Traducción en Lenguaje Actual (TLA)
11

Un reinado de paz y justicia

111»Si de un tronco viejo sale un retoño,

también de la familia de David

saldrá un nuevo rey.

2El espíritu de Dios estará sobre él

y le dará sabiduría,

inteligencia y prudencia.

Será un rey poderoso,

y conocerá y obedecerá a Dios.

3»No juzgará por las apariencias,

ni se guiará por los rumores,

pues su alegría será obedecer a Dios.

4Defenderá a los pobres

y hará justicia a los indefensos.

Castigará a los violentos,

y hará morir a los malvados.

Su palabra se convertirá en ley.

5Siempre hará triunfar la justicia y la verdad.

6»Cuando llegue ese día,

el lobo y el cordero se llevarán bien,

el tigre y el cabrito descansarán juntos,

el ternero y el león crecerán uno junto al otro

y se dejarán guiar por un niño pequeño.

7La vaca y la osa serán amigas,

sus crías descansarán juntas,

y el león y el buey comerán pasto juntos.

8El niño jugará con la serpiente

y meterá la mano en su nido.

9En la Jerusalén de aquel día

no habrá nadie que haga daño,

porque todos conocerán a Dios,

y ese conocimiento llenará todo el país,

así como el agua llena el mar.

10»Cuando llegue ese día,

subirá al trono un descendiente de David,

y juntará a todas las naciones.

Su país alcanzará la fama y el poder.

11»Entonces, Dios hará que vuelva

todo su pueblo dispersado

en los países de:

Asiria,

Egipto,

Patros,

Etiopía,

Elam,

Sinar,

Hamat,

y las islas del mar.

12»Reunirá a las naciones

y a los refugiados

de Israel y de Judá,

que fueron esparcidos por todo el mundo.

13»Ya no habrá celos entre Israel y Judá,

ni tampoco serán enemigos.

14Juntos atacarán a los filisteos

que viven en la costa del Mediterráneo.

Juntos atacarán a los edomitas,

moabitas y amonitas,

que viven al otro lado del río Jordán.

15Dios secará el Mar de los Juncos.

Enviará un viento caluroso

sobre el río Éufrates,

y lo dividirá en siete arroyos

para que lo puedan cruzar a pie.

16Así como hubo un camino para Israel

cuando salió de Egipto,

habrá un camino de regreso

para los que hayan quedado en Asiria.»

12

Canto de gratitud

121Isaías continuó diciendo:

«Ese día, el pueblo de Israel cantará:

“Te damos gracias, Dios nuestro,

porque aunque estuviste enojado,

ya se te pasó el enojo

y nos has consolado.

2Confiamos en ti, Dios nuestro,

y no tenemos miedo,

porque tú eres nuestro salvador,

nuestro refugio y nuestra fuerza”.

3»También ustedes se alegrarán

y gozarán de la salvación de Dios,

4y entonces dirán:

“Demos gracias,

adoremos a nuestro Dios,

digamos a las naciones

todo lo que él ha hecho.

Que se reconozca

que él es el rey del universo.

5Cantemos a Dios,

porque él ha hecho algo muy grande,

algo que debe darse a conocer

en toda la tierra.

6Demos gritos de alegría,

habitantes de Jerusalén,

porque en medio de nosotros

está el Dios único y perfecto,

con toda su grandeza”».

13

Mensaje contra Babilonia

131Dios le mostró a Isaías lo que haría contra Babilonia, y él se lo comunicó al pueblo:

2«¡Den la señal de ataque

sobre un monte desierto!

¡Manden a los soldados al combate!

¡Den la orden de que avancen

por los portones de Babilonia,

y que ataquen a sus jefes!

3»Dios ha llamado a sus valientes

para castigar a los babilonios.

Dios llamó a sus mejores guerreros,

y estos se alegran con su triunfo.

4-5»En los montes se oyen los gritos

de una gran multitud;

se escucha el movimiento de naciones,

de pueblos que se están reuniendo.

El Dios todopoderoso prepara a su ejército;

sus tropas han venido de muy lejos,

¡ya están listas para el combate!

»Dios está muy enojado;

por eso ha enviado sus tropas

para destruir a Babilonia.

6»Comiencen a llorar, babilonios,

porque el día de su destrucción se acerca.

El Dios todopoderoso los atacará.

7Todos ustedes

se quedarán sin fuerzas,

perderán el valor,

8y se llenarán de miedo.

Se retorcerán de dolor,

como si fueran a tener un hijo.

Se mirarán asombrados

y en la cara se les verá el terror.

9»¡Ya llega el día de la destrucción!

Dios está tan enojado,

que cuando llegue ese día

dejará la tierra hecha un desierto

y acabará con todos los pecadores.

10Ese día el sol se apagará,

la luna dejará de brillar

y las estrellas no darán su luz.

11-13»El Dios todopoderoso dice:

“¡Estoy muy enojado y furioso!

Haré que tiemblen el cielo y la tierra,

castigaré a los malvados,

y humillaré a los orgullosos.

Cuando acabe con ellos,

será más difícil encontrar

un babilonio con vida

que una aguja en un pajar.

14”La gente de otros países

que ese día esté en Babilonia

huirá a su país como gacela espantada,

correrá asustada como oveja sin pastor.

15Mi ejército no tomará prisioneros,

y nadie quedará con vida.

Las casas serán robadas,

16las mujeres serán violadas,

y los niños, ¡estrellados contra el suelo!

17-18”Yo haré que Persia

ataque a Babilonia,

y no lo hará por dinero.

Derribará a los jóvenes con sus flechas,

y no tendrá compasión de los niños

ni de los recién nacidos.

19”Ahora escúchame bien, Babilonia:

tú eres una ciudad bella y poderosa,

¡eres el orgullo de tu pueblo!

Pero yo soy el Dios todopoderoso,

y te voy a destruir

como destruí a las ciudades

de Sodoma y Gomorra.

20”Babilonia nunca volverá a ser habitada,

ni acamparán los árabes en su territorio

ni los pastores alimentarán allí a sus ovejas.

21Allí solo vivirán

los gatos monteses y los avestruces;

las lechuzas llenarán las casas,

y las cabras brincarán de un lado a otro.

22Los chacales aullarán en los castillos

y los lobos llenarán los palacios.

”¡Babilonia, te llegó la hora,

pronto serás castigada!”»