Traducción en Lenguaje Actual (TLA)
1

Los antepasados de Jesús

(Lc 3.23-38)

11Jesús era descendiente de David y de Abraham. Esta es la lista de todos sus familiares que vivieron antes de él:

2Desde Abraham hasta David fueron:

Abraham,

Isaac,

Jacob,

Judá y sus hermanos,

3Fares y Zérah (su madre fue Tamar),

Hesrón,

Aram,

4Aminadab,

Nahasón,

Salmón,

5Booz (su madre fue Rahab),

Obed (su madre fue Rut),

Isaí,

6el rey David.

Desde David hasta el tiempo en que los judíos fueron llevados como prisioneros a Babilonia, sus antepasados fueron:

David,

Salomón (su madre había sido esposa de Urías),

7Roboam,

Abías,

Asá,

8Josafat,

Joram,

Ozías,

9Jotam,

Acaz,

Ezequías,

10Manasés,

Amón,

Josías,

11Joaquín y sus hermanos.

12Desde el tiempo en que los judíos fueron llevados a Babilonia hasta el nacimiento de Jesús, sus antepasados fueron:

Joaquín,

Salatiel,

Zorobabel,

13Abihud,

Eliaquim,

Azor,

14Sadoc,

Aquim,

Eliud,

15Eleazar,

Matán,

Jacob,

16José, el esposo de María, la madre de Jesús, conocido como el Mesías.

17Desde Abraham hasta David, hubo catorce generaciones. Desde David hasta que los judíos fueron llevados prisioneros a Babilonia también hubo catorce generaciones, y otras catorce desde ese momento hasta el nacimiento del Mesías.

El nacimiento de Jesús

(Lc 2.1-7)

18-20Así fue como nació Jesús, el Mesías: su madre, María estaba comprometida para casarse con José. Pero antes de que vivieran juntos, se supo que ella estaba embarazada. José era un hombre bueno y obediente a la ley de Dios. Como no quería acusar a María delante de todo el pueblo, decidió romper en secreto el compromiso.

Mientras pensaba en todo esto, un ángel de Dios se le apareció en un sueño y le dijo: «José, no tengas miedo de casarte con María. El Espíritu Santo fue quien hizo que ella quedara embarazada. 21Cuando nazca el niño, lo llamarás Jesús. Él va a salvar a su pueblo del castigo que merece por sus pecados

22-25Cuando José despertó, obedeció al ángel de Dios y se casó con María. Pero no durmieron juntos como esposos antes de que naciera el niño. Y cuando este nació, José le puso por nombre Jesús.

Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que Dios había dicho por medio del profeta Isaías:

«¡Presten atención!

Una joven virgen

quedará embarazada,

y tendrá un hijo.

Y llamarán a ese niño

Emanuel.»

Este nombre significa «Dios está con nosotros».

2

Los sabios

21Jesús nació en Belén de Judea cuando Herodes el Grande era rey de ese país. En esa época, unos sabios de un país del oriente llegaron a Jerusalén 2y preguntaron: «¿Dónde está el niño que nació para ser el rey de los judíos? Vimos su estrella en el oriente y hemos venido a adorarlo

3El rey Herodes y todos los habitantes de Jerusalén se pusieron muy nerviosos cuando oyeron hablar de esto. 4Entonces Herodes reunió a los sacerdotes principales y a los maestros de la Ley, y les preguntó:

—¿Dónde tiene que nacer el Mesías?

5Ellos le dijeron:

—En Belén de Judea, porque así lo anunció el profeta cuando escribió:

6«Tú, Belén,

eres importante

entre los pueblos de Judá.

De ti nacerá un príncipe,

que guiará a mi pueblo Israel.»

7Herodes mandó llamar en secreto a los sabios y averiguó cuándo había aparecido la estrella. 8Luego les dijo: «Vayan a Belén y averigüen todo lo que puedan acerca del niño. Cuando lo encuentren, avísenme. Yo también quiero ir a adorarlo.»

9Después de escuchar al rey, los sabios salieron hacia Belén. Delante de ellos iba la misma estrella que habían visto en su país. Finalmente, la estrella se detuvo sobre la casa donde estaba el niño. 10¡Qué felices se pusieron los sabios al ver la estrella!

11Cuando entraron en la casa, vieron al niño con María, su madre, y se arrodillaron para adorarlo. Abrieron los cofres que llevaban y le regalaron al niño oro, incienso y mirra.2.11 Oro, incienso y mirra: Al dar al niño Jesús estos regalos, los sabios lo reconocían como rey. Véanse incienso y mirra en el Glosario.

12Dios les avisó a los sabios, en un sueño, que no volvieran al palacio de Herodes. Ellos, entonces, regresaron a su país por otro camino.

La familia de Jesús huye a Egipto

13Después de que los sabios regresaron a su país, un ángel de Dios se le apareció a José en un sueño y le dijo: «Levántate. Escapa a Egipto con el niño y con su madre, y quédate allá hasta que yo te avise, porque Herodes va a buscar al niño para matarlo.»

14Esa noche, José escapó a Egipto con María y con el niño, 15y se quedó allí hasta que Herodes murió. Así se cumplió lo que Dios había dicho por medio del profeta: «De Egipto llamé a mi hijo».

Herodes intenta matar a Jesús

16Cuando Herodes se dio cuenta de que los sabios lo habían engañado, se puso muy furioso y mandó matar a todos los niños menores de dos años, que vivieran en Belén y sus alrededores. 17Así se cumplió lo que Dios dijo por medio del profeta Jeremías:

18«Grandes llantos y lamentos

oyó la gente de Ramá.

Era Raquel, que lloraba

por la muerte de sus hijos,

y no quería ser consolada.»

Viaje a Nazaret

19Herodes murió cuando José todavía estaba en Egipto. Entonces un ángel de Dios se le apareció a José en un sueño 20y le dijo: «Regresa ahora mismo a Israel, junto con el niño y la madre, porque ya murieron los que querían matar al niño.»

21José, María y el niño regresaron a Israel. 22Pero José tuvo miedo de ir a la región de Judea porque supo que Arquelao, el hijo de Herodes, era el nuevo rey allí. Entonces el ángel de Dios le dijo a José que siguiera hasta la región de Galilea.

23Cuando llegaron allá, se fueron a vivir a un pueblo llamado Nazaret. Así se cumplió lo que Dios había dicho por medio de los profetas: «El Mesías será llamado nazareno».

3

Juan el Bautista

(Mc 1.1-8; Lc 3.1-9,15-17; Jn 1.19-28)

31Años después, Juan el Bautista salió al desierto de Judea para predicarle a la gente. Les decía: 2«Vuélvanse a Dios, porque muy pronto su reino se establecerá aquí.»

3Juan era la persona de quien hablaba el profeta Isaías cuando dijo:

«Alguien grita en el desierto:

“Prepárenle el camino al Señor.

¡Ábranle paso!

¡Que no encuentre estorbos!”»

4Juan se vestía con ropa hecha de pelo de camello y usaba un taparrabos de cuero. Comía saltamontes y miel silvestre.

5Muchos iban a oír a Juan. Llegaban no solo de los alrededores del río Jordán, sino también de la región de Judea y de Jerusalén. 6Confesaban sus pecados y él los bautizaba en el río. 7Al ver Juan que muchos fariseos y saduceos venían para que él los bautizara, les dijo:

«¡Ustedes son unas víboras! ¿Creen que se van a escapar del castigo que Dios les enviará? 8Demuestren con su conducta que han dejado de pecar. 9No piensen que se salvarán solo por ser descendientes de Abraham. Si Dios así lo quiere, hasta a estas piedras las puede convertir en familiares de Abraham. 10Cuando un árbol no produce buenos frutos, su dueño lo corta de raíz y lo quema. Y Dios ya está listo para destruir a los que no hacen lo bueno.

11»Yo los bautizo a ustedes con agua, para que demuestren a los demás que ustedes ya han cambiado su forma de vivir. Pero hay alguien que viene después de mí, y que es más poderoso que yo. Él los bautizará con el Espíritu Santo y con fuego. ¡Yo ni siquiera merezco ser su esclavo! 12El que viene después de mí separará a los buenos de los malos. A los buenos los pondrá a salvo, pero a los malos los echará en un fuego que nunca se apaga.»

Juan bautiza a Jesús

(Mc 1.9-11; Lc 3.21-22)

13Jesús salió de Galilea y se fue al río Jordán para que Juan lo bautizara. 14Pero Juan no quería hacerlo. Así que le dijo:

—Yo no debería bautizarte. ¡Más bien, tú deberías bautizarme a mí!

15Jesús le respondió:

—Hazlo así por ahora, pues debemos cumplir con lo que Dios manda.

Juan estuvo de acuerdo, 16y lo bautizó. Cuando Jesús salió del agua, vio que el cielo se abría y que el Espíritu de Dios bajaba sobre él en forma de paloma. 17Entonces una voz que venía del cielo dijo: «Este es mi Hijo. Yo lo amo mucho y estoy muy contento con él.»