Traducción en Lenguaje Actual (TLA)
7

Primer mensaje para el rey Ahaz

71Resín, rey de Siria, y Pécah, rey de Israel, se unieron para atacar a Ahaz, rey de Judá, que se encontraba en la ciudad de Jerusalén. Trataron de conquistar la ciudad, pero no lo consiguieron. 2En esa ocasión, el rey Ahaz y su familia se enteraron de que los sirios se habían aliado con los israelitas del norte. Al oír esto, el rey y el pueblo se pusieron a temblar de miedo, como tiemblan las hojas de los árboles cuando sopla el viento.

3Entonces Dios le dijo a Isaías:

«Toma a tu hijo Sear-iasub y preséntate ante el rey Ahaz. Lo encontrarás cerca del canal que trae el agua del estanque superior. Ese canal está en el camino que va al Campo del Tintorero. 4Allí le dirás al rey lo siguiente:

“Ten cuidado, pero no te asustes;

el rey Resín y el rey Pécah están furiosos,

pero no les tengas miedo,

pues no son más que un fuego

que solo echa humo y pronto se apaga.

5-6Ellos piensan hacerte daño;

quieren invadir el territorio de Judá,

conquistarlo y llenar de miedo a su gente.

Piensan poner como rey al hijo de Tabeel.

7Pero Dios ha dicho:

‘¡Eso no sucederá jamás!

8-9Damasco es tan solo la capital de Siria

y Resín no es más que su rey;

Samaria es tan solo la capital de Israel

y Pécah no es más que su rey.

Dentro de sesenta y cinco años

Israel dejará de ser una nación.

Pero si tú y tus oficiales

no confían en mí,

que soy el Dios de Israel,

serán derrotados por completo.’”»

Segundo mensaje para el rey Ahaz

El nacimiento del Mesías

10Dios también le dijo a Ahaz:

11«Pídeme que haga un milagro que te sirva de señal. Puede ser algo que suceda en lo más profundo de la tierra, o en lo más alto de los cielos».

12Pero Ahaz le respondió:

«No pretendo poner a prueba a Dios

pidiéndole una señal».

13Entonces Isaías dijo:

«Escuchen ustedes,

los de la familia del rey de Judá:

¿No les basta con fastidiar a los hombres

que también quieren molestar a Dios?

14Dios mismo les va a dar una señal:

La joven está embarazada,

y pronto tendrá un hijo,

al que pondrá por nombre Emanuel,

es decir, “Dios con nosotros”.

15En sus primeros años de vida,

el niño sólo comerá yogur y miel.

16Pero antes de que el niño

sepa distinguir entre lo bueno y lo malo,

serán destruidos los países

de Resín y Pécah,

a los que tú, Ahaz,

tanto miedo les tienes».

El anuncio de una terrible invasión

17Isaías continuó diciendo:

«Dios mandará contra Judá al rey de Asiria.

Él atacará a la familia del rey

y a todo su pueblo.

Sucederán cosas muy terribles,

cosas que no se habían visto

desde que el reino de Israel

se separó del reino de Judá.

18»Cuando llegue ese día,

Dios llamará a los ejércitos egipcios,

quienes vendrán como moscas;

y a los ejércitos asirios,

quienes vendrán como abejas.

19»Todos ellos vendrán a ocupar

las cuevas y los valles,

los matorrales llenos de espinas

y los sitios donde toma agua el ganado.

20Cuando llegue ese día,

el rey de Asiria castigará a Judá

y la humillará por completo.

El anuncio de tiempos difíciles

21-22»Cuando llegue ese día, quedarán con vida solo unos pocos. Una vaca y dos ovejas bastarán para alimentarlos. Tendrán suficiente yogur y miel.

23»Los viñedos que antes tenían mil plantas y valían mil monedas de plata se convertirán en matorrales llenos de espinos. 24Solo se podrá entrar allí con arcos y flechas para cazar. 25Antes, se cultivaba el suelo de las colinas con un azadón. Pero cuando llegue ese día, habrá tantos matorrales y espinos que les dará miedo meterse en ellos. Solo servirán para que pasten allí los bueyes y las ovejas».