Traducción en Lenguaje Actual (TLA)
3

El trabajo de los descendientes de Leví

31Cuando Dios le habló a Moisés en el monte Sinaí, Aarón tenía cuatro hijos: 2Nadab, Abihú, Eleazar e Itamar. Nadab era su hijo mayor. 3Cada uno de los cuatro fue elegido y consagrado para ser sacerdote. 4Pero solo Eleazar e Itamar se ocuparon del sacerdocio, bajo el cuidado de su padre. Nadab y Abihú nunca tuvieron hijos. Dios les quitó la vida a ambos por haber prendido el incienso del santuario sin seguir cuidadosamente las instrucciones exactas que Dios había dado.

5Dios le dijo a Moisés:

6-8«Llama a la tribu de Leví, para que se ponga al servicio del sacerdote Aarón y del pueblo. Cuidarán el santuario y todos los utensilios que hay en él.

9-10»De entre todo el pueblo de Israel, solamente Aarón y sus descendientes serán sacerdotes. Aparta al resto de los descendientes de Leví para que estén a su servicio. Cualquiera que tome el lugar de un sacerdote y no sea descendiente de Aarón morirá».

Los descendientes de Leví pertenecen a Dios

11Dios le dijo a Moisés:

12-13«El día en que le quité la vida al primer hijo de cada familia egipcia, decidí que los israelitas debían entregarme todo primer hijo varón, tanto de personas como de animales. En lugar de sus hijos quiero que me consagren a los descendientes de Leví para que estén a mi servicio y me pertenezcan de manera especial. Yo soy el Dios de Israel».

Moisés hace una lista de los descendientes de Leví

14Dios le dijo a Moisés en el desierto de Sinaí: 15«Haz una lista de todos los descendientes de Leví mayores de un mes, según la familia a la que pertenezcan». 16-21Esta es la lista que hizo Moisés siguiendo el orden de cada familia levita:

Hijos de Leví:

Guersón,

Quehat y

Merarí.

Hijos de Guersón:

Libní y

Simí.

Hijos de Quehat:

Amram,

Ishar,

Hebrón y

Uziel.

Hijos de Merarí:

Mahli y

Musí.

22-24Los varones de la familia de Guersón, mayores de un mes, eran siete mil quinientos. El jefe de todas las familias de Guersón era Eliasaf hijo de Lael. Todos ellos acampaban al occidente, atrás del santuario, 25y estaban a cargo del santuario y su toldo. Cuidaban la cubierta de piel del santuario, la cortina de la entrada, 26las cortinas del patio de la entrada y las de la puerta del patio que rodeaba el santuario y el altar. Además eran responsables de las cuerdas que se usaban para las cortinas.

27-30Las familias de Quehat eran las de Amram, Ishar, Hebrón y Uziel, y acampaban en el costado sur del santuario. Los varones mayores de un mes eran ocho mil seiscientos. Su jefe era Elisafán hijo de Uziel.

31Los descendientes de Quehat tenían a su cargo el cofre del pacto, la mesa del pan consagrado a Dios, el candelabro, los altares, la cortina del Lugar Santísimo y todo lo que se usaba para el culto a Dios.

32El jefe principal de todos los descendientes de Leví y de todos los que cuidaban el santuario era Eleazar, hijo del sacerdote Aarón.

33-35Las familias de Merarí eran las de Mahli y Musí, y acampaban en el costado norte del santuario. Los varones mayores de un mes eran seis mil doscientos. Su jefe era Suriel hijo de Abihail.

36-37Los descendientes de Merarí tenían a su cargo las tablas del santuario con sus barras de madera, postes, bases, los postes que rodeaban el patio, con sus bases, estacas y cuerdas, más todos los utensilios del santuario.

38Moisés, Aarón y sus hijos acampaban en el costado este, frente al santuario. Ellos cuidaban el santuario y estaban al servicio del pueblo de Israel. Si alguien que no fuera sacerdote hacía lo que solo un sacerdote puede hacer, era condenado a muerte.

39Moisés y Aarón hicieron lo que Dios les había mandado. Contaron y anotaron a todos los varones de la tribu de Leví que eran mayores de un mes, según sus familias. En total fueron veintidós mil.

La tribu de Leví, propiedad especial de Dios

40Dios le dijo a Moisés:

«Haz una lista de todos los varones de cada familia israelita que hayan sido los primeros en nacer y que sean mayores de un mes. Anota sus nombres, 41y apártame a los descendientes de Leví a cambio de los primeros hijos varones del pueblo de Israel. Apártame también el ganado de la tribu de Leví en lugar de todos los animales que hayan nacido primero. Yo soy el Dios de Israel».

42Tal como Dios se lo había mandado, Moisés contó en cada familia a todos los hijos varones que nacieron primero. 43En total fueron veintidós mil doscientos setenta y tres.

44Tiempo después Dios le dijo a Moisés:

45-48«Los descendientes de Leví me pertenecen y ocuparán el lugar de todos los primeros hijos varones de los israelitas. También el ganado de ellos me pertenece en lugar del ganado del pueblo. Como los primeros hijos varones de los israelitas son más numerosos que los descendientes de Leví, se podrá rescatar a los doscientos setenta y tres que hay de más. Para rescatarlos se pedirá a cada persona cinco monedas de plata, de once gramos cada una. Esa es la cantidad aprobada para las ofrendas que se entregan en el santuario. Ese dinero les pertenece a Aarón y a sus descendientes. Yo soy el Dios de Israel».

49Moisés tomó el pago por el rescate de los hijos mayores de los israelitas que había de más, 50y recogió mil trescientas sesenta y cinco monedas de plata, según lo aprobado para las ofrendas del santuario. 51Ese dinero se lo entregó a Aarón y a sus descendientes, tal como Dios se lo había ordenado.

4

El trabajo de los descendientes de Leví

Grupo familiar de Quehat

41Dios les dijo a Moisés y a Aarón:

2«Hagan una lista de los descendientes de Leví que pertenezcan al grupo familiar de Quehat, pero tomen en cuenta a qué familia pertenecen. 3Incluyan a los que tengan entre treinta y cincuenta años de edad, y que puedan prestar servicio en el santuario. 4El trabajo de los descendientes de Quehat en ese santo lugar, será el siguiente:

5»Cuando el pueblo levante el campamento para irse a otro lugar, Aarón y sus hijos vendrán y quitarán el velo del Lugar Santísimo, y con él cubrirán el cofre del pacto. 6Encima le pondrán unas pieles finas, extenderán sobre ellas una tela azul, y luego le pondrán las barras de madera que se usan para transportar el cofre.

7»Sobre la mesa donde se ponen los panes consagrados a mí, extenderán una tela azul, y sobre ella pondrán los platos, las cucharas, las copas y las jarras para las ofrendas de vino. También pondrán el pan que se ofrece todos los días. 8Encima de todo esto extenderán una tela roja, y lo cubrirán con pieles finas. Luego pondrán las barras que se usan para transportar el cofre.

9»Tomarán una tela azul, y con ella cubrirán el candelabro, las lámparas, las tenazas, los platillos y todos los vasos que se utilizan para el aceite. 10Todo esto lo cubrirán con pieles finas, y lo pondrán sobre unas barras de madera para transportarlo.

11»Extenderán una tela azul sobre el altar de oro, lo cubrirán con pieles finas, y le pondrán unas barras para transportarlo. 12Tomarán también todo lo que se usa en el santuario y lo pondrán en una tela azul, lo cubrirán con pieles finas y lo llevarán sobre unas barras de madera.

13»Limpiarán la ceniza del altar, y lo cubrirán con una tela de color rojo oscuro, 14sobre él pondrán todo lo que se usa para el culto: los braseros, los tenedores, las palas y los tazones. Cubrirán todo esto con pieles finas y le pondrán unas barras de madera para transportarlo.

15»Cuando Aarón y sus hijos hayan terminado de envolver todo lo que se usa en el santuario y se pongan en camino, mandarás que los hijos de Quehat carguen con todo eso. Pero deberán tener cuidado de no tocar ningún objeto sagrado, pues si lo hacen morirán. Este es el trabajo que harán los descendientes de Quehat en el santuario.

16»Eleazar, hijo del sacerdote Aarón, se encargará del aceite para las lámparas, del incienso perfumado, la ofrenda que siempre me deben ofrecer, y del aceite que se usa para la consagración. También se encargará de cuidar el santuario con todos los objetos sagrados que se usan en él».

17Dios les dijo a Moisés y a Aarón:

18«No dejen que la familia de Quehat desaparezca de entre los descendientes de Leví. 19Para que la familia de Quehat no muera castigada por tocar los objetos sagrados, harán lo siguiente: Aarón y sus hijos les dirán a cada uno de ellos lo que deben hacer y llevar. 20De esta manera ellos no entrarán a ver los objetos sagrados, y no morirán».

Grupo familiar de Guersón

21Dios le dijo a Moisés:

22«Haz una lista de todos los que pertenezcan al grupo familiar de Guersón. 23Incluye a los que tengan entre treinta y cincuenta años de edad, y que puedan prestar servicio en el santuario. 24Este será su trabajo:

25»Llevarán las cortinas del santuario, las pieles finas con que este se cubre, la cortina de la entrada, 26las cortinas del patio, la cortina de la entrada al patio que rodea el santuario y el altar, sus cuerdas y todo lo que se necesita para el culto.

27-28»Aarón y sus hijos les dirán a los descendientes de Guersón todo lo que tienen que hacer en el santuario, y todo lo que deben transportar. Itamar, hijo del sacerdote Aarón, será quien los dirija.

Grupo familiar de Merarí

29»Haz una lista de todos los que pertenezcan al grupo familiar de Merarí. 30Incluye a los que tengan entre treinta y cincuenta años de edad, y que puedan prestar servicio en el santuario. 31Su trabajo consistirá en transportar las tablas, las barras, los postes y las bases. 32También llevarán los postes del patio que rodea el santuario, las bases, las estacas, las cuerdas y todo lo que se necesita para el culto. Tú debes decirle a cada uno exactamente lo que debe llevar. 33Este será el trabajo de todos los descendientes de Merarí, bajo la dirección de Itamar».

Moisés y Aarón obedecen

34-49Moisés y Aarón hicieron lo que Dios les había mandado, y junto con los jefes del pueblo contaron y anotaron a todos los descendientes de Leví. Hicieron una lista de todas las familias descendientes de Quehat, de Guersón y de Merarí. Contaron a los que tenían entre treinta y cincuenta años de edad, y que podían prestar servicio en el santuario. Este fue el resultado:

De Quehat: dos mil setecientos cincuenta hombres.

De Guersón: dos mil seiscientos treinta.

De Merarí: tres mil doscientos.

En total fueron ocho mil quinientos ochenta. De esta manera, Moisés le dijo a cada uno todo lo que tenía que hacer y llevar, tal como Dios se lo había mandado.

5

Reglas para el campamento

51Dios le dijo a Moisés:

2-3«Diles a los israelitas que echen fuera del campamento a todo hombre o mujer que tenga estos problemas: alguna enfermedad sexual o de la piel, y a los que hayan tocado algún cadáver. De esa manera no contaminarán el campamento donde yo vivo».

4Los israelitas obedecieron lo que Dios le había mandado a Moisés, y expulsaron del campamento a esas personas.

Otras reglas

5Luego Dios le dijo a Moisés:

6«Diles a los israelitas que si alguien roba o daña las pertenencias de otra persona, me lo está haciendo a mí. Es un pecado, 7y debe corregirse así: se le devolverá a la persona todo lo que se le haya quitado, más una quinta parte. 8Si la persona que dañaron ya murió, y no le pueden devolver sus pertenencias a alguno de sus parientes, entonces se las darán a Dios y las podrá usar el sacerdote. Además, la persona que robó o dañó esas pertenencias deberá llevarle al sacerdote un carnero para que lo sacrifique, y así Dios le perdonará su pecado.

9-10»Todas estas ofrendas que la gente lleve a Dios, serán para los sacerdotes».

Reglas en relación con los celos

11Dios le dio otra ley a Moisés, y le dijo:

12-13«Diles esto a los israelitas: puede ser que una mujer sea infiel a su esposo y tenga relaciones sexuales con otro hombre, sin que nadie se entere de lo que hizo, ni siquiera su esposo. 14Pero también puede ser que el esposo sospeche de ella y se ponga celoso, y hasta puede suceder que alguno sospeche que su mujer lo engañó, aunque no sea cierto.

15»Cuando esto pase, el esposo llevará a su mujer ante el sacerdote, y le dará a Dios una ofrenda de dos kilos de harina de cebada. Como la ofrenda es de un esposo celoso que quiere descubrir si su esposa lo ha engañado, no se derramará aceite ni incienso sobre la harina.

16»El sacerdote le pedirá a la mujer que se acerque, y la presentará ante Dios. 17Luego el sacerdote traerá agua consagrada a Dios y pondrá en ella un poco de tierra del santuario.

18»Luego, en señal de dolor, le soltará el pelo a la mujer, y la presentará ante Dios. El sacerdote le dará la ofrenda a la mujer mientras él sostiene en sus manos el agua amarga que hace daño a quienes han pecado. 19Entonces el sacerdote la hará jurar y le dirá: “Si no has engañado a tu esposo ni has tenido relaciones con otro hombre, le pido a Dios que cuando bebas esta agua amarga no te pase nada malo. 20Pero si le has sido infiel y lo has engañado con otro hombre, 21-22le pido a Dios que te castigue de tal manera que, cuando tomes esta agua, el estómago se te hinche y no puedas tener hijos. Que esto les sirva de ejemplo a todos. Ese será tu castigo”.

»Y la mujer contestará: “Amén, amén”.

23»Entonces el sacerdote escribirá esta maldición y la borrará con el agua amarga. 24Después le dará el agua amarga a la mujer para que la beba, 25y la mujer le dará al sacerdote la ofrenda para que la ponga sobre el altar y la presente a Dios. 26El sacerdote tomará de la ofrenda un puñado de cereal y lo quemará sobre el altar para que Dios se acuerde de quién presenta la ofrenda.

»Luego la mujer beberá el agua amarga, 27y si ella engañó a su esposo, el agua la hará sentirse tan mal que el estómago se le hinchará y no podrá tener hijos. Esto servirá de ejemplo a toda la gente.

28»Pero si la mujer no engañó a su marido, no le pasará nada malo y podrá tener hijos.

29»Esto es lo que se debe hacer cuando una mujer engañe a su esposo con otro hombre. Si el esposo se pone celoso, 30tenga o no razón, debe llevarla ante Dios, y el sacerdote hará todo lo que ya te he dicho. 31El esposo no será castigado. Pero si la mujer hizo algo malo, será castigada.»