

¡Dios está con los buenos!

6Y aunque ustedes desbaratan

los planes de los humildes,

Dios es quien los protege.

7¡Cómo quisiera yo que Dios

nos enviara desde Jerusalén

alguien que salve a nuestro pueblo!

¡Cuando Dios nos haga prosperar,

todos en Israel estaremos felices!

15

Requisitos para vivir con Dios

SALMO 15 (14)

(1a) Himno de David.

151 1 (1b) Dime, Dios mío,

¿quién puede vivir en tu santuario?,

¿quién puede vivir en tu monte santo?

2Solo quien hace lo bueno

y practica la justicia;

solo quien piensa en la verdad

y habla con la verdad;

3solo quien no habla mal de nadie

ni busca el mal de nadie

ni ofende a nadie;

4solo quien desprecia

al que merece desprecio,

pero respeta a quien honra a Dios;

solo quien cumple lo que promete

aunque salga perdiendo;

5solo quien presta dinero

sin cobrar intereses,

y jamás acepta dinero

para perjudicar al inocente.

Quien así se comporta,

vivirá siempre seguro.

16

Tus enseñanzas son mi guía

SALMO 16 (15)

(1a) Poema de David.

161 1 (1b) Cuídame, Dios mío,

porque en ti busco protección.

2Yo te he dicho:

«Tú eres mi Dios;

todo lo bueno que tengo,

lo he recibido de ti.

Sin ti, no tengo nada».

3La gente de mi pueblo,

que solo a ti te adora,

me hace sentir feliz.

4Pero quienes adoran ídolos

sufrirán en gran manera.

¡Jamás rendiré culto a los ídolos!

¡Jamás les presentaré ofrendas!

5Tú eres mi Dios,

eres todo lo que tengo;

tú llenas mi vida

y me das seguridad.

6Gracias a ti,

la herencia que me tocó

es una tierra muy bella.

7Yo te bendigo

por los consejos que me das;

tus enseñanzas me guían

en las noches más oscuras.

8Yo siempre te tengo presente;

si tú estás a mi lado,

nada me hará caer.

9Por eso estoy muy contento,

por eso me siento feliz,

por eso vivo confiado.

10¡Tú no me dejarás morir

ni me abandonarás en el sepulcro,

pues soy tu fiel servidor!

11Tú me enseñaste a vivir

como a ti te gusta.

¡En tu presencia soy muy feliz!

¡A tu lado soy siempre dichoso!