Traducción en Lenguaje Actual (TLA)
141

¡Protégeme, Dios mío!

SALMO 141 (140)

(1a) Himno de David.

1411 1 (1b) Dios mío, te estoy llamando:

¡Préstame atención

y ven pronto en mi ayuda!

2¡Recibe mi oración

como una ofrenda de incienso!

¡A ti elevo mis manos

como una ofrenda en la tarde!

3Dios mío,

¡no me dejes decir

ni una sola tontería!

4¡No me dejes tener

malos pensamientos,

ni cometer maldad alguna!

¡No me dejes tomar parte

en fiestas de gente malvada!

5Considero una muestra de amor

que una persona honrada

me regañe o me golpee;

para mí, sus reprensiones

son como fino perfume.

Dios mío, yo siempre te pido

que castigues a los malvados.

6Cuando los gobernantes malvados

acaben en la ruina,

se acordarán de mis palabras

y sabrán que les hablé con dulzura.

7Entonces la gente dirá:

«Sus huesos han quedado

esparcidos por el suelo».

8Por mi parte, Dios mío,

de ti dependo,

y en ti busco refugio.

¡No dejes que me maten!

9¡Líbrame de las trampas

que esos malvados me tienden!

10¡Haz que sean ellos mismos

los que caigan en sus redes!

Pero a mí, ¡ponme a salvo!

142

Dios es mi refugio

SALMO 142 (141)

(1) David compuso este himno cuando huía de Saúl y se escondió en una cueva.

1421 1 (2) Mi Dios,

a ti elevo mi voz

para pedirte ayuda;

a ti elevo mi voz

para pedirte compasión.

2-3 2-3 (3-4) Cuando me siento deprimido,

a ti te hago saber lo que me angustia.

Tú sabes cómo me comporto.

Hay algunos que a mi paso

me tienden una trampa.

4 4 (5) Mira bien a mi derecha:

¡nadie me presta atención!

¡No hay nadie que me proteja!

¡A nadie le importo!

5 5 (6) Dios mío,

a ti te ruego y te digo:

«¡Tú eres mi refugio!

¡En este mundo

tú eres todo lo que tengo!»

6 6 (7) ¡Atiende mis ruegos,

pues me encuentro muy débil!

¡Líbrame de mis enemigos,

pues son más fuertes que yo!

7 7 (8) ¡Sácame de esta angustia,

para que pueda alabarte!

Al ver que me tratas bien,

los justos harán fiesta.

143

En Dios confío

SALMO 143 (142)

(1a) Himno de David.

1431 1 (1b) Dios mío,

¡escucha mi oración!

¡Atiende mis ruegos!

Tú eres fiel y justo:

¡respóndeme!

2No me llames a cuentas,

que ante ti, nadie en el mundo

puede considerarse inocente.

3Mis enemigos quieren matarme;

me tienen acorralado

y en constante peligro de muerte.

4Ya no siento latir mi corazón;

¡ya he perdido el ánimo!

5Me vienen a la mente

los tiempos pasados

y me pongo a pensar

en todas tus acciones;

¡tengo muy presente

todo lo que has hecho!

6¡Hacia ti extiendo mis manos,

pues me haces falta,

como el agua a la tierra seca!

7Dios mío,

¡respóndeme pronto,

pues la vida se me escapa!

¡No me des la espalda,

o ya puedo darme por muerto!

8En ti confío;

¡a ti dirijo mi oración!

Cada nuevo día

hazme saber que me amas;

¡dime qué debo hacer!

9Dios mío,

líbrame de mis enemigos,

pues en ti busco refugio.

10Tú eres mi Dios.

¡Enséñame a hacer

lo que quieres que yo haga!

¡Permite que tu buen espíritu

me lleve a hacer el bien!

11-12Dios mío,

tú eres un Dios justo;

¡acaba con mis enemigos!

¡Destruye a los que me persiguen!

Tú eres un Dios de amor

y yo estoy a tu servicio;

¡demuestra tu poder y dame vida!

¡Sácame de este aprieto!