Traducción en Lenguaje Actual (TLA)
113

La bondad de Dios

SALMO 113 (112)

1131¡Alabemos a nuestro Dios!

Ustedes, los que obedecen a Dios,

¡alábenlo!

2-3¡Sea siempre bendito nuestro Dios!

¡Alábenlo a todas horas!

¡Alábenlo ahora y siempre!

4-6Dios reina en las alturas,

y desde allí contempla

los cielos y la tierra.

Dios gobierna con poder

sobre todas las naciones.

¡No hay nada que se compare

con nuestro Dios!

7A la gente pobre y humilde

la saca de la miseria,

8y le da un sitio de honor

entre la gente importante.

9A la mujer que no tiene hijos,

le concede dos alegrías:

¡llegar a ser madre,

y tener un hogar!

¡Alabemos a nuestro Dios!

114

Marcha triunfal de los israelitas

SALMO 114 (113a)

1141Desde que los israelitas

salieron de Egipto,

de ese país extranjero,

2Judá llegó a ser

el lugar donde Dios puso su templo.

La tierra de Israel

llegó a ser su dominio.

3Al ver a los israelitas,

el mar les abrió paso

y el río Jordán dejó de correr;

4las montañas y las colinas

saltaron como corderos.

5¿Qué te pasó, mar?

¿Por qué les abriste paso?

¿Qué te pasó, río Jordán?

¿Por qué dejaste de correr?

6Y ustedes, montañas y colinas,

¿por qué saltaron como corderos?

7-8Tierra,

¡ponte a temblar

en presencia de nuestro Dios!

Él convirtió la roca en manantial.

¡Él es el Dios de Israel!

115

Dios merece nuestra alabanza

SALMO 115 (113b)

1151Tú mereces alabanzas, Dios nuestro,

y no nosotros;

tú mereces alabanzas

por tu amor y tu fidelidad.

2Las otras naciones

preguntan en son de burla:

«¿Qué pasó con su Dios?»

3¡Pero tú estás en el cielo,

y haces todo lo que quieres!

4Los ídolos de esas naciones

son objetos de oro y plata;

¡son hechura humana!

5¿Y qué es lo que tienen?

Una boca que no habla,

y ojos que no ven;

6orejas que no oyen,

y narices que no huelen;

7manos que no tocan,

y pies que no andan;

garganta tienen,

¡pero no emiten ningún sonido!

8Iguales a esos ídolos

son quienes los hacen

y quienes confían en ellos.

9Israelitas,

pongan su confianza en Dios;

¡él nos ayuda y nos protege!

10Sacerdotes,

pongan su confianza en Dios;

¡él nos ayuda y nos protege!

11Y ustedes, que adoran a Dios,

pongan en él su confianza;

¡él nos ayuda y nos protege!

12Dios se acuerda de nosotros

y nos llena de bendiciones:

Bendice a los israelitas,

bendice a los sacerdotes,

13y bendice a quienes lo adoran,

sean o no gente importante.

14¡Que Dios añada bendiciones

sobre ustedes y sobre sus hijos!

15¡Que los bendiga Dios,

creador del cielo y de la tierra!

16Los cielos son de Dios,

y a nosotros nos confió la tierra.

17Los muertos ya han bajado

al mundo del silencio

y no pueden alabar a Dios;

18¡nos toca a nosotros alabarlo

desde ahora y para siempre!

¡Alabemos a nuestro Dios!