Traducción en Lenguaje Actual (TLA)
8

81Dios tuvo compasión de Noé, y de todos los animales domésticos y salvajes que estaban con él en la casa flotante. Por eso lanzó un fuerte viento sobre la tierra, para que bajara el agua. 2Las aguas que estaban debajo de la tierra dejaron de salir a la superficie, y del cielo dejó de caer agua. 3El agua fue bajando poco a poco, y después de ciento cincuenta días, 4la casa flotante se asentó sobre las montañas de Ararat. Era el día diecisiete del mes de Etanim.8.4 Etanim: Séptimo mes del calendario lunar judío. En nuestro calendario solar corresponde al período que va de mediados de septiembre a mediados de octubre. 5El agua siguió bajando hasta el mes de Tébet,8.5 Tébet: Décimo mes del calendario lunar judío. En nuestro calendario solar corresponde al período que va de mediados de diciembre a mediados de enero. y el día primero de ese mes ya pudieron verse las cumbres de las montañas.

6Cuarenta días después, Noé abrió la ventana de la casa 7y soltó un cuervo, el cual estuvo volando de un lado para otro, pues no encontraba tierra seca donde pararse. 8Después Noé soltó una paloma, para ver si ya el agua se había retirado. 9Pero la paloma regresó a la casa flotante, pues no encontró dónde descansar. Y es que la tierra todavía estaba cubierta por el agua. Por eso Noé tomó la paloma, y la metió en la casa flotante.

10Siete días después, Noé volvió a soltar la paloma. 11Al caer la tarde volvió la paloma con una hoja de olivo en el pico. Así Noé entendió que ya no había agua sobre la tierra. 12Sin embargo, esperó otros siete días y la volvió a soltar, pero la paloma ya no volvió.

Noé baja a tierra

13El año en que Noé cumplió seiscientos un años, la tierra quedó seca. Era el día primero del mes de Abib.8.13 Abib: Primer mes del calendario lunar judío. En nuestro calendario solar corresponde al período que va de mediados de marzo a mediados de abril. Al ver esto, Noé le quitó el techo a la casa flotante. 14Dos meses después la tierra estaba ya completamente seca. 15Entonces Dios le dijo a Noé:

16«Quiero que salgas ya de la casa, junto con tus hijos, tu esposa y tus nueras. 17Deja salir también a todos los animales, incluyendo las aves y los reptiles que están contigo, para que se multipliquen y llenen la tierra».

18Así fue como Noé salió de la casa, junto con sus hijos, su esposa y sus nueras. 19Salieron también todos los animales, las aves y los reptiles.

20Más tarde, Noé construyó un altar para adorar a Dios. Tomó entonces algunos de los animales y aves de los que Dios acepta como ofrenda, y en su honor los quemó sobre el altar. 21Y cuando a Dios le llegó tan grato aroma, tomó la siguiente decisión:

«Aunque todo hombre y mujer solo están pensando en hacer lo malo desde su niñez, por ninguno de ellos volveré a maldecir ni destruir la tierra como esta vez.

22»Mientras la tierra exista,

siempre habrá siembras y cosechas;

siempre hará calor y frío,

siempre habrá invierno y verano,

y también noches y días».

9

Dios hace una promesa

91Además, Dios bendijo a Noé y a sus hijos, y les dijo:

«Quiero que tengan muchos hijos, y que sus descendientes llenen la tierra. 2Pongo bajo el dominio de ustedes a todos los animales de la tierra, a todas las aves del cielo, a todos los reptiles y a todos los peces del mar. Ante ustedes, todos ellos temblarán de miedo. 3Yo les entrego todo lo que tiene vida, y todas las plantas verdes, para que les sirvan de alimento. 4Pero no coman nunca carne que todavía tenga sangre, pues en la sangre está la vida.

5-6»Yo hice al hombre y a la mujer semejantes a mí mismo. Por eso, si algún animal los mata a ustedes, ese animal también tendrá que morir; y si alguno de ustedes mata a otra persona, también tendrá que morir.

7»Lo que yo quiero es que ustedes tengan muchos hijos, y que sus descendientes llenen la tierra».

8También les dijo Dios:

9«Ahora mismo les hago una promesa a ustedes y a sus descendientes. 10Esta promesa incluye a todas las aves y a todos los animales domésticos y salvajes que estaban con ustedes en la casa flotante. 11Y esta es mi promesa: Nunca más volveré a destruir la tierra con una inundación tan terrible».

12-13También dijo Dios:

«Acabo de hacerles una promesa a ustedes y a todos los seres vivos de esta tierra, que incluye también a los que todavía no han nacido. Como prueba de esta promesa, pongo mi arco iris. 14Cuando yo traiga nubes sobre la tierra, el arco iris aparecerá, 15-17y me acordaré de mi promesa. Jamás volverá a haber una inundación tan grande como para acabar con toda la vida. El arco iris es la señal de esta promesa».

Los hijos de Noé

18Los tres hijos de Noé que salieron con él de la casa flotante fueron Sem, Cam y Jafet. Cam tuvo un hijo llamado Canaán. 19Con los descendientes de los hijos de Noé volvió a poblarse toda la tierra.

20Noé era un hombre de campo, y fue el primero en cultivar uvas. 21Un día bebió vino, se emborrachó y se quedó desnudo dentro de su tienda de campaña. 22Cuando Cam vio desnudo a su padre, salió corriendo a contárselo a sus dos hermanos. Recordemos que Cam es el antepasado de los cananitas. 23Entonces Sem y Jafet tomaron una manta para cubrir a su padre. Para no verlo desnudo, caminaron de espaldas llevando la manta, y la dejaron caer sobre su padre.

24Cuando Noé despertó de su borrachera y supo lo que su hijo Cam le había hecho, 25dijo:

«¡Malditos sean los cananitas,

tus descendientes!

¡Serán los esclavos

de los descendientes de Sem y Jafet!»

26Y dijo también:

«¡Bendito sea el Dios de Sem!

¡Los cananitas serán sus esclavos!

27»¡Que Dios haga más grande

el territorio de Jafet!

¡Que viva Jafet en las tiendas de Sem!

¡Los cananitas serán sus esclavos!»

28Después de la inundación, Noé vivió trescientos cincuenta años más. 29Así que murió cuando tenía novecientos cincuenta años.

10

Orígenes de las naciones

101Después de la inundación que destruyó la tierra, Sem, Cam y Jafet tuvieron sus propios hijos. Esta es la lista de sus descendientes:

Los hijos de Jafet

2Jafet tuvo siete hijos:

Gómer,

Magog,

Madai,

Javán,

Tubal,

Mésec,

Tirás.

3Gómer tuvo tres hijos:

Asquenaz,

Rifat,

Togarmá.

4Javán tuvo cuatro hijos:

Elisá,

Tarsis,

Quitim,

Rodanim.

5Los hijos de Jafet dieron origen a los pueblos que habitaron a la orilla del mar, con sus familias, sus territorios y sus idiomas.

Los hijos de Cam

6Cam tuvo cuatro hijos:

Cus,

Misraim,

Fut,

Canaán.

7-12Cus tuvo seis hijos:

Sebá,

Havilá,

Sabtá,

Raamá,

Sabtecá,

Nimrod.

Nimrod llegó a ser muy poderoso en toda la tierra. Además Dios le permitió llegar a ser un gran cazador. De allí viene el dicho: «Eres tan buen cazador como Nimrod, a quien Dios le permitió ser un gran cazador». Las ciudades más importantes de su reino fueron Babel, Erec y Acad. Todas ellas estaban en Babilonia. De esta región salió Asur, que construyó las ciudades de Nínive, Rehobot-ir, Quélah y Resen, que está entre Nínive y Quélah.

Raamá tuvo dos hijos:

Sebá,

Dedán.

13-14Estos son los pueblos que descienden de Misraim:

los ludeos,

los anameos,

los lehabitas,

los naftuhítas,

los patruseos,

los casluhítas,

los caftoritas.

Los filisteos descienden de los caftoritas.

15Canaán tuvo dos hijos:

Sidón,

Het.

16-18Estos son los pueblos que descienden de Canaán:

jebuseos,

amorreos,

gergeseos,

heveos,

araceos,

sineos,

arvadeos,

semareos,

hamateos.

Más tarde, los cananeos tomaron rumbos distintos, 19así que las fronteras de Canaán llegaron a extenderse desde Sidón hasta Gaza, en dirección de Guerar, y de allí hasta Lesa, en dirección de Sodoma, Gomorra, Admá y Seboím.

20Todos estos fueron los descendientes de Cam, cada uno en su territorio, con sus familias y sus idiomas.

Los hijos de Sem

21-25Esta es la lista de los hijos de Sem, que era el hermano mayor de Jafet:

Elam,

Asur,

Arfaxad,

Lud,

Aram.

Aram tuvo cuatro hijos:

Us,

Hul,

Guéter,

Mas.

Arfaxad tuvo un hijo, Sélah.

Sélah tuvo un hijo, Éber.

Éber tuvo dos hijos:

Péleg,

Joctán.

En los días cuando Péleg vivía, la gente se dividió y se formaron muchas tribus y pueblos.

26-29Joctán tuvo trece hijos:

Almodad,

Sélef,

Hasar-mávet,

Jérah,

Hadoram,

Uzal,

Diclá,

Obal,

Abimael,

Sebá,

Ofir,

Havilá,

Jobab.

30La región donde vivían se extendía desde Mesá hasta Sefar, en la región montañosa del este.

31Todos estos fueron los descendientes de Sem, cada uno con su pueblo, su territorio, sus familias y sus idiomas.

32Después de la inundación que destruyó la tierra, los descendientes de Noé habitaron toda la tierra y dieron origen a los distintos pueblos. En la lista anterior aparecen las familias y los pueblos que formaron.