Traducción en Lenguaje Actual (TLA)
23

Balaam bendice a los israelitas

231Entonces Balaam le dijo a Balac: «Levanta aquí siete altares para que yo presente siete toros y siete carneros como ofrenda a Dios».

2Balac hizo lo que Balaam le pidió. Luego los dos mataron a los toros y a los carneros, y colocaron un toro y un carnero en cada altar. 3Entonces Balaam le dijo a Balac: «Quédate aquí. Yo debo esperar a que Dios venga y me diga lo que debo hacer».

Balaam se fue a un lugar alto y solitario. 4Mientras él estaba allí, Dios se le apareció. Entonces Balaam le dijo:

—He presentado como ofrenda en tu honor siete toros y siete carneros en siete altares que mandé a construir.

5Dios, entonces, le dio a Balaam este mensaje:

—Regresa a donde está Balac y repite el mensaje que te he dado.

6Balaam regresó a donde estaban los altares y se encontró con Balac y todos los jefes de Moab. 7Allí Balaam se puso a cantar:

«Balac, rey de Moab,

me trajo de los cerros de Arabia,

para maldecir a los israelitas

y para condenarlos.

8»Pero no puedo oponerme

a lo que Dios me dijo:

“No maldigas a mi pueblo

ni lo condenes”.

9»Desde lo más alto de las montañas

contemplo a ese pueblo especial.

Sí, desde las alturas

contemplo a ese pueblo obediente.

10»¡Los israelitas son gente buena!

No hay quien pueda contarlos.

¡Los israelitas son gente de paz!

¡Ojalá llegue a ser como ellos!»

11Al oír esto, Balac se quejó con Balaam:

—¿Qué te pasa? ¡Te traje para que maldigas a mis enemigos, y has hecho todo lo contrario!

Pero Balaam contestó:

12—Yo solo puedo decir lo que Dios me manda.

Segunda bendición de Balaam

13Entonces Balac le dijo:

—Ven conmigo, te llevaré a otro lugar. Quizá te animes a maldecir a ese pueblo si solo ves a un grupo pequeño.

14Balac lo llevó al campo de Sofim, a la parte más alta del monte Pisgá. Allí construyó siete altares, y en cada uno de ellos sacrificó un toro y un carnero. 15Luego Balaam le dijo a Balac: «Espérame aquí, junto a los altares, mientras yo voy a encontrarme con Dios».

16Dios se le apareció a Balaam, y le dio este mensaje: «Regresa a donde está Balac, y repite el mensaje que te he dado».

17Balaam regresó y encontró a Balac y a los jefes de Moab junto a los altares. Entonces Balac le preguntó:

—¿Qué te dijo Dios?

18Y Balaam se puso a cantar:

«Balac hijo de Sipor,

¡levántate y óyeme bien!

19»¡Dios no es como nosotros!

No dice mentira alguna

ni cambia de parecer.

Dios cumple lo que promete.

20»Dios me ordenó

bendecir a su pueblo.

Él así lo mandó,

y no puedo evitarlo.

21»Dios es el rey de Israel.

Él vive en medio de su pueblo.

Dios no les desea el mal

ni quiere causarles daño.

22»Con una fuerza mayor

que la del búfalo,

Dios liberó de Egipto

a su pueblo.

23»No hay brujería que funcione

contra el pueblo de Dios.

¡Miren todo lo bueno

que Dios ha hecho por él!

24»Es como una manada de leones,

lista para atacar a su presa.

Israel no descansará

hasta ver vencido a su enemigo».

25Entonces Balac le dijo a Balaam:

—¡Si no puedes maldecir a este pueblo, por lo menos no le desees que le vaya bien!

26Pero Balaam le respondió:

—¡Ya te dije que no puedo desobedecer a Dios!

Tercera bendición de Balaam

27Balac le volvió a decir:

—Ven. Te voy a llevar a otro lado. A lo mejor desde allí Dios te permite maldecir a los israelitas.

28Y Balac llevó a Balaam a la parte más alta del monte Peor. Desde allí se puede ver todo el desierto. 29Balaam le dijo a Balac:

—Construye siete altares para ofrecerle a Dios siete toros y siete carneros.

30Cuando Balac terminó de construir los altares, Balaam presentó como ofrenda un toro y un carnero en cada altar.