Traducción en Lenguaje Actual (TLA)
28

Haz el bien y bien te irá

281El que nada debe, nada teme,

pero el malvado siempre huye

aunque nadie lo persiga.

2En un país lleno de maldad

todos se creen líderes,

pero el gobernante capaz

logra poner el orden.

3El pobre que maltrata a otro pobre

es como una tormenta

que acaba con las cosechas.

4Los que se apartan de la ley

aplauden a los malvados,

pero los que la obedecen

se oponen a ellos.

5Los malvados no entienden nada

acerca de la justicia,

pero los que obedecen a Dios

demuestran que sí la entienden.

6Vale más el pobre honrado,

que el rico malvado.

7El que es inteligente

obedece la ley;

el que todo lo malgasta,

llena de vergüenza a su padre.

8Al que presta dinero

y luego exige que

le devuelvan el doble,

Dios le quitará todo

y hará que alguien

de buen corazón

se lo dé a los pobres.

9Dios rechaza las oraciones

de los que no lo obedecen.

10Quien hace pecar al hombre honrado

quedará atrapado en su propia trampa.

Los que hacen el bien

recibirán como premio el bien.

11Aunque el rico se crea muy sabio,

el pobre con su inteligencia

se da cuenta que el rico

no es más que un tonto.

12El triunfo de los justos

siempre es motivo de fiesta;

el triunfo de los malvados

espanta a todo el mundo.

13Quien esconde su pecado

jamás puede prosperar;

quien lo confiesa y lo deja,

recibe el perdón.

14¡Dios bendice a quienes lo obedecen!

Pero los necios caen en la desgracia.

15El gobernante malvado

que maltrata a un pueblo pobre

es como un león hambriento

que despedaza a su presa.

16El gobernante estúpido

solo piensa en maltratar y robar;

pero el que no lo hace

vivirá muchos años.

17El que mata a otro

no merece ayuda.

¡Tarde o temprano

le pasará lo mismo!

18El hombre honrado quedará a salvo;

el de mala conducta un día caerá.

19El que trabaja

tendrá suficiente comida;

el que no trabaja

acabará en la pobreza.

20El hombre digno de confianza

siempre será alabado;

el que solo quiere hacerse rico

no quedará sin castigo.

21No aceptes ser testigo falso

contra ninguna persona;

porque hay quienes lo hacen

hasta por un pedazo de pan.

22Quien solo vive

pensando en dinero,

acabará más pobre

de lo que se imagina.

23El tiempo te demostrará

que vale más

una crítica sincera

que un elogio.

24Amigo de gente malvada

es quien roba a sus padres

y alega que no ha hecho nada.

25El amor al dinero es causa de pleitos.

Confía en Dios, y prosperarás.

26El necio confía en sí mismo;

el sabio se pone a salvo.

27El que ayuda al pobre

siempre tendrá de todo;

el que no ayuda al pobre

terminará en la desgracia.

28Cuando triunfan los malvados,

todo el mundo corre a esconderse;

pero cuando son destruidos,

prosperan los hombres buenos.

29

Hacer el bien trae alegría

291Quien no acepta las reprensiones

será destruido,

y nadie podrá evitarlo.

2Cuando la gente buena prospera,

el pueblo se pone alegre;

cuando gobiernan los malvados,

el pueblo se pone triste.

3El que ama la sabiduría

trae alegría a su padre;

el que anda con prostitutas

malgasta todo lo que tiene.

4El rey que hace justicia

da seguridad al país;

el que solo cobra impuestos

lleva el país a la ruina.

5Quien mucho alaba al amigo,

mucho lo engaña.

6El malvado cae en su propia trampa;

pero el que es bueno

vive con gran alegría.

7La gente buena se preocupa

por defender al indefenso;

pero a los malvados

eso ni les preocupa.

8Los que aman la intriga

enredan a todos en pleitos,

pero los sabios siembran la paz.

9Solo burlas y enojos saca el sabio

que discute con un tonto.

10Los asesinos desean la muerte

de la gente buena y honrada.

11El necio no esconde su enojo;

el sabio sabe controlarse.

12El gobernante que presta atención

a toda clase de mentiras,

vivirá rodeado de ayudantes malvados.

13Al pobre y al que lo maltrata

Dios les ha dado la vida.

14El rey afirma su reinado

cuando gobierna bien a los pobres.

15Los golpes y la disciplina

enseñan a ser sabio,

pero el que es malcriado

solo avergüenza a su madre.

16Donde aumentan los malvados,

aumenta la maldad;

¡pero la gente buena los verá fracasar!

17Corrige a tu hijo

y vivirás tranquilo y satisfecho.

18Donde no hay un buen gobernante,

el pueblo no sabe qué hacer;

pero Dios bendice

a los que obedecen su ley.

19Cuando el esclavo es necio,

no bastan las palabras;

solo con golpes obedece.

20Fíjate en la gente

que no piensa lo que dice:

¡más puedes esperar de un tonto

que de esa clase de gente!

21Si empiezas por consentir a tu sirviente,

al final tendrás que lamentarlo.

22La gente que fácilmente se enoja

siempre provoca peleas;

la gente violenta

comete muchos errores.

23El orgulloso será humillado,

y el humilde será alabado.

24Si te juntas con ladrones

no aprecias en nada tu vida;

pues cuando ellos sean acusados,

no podrás negar que eres culpable.

25Si tienes miedo de la gente,

tú mismo te tiendes una trampa;

pero si confías en Dios

estarás fuera de peligro.

26No busques la amistad del gobernante

para que él te haga justicia;

mejor confía en Dios,

pues él es justo con todos.

27Ni el hombre justo soporta al malvado,

ni el malvado soporta al hombre justo.

30

La sabiduría de Agur

301Estas son las palabras de Agur, hijo de Jaqué de Masa. Agur les habló a Itiel y a Ucal de la siguiente manera:

2«Soy el más ignorante

entre los ignorantes;

no tengo capacidad de razonar.

3No tengo sabiduría,

y mucho menos conocimiento

de quién es Dios.

4»Al cielo nadie ha subido;

del cielo nadie ha bajado.

No hay nadie que pueda

retener el viento en un puño,

ni envolver el mar en un manto.

Nadie sabe quién puso

los límites de la tierra;

¡nadie lo conoce,

ni sabe quién es su hijo!

5»Toda palabra de Dios

ha pasado la prueba de fuego.

Dios protege como escudo

a los que buscan su protección.

6No añadas a sus palabras

ninguna idea tuya,

porque puede reprenderte

y mostrar que eres un mentiroso.

7»Dios mío,

antes de mi muerte

concédeme solo dos cosas;

¡no me las niegues!

8Manténme alejado de la mentira,

y no me hagas pobre ni rico;

¡aléjame de toda falsedad

y dame solo el pan de cada día!

9Porque si llego a ser rico

tal vez me olvide de ti

y hasta me atreva a decir

que no te conozco.

Y si vivo en la pobreza,

puedo llegar a robar

y así ponerte en vergüenza.

10»No hables mal de un esclavo

ante su amo,

porque el esclavo podría

hablar mal de ti

y quedarás en ridículo ante todos.

11»Algunos hablan mal de sus padres,

y hasta los maldicen.

12Hay quienes se creen perfectos,

pero están llenos de pecado.

13Hay quienes se creen superiores,

y a todos miran con desprecio.

14Hay quienes aman tanto el dinero

que despojan a los pobres

y a los indefensos de este mundo;

les sacan hasta el último centavo,

y los dejan desnudos en la calle.

15»La chupasangre tiene dos hijas:

una se llama “Dame”,

y la otra, “Damemás”.

Es amiga del que ama el dinero,

pues este siempre quiere más.

»Hay tres, y hasta cuatro cosas

que nunca quedan satisfechas:

16la mujer estéril que pide hijos,

la tierra que pide más agua,

el fuego que pide más leña

y la tumba que pide más muertos.

17»El que desobedece

y desprecia a sus padres,

bien merece

que los cuervos le saquen los ojos

y que los buitres se lo coman vivo.

18»Hay tres, y hasta cuatro cosas

que me parecen increíbles

y que no alcanzo a comprender:

19cómo saber que un águila

ha pasado por el cielo;

cómo saber que una serpiente

ha pasado por una roca;

cómo saber que un barco

ha pasado por el mar;

y cómo saber que un hombre

se ha acostado con una mujer.

20»La mujer infiel se acuesta

con otro hombre,

luego se baña y dice:

“¡Aquí no ha pasado nada!”

21»Hay tres, y hasta cuatro personas

que la tierra no soporta

y que la hacen estremecerse:

22El sirviente

que llega a gobernar,

el tonto

que llega a ser muy rico,

23la mujer infiel

que vuelve a casarse,

y la sirvienta que llega a ser

la señora de la casa.

24»Hay cuatro cosas en el mundo

que a pesar de ser pequeñas

son más sabias que los sabios:

25Las hormigas,

insectos muy pequeños

que guardan comida en el verano,

para tener suficiente en el invierno;

26los tejones,

animalitos que por ser indefensos

hacen sus cuevas entre las rocas;

27los saltamontes,

que aunque no tienen comandante

son tan ordenados y disciplinados

como un ejército,

28y las lagartijas,

que son fáciles de atrapar

pero viven libres en los palacios.

29»Hay tres, y hasta cuatro cosas

que caminan con elegancia:

30el león con su gran melena,

que sin miedo reina en la selva;

31el gallo vanidoso,

con su roja cresta;

el carnero de la montaña

con sus enormes cuernos;

y el rey con su corona de oro

que marcha frente a su ejército.

32»Si te portas como un tonto,

y te crees muy importante

y haces planes contra otros,

ten presente lo siguiente:

33Si bates la leche, sacarás mantequilla;

si te suenas fuerte la nariz,

te sacarás sangre;

y si buscas pleitos, pleitos tendrás».