Traducción en Lenguaje Actual (TLA)
19

191Dios le dio este mensaje a Isaías, y él se lo comunicó al pueblo:

«¡Miren! Dios se acerca a Egipto,

cabalgando en una nube veloz.

Ante él tiemblan los dioses de Egipto,

y el pueblo egipcio se llena de miedo.

2»Dios dice:

“Haré que los egipcios

se peleen unos con otros:

el amigo contra su amigo,

una ciudad contra otra,

un reino contra otro reino.

3Haré que se vuelvan locos,

y que fracasen sus planes.

Entonces buscarán a los dioses,

a los brujos y adivinos,

y a los espíritus de los muertos,

y les preguntarán qué hacer.

4”Yo haré que un rey cruel y malvado

gobierne sobre Egipto.

Yo soy el Dios todopoderoso,

y les juro que así será”.

El río Nilo se secará

5-6»Egipto se quedará sin agua,

y se marchitarán las cañas y los juncos.

El río Nilo se quedará seco,

y sus canales despedirán mal olor.

7Los campos sembrados a orillas del Nilo

se echarán a perder.

8Todos los pescadores del Nilo

se pondrán tristes y llorarán.

9-10Los que tejen lino,

los que fabrican telas

y todos los artesanos

se asustarán y no sabrán qué hacer.

Los consejeros de Egipto fallan

11»¡Ustedes, jefes de la ciudad de Soan,

que son los consejeros más sabios de Egipto,

en realidad son unos tontos!

¿De qué le sirve al rey de Egipto

que ustedes sean hijos de sabios y de reyes?

12»Pobre de ti, rey de Egipto;

te has quedado sin consejeros.

Nadie podrá decirte ahora

los planes que el Dios todopoderoso

tiene preparados contra tu pueblo.

13Los jefes de Soan son unos tontos,

los jefes de Menfis se dejaron engañar

y los jefes de las provincias

hicieron que Egipto se equivocara.

14-15Dios ha confundido a sus consejeros

porque son unos malvados.

Egipto se tambalea como borracho,

y nadie podrá ayudarlo.

Israel, Egipto y Asiria vivirán en paz

16»Los egipcios se llenarán de miedo cuando vean que el Dios todopoderoso se prepara para castigarlos. 17Los egipcios tendrán miedo de la gente de Judá; con solo acordarse de ellos se llenarán de espanto, porque los planes que el Dios todopoderoso tiene contra Egipto son terribles.

18-22»Dios castigará a los egipcios, pero después ellos se arrepentirán de su maldad. Entonces Dios les tendrá compasión y los perdonará.

»Cuando llegue ese momento, cinco de las ciudades de Egipto hablarán el idioma de los israelitas y jurarán ser fieles al Dios todopoderoso. Una de esas ciudades se llamará “Ciudad del Sol”. También habrá en Egipto un altar dedicado a Dios, y cerca de su frontera se levantará un monumento en su honor. Ese monumento servirá de señal de que en Egipto se adora al Dios todopoderoso. Cuando los egipcios le pidan a Dios que los libere de sus enemigos, él les enviará un libertador para que los defienda y los salve. Así, Dios hará que los egipcios lo reconozcan y obedezcan, y ellos le presentarán ofrendas y regalos; le harán promesas y se las cumplirán.

23»En ese tiempo habrá un camino entre Egipto y Asiria. Los egipcios irán a Asiria, y los asirios a Egipto, y ambos pueblos adorarán a Dios. 24Israel, Egipto y Asiria vivirán en paz. Israel será una bendición para todos los pueblos de la tierra. 25Y el Dios todopoderoso los bendecirá diciendo:

“Bendigo a Egipto,

pues me pertenece.

Bendigo a Asiria,

pues la hice con mis manos.

Bendigo a Israel,

pues es mi pueblo escogido”».

20

Asiria conquistará a Egipto y a Etiopía

201En cierta ocasión, el rey Sargón de Asiria envió a la ciudad de Asdod a uno de sus generales con su ejército. Ellos atacaron la ciudad y la conquistaron.

2-3Entonces Dios le pidió al profeta Isaías que se quitara las sandalias y la ropa de luto que llevaba puesta. Isaías obedeció, y anduvo descalzo y medio desnudo durante tres años. Después, Dios envió a través de Isaías este mensaje:

«Durante tres años mi profeta ha andado descalzo y medio desnudo. Eso es una señal de lo que les pasará a Egipto y a Etiopía. 4El rey de Asiria se llevará prisioneros a los egipcios y a los etíopes, desde el más joven hasta el más viejo; se los llevará descalzos y desnudos, para que sientan vergüenza.

5»Los demás países habían puesto su confianza en Etiopía y se sentían orgullosos de Egipto, pero ese día sentirán vergüenza de haberlo hecho, y tendrán mucho miedo.

6»Ese día los habitantes de la costa dirán: “Miren cómo han terminado Egipto y Etiopía. Teníamos la esperanza de que nos ayudarían a librarnos del rey de Asiria. ¿Ahora quién podrá defendernos?”»

21

La destrucción de Babilonia

211Dios le mostró a Isaías lo que haría con Babilonia, y este dijo:

«Como las tormentas

que vienen del sur,

así atacará un ejército

que viene del terrible desierto.

2Lo que Dios me mostró

es algo terrible:

el traidor y el destructor

cumplen su tarea.

»¡Pueblo de Elam, a las armas!

¡Pueblo de Media, al ataque!

¡Destruyan a Babilonia!

Dios pondrá fin al sufrimiento

que han causado los babilonios.

3»Cuando veo lo que Dios

hace con Babilonia,

me tiembla todo el cuerpo;

me causa un terrible dolor,

como el que siente una mujer

cuando va a tener un hijo.

El miedo y la angustia

no me dejan ver ni oír nada.

4Tengo la mente confundida,

estoy temblando de miedo.

La frescura del atardecer,

que tanto me gustaba,

ahora se me ha vuelto insoportable.

5»En Babilonia,

los generales están de fiesta,

disfrutando de un gran banquete.

Vamos, capitanes,

¡basta ya de fiestas!;

¡preparen sus escudos!»

6Dios le dijo a Isaías:

«Envía un hombre a vigilar el horizonte;

que te haga saber todo lo que vea.

7Si ve hombres montados a caballo,

en burros o en camellos,

y marchando en dos columnas,

que dé la voz de alarma».

8El vigilante le gritó a Isaías:

«Señor, he permanecido en mi puesto;

día y noche he vigilado el horizonte.

9¡Veo venir carros de guerra

y hombres montados a caballo!»

Entonces alguien gritó:

«¡Babilonia ha sido destruida!

Todas las estatuas de sus dioses

están hechas pedazos,

tendidas por el suelo».

10Isaías dijo:

«Pueblo mío,

que has sufrido grandemente,

yo te he anunciado lo que me mostró

el Dios todopoderoso,

el Dios de Israel».

Anuncio de Dios contra el país de Edom

11Dios le mostró a Isaías lo que iba a hacer contra el país de Edom, y en esa visión él escuchó que alguien le gritaba desde ese país:

«Isaías, ¿cuánto tiempo falta

para que termine nuestro castigo?»

12Y él le respondió:

«Pronto llegará alivio,

pero el castigo volverá.

Si quieren saber más,

vuelvan a preguntar más tarde».

Mensaje contra Arabia

13Dios le mostró a Isaías lo que iba a hacer contra los árabes, que pasan la noche entre los matorrales del desierto:

«¡Árabes de la región de Dedán!,

14salgan al encuentro del que tiene sed

y ofrézcanle agua.

Y ustedes, árabes de la región de Temá,

salgan al encuentro del que huye

y ofrézcanle algo de comer.

15Porque ellos son sus compatriotas,

que escapan de la terrible batalla;

huyen de la espada y de las flechas».

16Dios le dijo a Isaías: «Dentro de un año acabaré con la hermosura de la región árabe de Quedar, como quien termina el contrato de un trabajador. 17Sus valientes guerreros no tendrán con qué defenderse. Yo soy el Dios de Israel, y les juro que así será».