Traducción en Lenguaje Actual (TLA)
44

No adoren a dioses falsos

441-2El Dios todopoderoso me ordenó hablar con todos los judíos que vivían en las ciudades egipcias de Migdol, Tafnes y Menfis, y en la región del sur. Me dijo:

«Jeremías, adviérteles que ya han visto lo que hice con la ciudad de Jerusalén, y con todas las ciudades de Judá. Yo les envié terribles desastres, y esas ciudades quedaron en ruinas, y hasta ahora nadie vive en ellas. 3La culpa la tuvieron sus habitantes, pues cometieron muchos pecados. Adoraron a otros dioses y les ofrecieron incienso, y con eso me hicieron enojar muchísimo. A esos dioses, ni ellos ni sus antepasados los conocían. 4Muchas veces les mandé profetas, para que les dijeran que no adoraran a otros dioses, pues eso es algo horrible, que yo no soporto.

5»Pero ellos, como de costumbre, no me prestaron atención ni me obedecieron, ni se arrepintieron de sus pecados. Al contrario, siguieron quemando incienso en honor de otros dioses. 6Por eso me enojé y destruí a Jerusalén y al resto de las ciudades de Judá.

7»¡Y ahora quieren meterse en un lío más grande! ¡Quieren que mueran hombres, mujeres y niños, y hasta los recién nacidos! 8Desde que llegaron a Egipto, lo único que han hecho es hacerme enojar; han estado adorando a dioses falsos, que ellos mismos se fabrican. ¡Lo único que van a conseguir es que yo los destruya! Cuando eso ocurra, todo el mundo se burlará de ellos, y los insultará.

9»¿Acaso ya se olvidaron de todos los pecados que cometieron sus antepasados? En Judá, y en las calles de Jerusalén, pecaron ellos y sus esposas, y también los reyes de Judá y sus esposas. ¿Acaso ya no se acuerdan? 10Sin embargo, hasta ahora no se han arrepentido. No me respetan, ni obedecen los mandamientos que les di, a ellos y a sus antepasados.

11»Por eso he decidido hacerles la guerra y borrarlos del mapa. ¡Yo soy el Dios de Israel! 12Los pocos que aún quedaban en Judá, y que insistieron en irse a vivir a Egipto, morirán en ese país. Morirán en la guerra, o se morirán de hambre. Desde el más joven hasta el más viejo, nadie quedará con vida, y entre las naciones serán objeto de odio, burlas, desprecio y maldición. 13Castigaré a los que viven en Egipto tal como castigué a los habitantes de Jerusalén: los haré morir de hambre, enfermedad y guerra. 14Ninguno de los que se fueron a Egipto quedará con vida, ni volverá a Judá, aunque lo desee. Solo unos cuantos lograrán huir y volverán».

15Yo les entregué el mensaje a todos los judíos que vivían en Egipto. Algunos de ellos sabían que sus esposas quemaban incienso en honor de otros dioses. Todos vinieron y me dijeron:

16—Escucha, Jeremías: Este mensaje que nos has dado de parte de Dios, no lo vamos a obedecer. 17Al contrario, vamos a seguir haciendo lo que nos da la gana, tal como lo hicieron nuestros antepasados, nuestros reyes y nuestros funcionarios. Seguiremos adorando a nuestra diosa, la Reina del cielo, y le ofreceremos incienso y vino. En realidad, cuando lo hacíamos, teníamos mucha comida y no nos faltaba nada ni nos pasaba nada malo. 18En cambio, desde que dejamos de hacerle ofrendas de incienso y vino, nos ha faltado de todo, y la guerra y el hambre nos están matando.

19Las mujeres dijeron:

—Nuestros esposos sabían muy bien lo que estábamos haciendo. Sabían que nosotras adorábamos a la Reina del cielo, y que le ofrecíamos incienso y vino, y panes que tenían su imagen.

20Yo les contesté:

21—¿Y acaso creen que Dios no lo sabía? Al contrario, Dios sabía muy bien que ustedes y sus antepasados, sus reyes y funcionarios, y todo el pueblo, adoraban a otros dioses. 22Pero llegó el momento en que Dios ya no aguantó más. Y no aguantó, por la forma en que ustedes actuaban y por las cosas asquerosas que hacían. Por eso su país se convirtió en un desierto horrible, en un montón de ruinas donde nadie vive. La ciudad es un ejemplo de maldición para todos sus vecinos. ¡Y esto es así, hasta el momento de escribir esto! 23Ustedes pecaron contra Dios al adorar a otros dioses, y al no querer obedecer ninguno de sus mandamientos. Por eso ahora tienen que sufrir tan terrible desastre.

24Luego me dirigí al pueblo, sobre todo a las mujeres, y añadí:

—Ustedes, gente de Judá que vive en Egipto, escuchen bien lo que Dios les dice:

25“Yo soy el Dios de Israel. Me doy cuenta de que ustedes y sus mujeres cumplen sus promesas de adorar a la Reina del cielo, y de presentarle ofrendas. ¡Muy bien! ¡Sigan cumpliendo sus promesas! ¡Sigan haciendo lo que les dé la gana! 26Ustedes son de Judá, y ahora viven en Egipto. Pues escúchenme bien: yo les juro que ninguno de ustedes volverá a jurar aquí usando mi nombre. Nadie volverá a decir: ‘¡Lo juro por el Dios de Israel!’ 27En vez de vigilarlos para protegerlos, voy a vigilarlos para hacerles daño. Les aseguro que toda la gente de Judá que vive en Egipto morirá de hambre, o en la guerra. 28¡Y van a ver todos ustedes si cumplo o no mi palabra! Unos cuantos se salvarán de la guerra y del hambre, y podrán regresar a Judá; pero la mayoría de los que se fueron a Egipto, morirán.

29-30”Yo soy el Dios de Israel. Esta es la señal de que cumpliré mis amenazas contra ustedes: dejaré que Hofra, el rey de Egipto, muera a manos de sus enemigos. Haré con él lo mismo que hice con Sedequías, el rey de Judá, a quien puse en manos del rey de Babilonia, para que lo matara”.

45

Mensaje para Baruc

451Cuando Joacín hijo de Josías llevaba cuatro años de reinar en Judá, yo le dicté a mi secretario Baruc el mensaje que Dios me dio para él:

2«El Dios todopoderoso te dice lo siguiente: 3“Tú, Baruc, siempre estás quejándote. Dices que eres muy infeliz, y que yo solo te hago sufrir más y más. También dices que ya estás cansado de sufrir, y que no logras descansar. 4Pues quiero que sepas que yo voy a destruir lo que he construido, y voy a arrancar lo que he plantado. ¡Voy a acabar con toda esta tierra! 5Estoy por enviar un gran castigo sobre toda la gente, así que ni creas que tú vas a lograr grandes cosas. Pero esto sí te prometo, en recompensa te salvaré la vida, y te protegeré por dondequiera que vayas. Te juro que así lo haré”».

46

Advertencia contra los egipcios

461-2Cuando Joacín llevaba cuatro años de reinar en Judá, el Dios de Israel me habló acerca de las otras naciones, y del ejército de Necao, rey de Egipto. Por esos días el rey de Babilonia había derrotado a Necao en la ciudad de Carquemis, junto al río Éufrates. El mensaje que me dio fue el siguiente:

3«¡Egipcios, tomen sus armas

y prepárense para el combate!

4¡Ensillen y monten los caballos!

¡Afilen las lanzas y pónganse las corazas!

¡Cúbranse con los cascos!

5»¿Pero qué es lo que veo?

¡Los soldados egipcios retroceden!

Derrotados y llenos de miedo,

huyen sin mirar atrás.

¡Hay terror por todas partes!

6»¡Los más veloces no pueden huir!

¡Los más fuertes no logran escapar!

¡Allá en el norte,

a la orilla del río Éufrates,

tropiezan y ruedan por el suelo!

7»Una nación se acerca con violencia.

¡Hasta se parece al río Nilo

cuando sus aguas se desbordan!

¿Qué nación puede ser?

8¡Es Egipto, que se ha enfurecido,

que ha crecido como el Nilo!

Viene decidido a inundar la tierra,

a destruir ciudades y a matar gente.

9»¡Que ataquen los caballos!

¡Que avancen los carros de guerra!

¡Que marchen los soldados!

¡Que tomen sus armas los soldados

de los países africanos!

10»El día de la victoria pertenece

al poderoso Dios de Israel.

Él ganará la batalla;

se vengará de sus enemigos.

La espada se empapará de sangre

y acabará por matar a todos.

Allá en el país del norte,

a la orilla del río Éufrates,

el Dios de Israel matará a mucha gente.

11»Soldados de Egipto:

de nada les servirá que vayan a Galaad

y consigan alguna crema curativa;

aunque consigan medicinas,

no les servirán de nada.

12Todo el mundo está enterado

de que han sido derrotados;

por todas partes se escuchan

sus gritos de dolor;

chocan los guerreros unos contra otros,

y ruedan por el suelo».

13Cuando el rey de Babilonia vino para atacar a los egipcios, Dios me dio este mensaje:

14«Esto debe saberse en Egipto;

debe anunciarse en sus ciudades:

“¡Soldados, prepárense para la batalla!

¡Ya viene su destrucción!”

15-17»Los soldados se tropiezan;

caen uno encima del otro, y dicen:

“¡Huyamos!

¡Volvamos a nuestro país

antes que nos mate el enemigo!

¡Nuestro rey es un charlatán!

¡Habla mucho y no hace nada!”

»Pero los soldados han caído,

y ya no podrán levantarse,

porque yo los derribé.

¡Yo soy el Dios de Israel!

18-19»Ustedes, los que viven en Egipto,

vayan empacando lo que tienen,

porque serán llevados prisioneros;

la capital será destruida

y quedará en ruinas y sin gente.

»Les juro por mí mismo

que el enemigo que viene

se parece al monte Tabor,

que sobresale entre los montes;

se parece al monte Carmelo,

que está por encima del mar.

¡Yo soy el Dios todopoderoso!

¡Yo soy el único Rey!

20»La hermosura de Egipto será destruida;

Babilonia vendrá del norte y la atacará.

21Egipto contrató soldados extranjeros,

todos muy fuertes y valientes,

¡pero hasta ellos saldrán huyendo!;

¡saldrán corriendo a toda prisa!

Ya llegó el día de su derrota;

¡ya llegó el día de su castigo!

22»El ejército babilonio es muy numeroso;

tanto que nadie lo puede contar.

Por eso los soldados egipcios

huirán como serpientes desprotegidas.

23»Egipto parece un bosque tupido,

pero sus enemigos lo rodearán

y lo atacarán con sus hachas,

dispuestos a derribar todos los árboles.

24»¡Egipto quedará humillado!

¡Caerá bajo el poder de Babilonia!»

Esperanza para el pueblo de Dios

25El Dios de Israel dice:

«Voy a castigar al rey de Egipto, a sus dioses y a todos los que confían en ellos. 26Dejaré que caigan en poder del rey de Babilonia y de su ejército, para que los maten. Sin embargo, en el futuro Egipto volverá a ser habitado como antes. Les juro que así lo haré.

27-28»Y ustedes, pueblo de Israel,

no tengan miedo ni se asusten;

yo haré que vuelvan de Babilonia,

adonde fueron llevados como esclavos.

No tengan miedo, israelitas.

Ustedes son mi pueblo;

son descendientes de Jacob.

Yo les prometo

que volverán a vivir tranquilos

porque yo estoy con ustedes.

»Destruiré a todas las naciones

por las que los dispersé,

pero a ustedes no los destruiré;

solo los castigaré por su bien,

pues merecen que los corrija.

Les juro que así lo haré».