Traducción en Lenguaje Actual (TLA)
99

No hay otro Dios

SALMO 99 (98)

991Pueblos de toda la tierra:

¡pónganse a temblar!

¡Dios es nuestro rey,

y reina entre los querubines!

2La grandeza de nuestro Dios

está por encima de Jerusalén

y de todos los pueblos.

3¡Dios es grande y poderoso!

¡No hay otro Dios!

4Dios nuestro,

tú eres un rey poderoso

que ama la justicia;

has establecido la igualdad;

has actuado en Israel

con rectitud y justicia.

5¡Alaben a nuestro Dios!

¡Inclínense a adorarlo!

¡No hay otro Dios!

6Moisés y Aarón fueron sus sacerdotes;

Samuel estuvo a su servicio.

Todos ellos llamaron a Dios,

y él los escuchó;

7les habló desde una nube,

y ellos cumplieron fielmente

las órdenes que les dio.

8Dios nuestro,

tú atendiste a su llamado,

y aunque castigaste su maldad

también los perdonaste.

9¡Alaben a nuestro Dios!

¡Adórenlo en su propio templo!

¡No hay otro Dios!

100

¡Viva nuestro Dios!

SALMO 100 (99)

(1a) Himno de alabanza.

1001 1 (1b) Habitantes de toda la tierra,

griten con todas sus fuerzas:

¡Viva Dios!

2¡Adórenlo con alegría!

¡Vengan a su templo

lanzando gritos de felicidad!

3Reconozcan que él es Dios;

él nos hizo, y somos suyos.

Nosotros somos su pueblo:

¡él es nuestro pastor,

y nosotros somos su rebaño!

4Vengan a las puertas de su templo;

¡denle gracias y alábenlo!

5Él es un Dios bueno;

su amor es siempre el mismo,

y su fidelidad jamás cambia.

101

Promesa del rey a Dios

SALMO 101 (100)

(1a) Himno de David.

1011-2 1-2 (1b-2) Dios mío,

tú eres justo y fiel;

por eso quiero cantarte himnos.

¿Cuándo vendrás a visitarme?

Quiero vivir una vida correcta

y demostrar en mi propio palacio

que no guardo malos pensamientos.

3No quiero poner los ojos

en la maldad que me rodea.

No quiero nada con los desobedientes.

¡Odio todo lo que hacen!

4Me alejaré de los malos pensamientos

y no participaré en nada malo.

5Destruiré por completo

al que hable mal de su amigo;

no soportaré a mi lado

al que se crea más importante

y más inteligente que los demás.

6Pero sí me juntaré

con la gente obediente de este país;

solo estará a mi servicio

quien lleve una vida correcta.

7¡Ningún mentiroso podrá vivir

bajo mi techo!

¡Ningún hipócrita podrá estar

en mi presencia!

8¡Arrojaré de la ciudad de Dios

a todos los malhechores!

¡No pasará un solo día

sin que yo destruya

a todos los malvados del país!