Traducción en Lenguaje Actual (TLA)
5

Los descendientes de Adán

51-2Dios creó al ser humano a su semejanza. Creó al hombre y a la mujer, luego los bendijo y los llamó «seres humanos».5.1-2 Seres humanos. Véase nota en 4.25. Aquí se encuentran anotados los nombres de sus descendientes.

3-4Adán tuvo un hijo semejante a él en todo, al que llamó Set. También tuvo más hijos y más hijas. Adán tenía ciento treinta años cuando nació Set, y después vivió ochocientos años más. 5Así que Adán murió cuando tenía novecientos treinta años.

6Set tenía ciento cinco años cuando nació su hijo Enós. 7También tuvo más hijos y más hijas. Después de que nació Enós, Set vivió ochocientos siete años más. 8Así que Set murió cuando tenía novecientos doce años.

9Enós tenía noventa años cuando nació su hijo Cainán. 10También tuvo más hijos y más hijas. Después de que nació Cainán, Enós vivió ochocientos quince años más. 11Así que Enós murió cuando tenía novecientos cinco años.

12Cainán tenía setenta años cuando nació su hijo Mahalalel. 13También tuvo más hijos y más hijas. Después de que nació Mahalalel, Cainán vivió ochocientos cuarenta años más. 14Así que Cainán murió cuando tenía novecientos diez años.

15Mahalalel tenía sesenta y cinco años cuando nació su hijo Jéred. 16También tuvo más hijos y más hijas. Después de que nació Jéred, Mahalalel vivió ochocientos treinta años más. 17Así que Mahalalel murió cuando tenía ochocientos noventa y cinco años.

18Jéred tenía ciento sesenta y dos años cuando nació su hijo Henoc. 19También tuvo más hijos y más hijas. Después de que nació Henoc, Jéred vivió ochocientos años más. 20Así que Jéred murió cuando tenía novecientos sesenta y dos años.

21Henoc tenía sesenta y cinco años cuando nació su hijo Matusalén. 22-24También tuvo más hijos y más hijas. Después de que nació Matusalén, Henoc vivió trescientos años más. Como obedecía a Dios en todo, ya no volvió a saberse de él porque Dios se lo llevó. Así que Henoc vivió trescientos sesenta y cinco años.

25Matusalén tenía ciento ochenta y siete años cuando nació su hijo Lámec. 26También tuvo más hijos y más hijas. Después de que nació Lámec, Matusalén vivió setecientos ochenta y dos años más. 27Así que Matusalén murió cuando tenía novecientos sesenta y nueve años.

28Lámec tenía ciento ochenta y dos años cuando tuvo un hijo, 29al que llamó Noé porque dijo: «Dios ha maldecido la tierra, pero este niño nos dará consuelo5.29 Consuelo. El nombre Noé suena parecido al verbo hebreo que significa consolar. en nuestros trabajos y en nuestros dolores». 30Lámec tuvo también más hijos y más hijas. Después de que nació Noé, Lámec vivió quinientos noventa y cinco años más. 31Así que Lámec murió cuando tenía setecientos setenta y siete años.

32Noé tenía quinientos años cuando nacieron sus hijos Sem, Cam y Jafet.

6

El origen de los gigantes

61Los hombres y las mujeres se fueron haciendo cada vez más numerosos sobre la tierra, y tuvieron hijas. 2Cuando los hijos de Dios vieron que las mujeres de este mundo eran muy bonitas, eligieron a las más hermosas y se casaron con ellas. 3Pero Dios dijo: «No permitiré que los seres humanos vivan para siempre. ¡No van a pasar de los ciento veinte años!»

4Los hijos de Dios tuvieron hijos con las mujeres de este mundo, que fueron los gigantes de los tiempos antiguos. Estos llegaron a ser guerreros muy fuertes y famosos.

Dios se enoja con la gente

5En este mundo, la maldad de hombres y mujeres iba en aumento. Siempre estaban pensando en hacer lo malo, y solo lo malo. Cuando Dios vio tanta maldad en ellos, 6se puso muy triste de haberlos hecho, y lamentó haberlos puesto en la tierra. 7Por eso dijo: «¡Voy a borrar de este mundo a la humanidad que he creado! ¡Voy a acabar con toda la gente y con todos los animales! ¡Estoy muy triste de haberlos hecho!» 8Sin embargo, Dios se fijó en Noé y le gustó su buena conducta.

Noé construye una casa flotante

9Noé siempre obedeció a Dios. Entre la gente de su tiempo no había nadie más bueno ni honrado que él. 10Noé tuvo tres hijos, que fueron Sem, Cam y Jafet.

11-12Dios se dio cuenta de que los habitantes de la tierra eran rebeldes y violentos. 13Por eso le dijo a Noé:

«Voy a acabar con todos los seres vivientes de este mundo, y dejaré la tierra inhabitable porque está llena de violencia. 14Así que toma madera y hazte una casa flotante. Úntala con brea6.14 Brea. Sustancia parecida al betún, que se encontraba en Mesopotamia y en el valle del Jordán. Se untaba en las rendijas de los barcos o de los canastos para que el agua no penetrara. por dentro y por fuera, y constrúyele varios cuartos. 15-16La casa debe ser de tres pisos, y medir ciento treinta y cinco metros de largo, veintidós metros de ancho y trece metros de alto. Hazle un techo y una puerta en el costado, y también ventanas a medio metro del techo. 17Yo voy a enviar sobre la tierra una lluvia tan fuerte que acabará con todo lo que tenga vida en este mundo. ¡No quedará nada con vida!

18»Sin embargo, voy a hacer un trato contigo. Tú, tus hijos, tu esposa y tus nueras entrarán en la casa flotante, 19-20y también un macho y una hembra de toda clase de aves, reptiles y animales domésticos y salvajes. Los meterás contigo, para que no mueran. 21Toma toda clase de alimentos y guárdalos en la bodega, para que todos tengan qué comer».

22Y Noé siguió con cuidado todas las instrucciones que Dios le dio.

7

71Entonces Dios le dijo a Noé:

«Entre toda la gente de este tiempo, he visto que tú eres el único hombre bueno. Por eso, entra en la casa flotante con toda tu familia. 2-3De todos los animales y aves que acepto como ofrenda,7.2-3 Que acepto como ofrenda. Dios no aceptaba toda clase de animales como ofrenda o sacrificio. Algunos eran considerados impuros, y otros eran considerados puros. Para una lista de los animales considerados impuros, véanse Levítico 11; Deuteronomio 14.3-21. llévate contigo siete parejas, es decir, siete machos y siete hembras, para que sigan viviendo en la tierra. De los animales que no acepto como ofrenda, llévate solo una pareja. 4Dentro de una semana voy a hacer que llueva cuarenta días y cuarenta noches. Así destruiré en este mundo todo lo que he creado».

5Y Noé siguió todas las instrucciones que Dios le dio.

Comienza a llover

6-13Siete días después, el agua que estaba debajo de la tierra comenzó a salir a la superficie, y también comenzó a caer toda el agua del cielo. Todo esto duró cuarenta días y cuarenta noches. Hacía más de dos meses que Noé había cumplido seiscientos años. El día que comenzó la inundación, Noé y su esposa entraron en la casa flotante, junto con sus tres hijos y sus nueras, para ponerse a salvo. Además, entraron en la casa machos y hembras de todos los animales y aves que Dios acepta como ofrenda. También entraron animales, aves y reptiles, de los que Dios no acepta como ofrenda. Así obedeció Noé las órdenes que Dios le había dado.

14-16A la casa flotante fueron llegando en parejas toda clase de animales domésticos y salvajes, toda clase de aves y de reptiles, es decir, un macho y una hembra. Todos entraron en la casa, tal como Dios se lo había ordenado a Noé. Una vez que todos estuvieron adentro, Dios cerró la puerta.

17-20Cuarenta días estuvo subiendo el nivel del agua. Tanto subió que las montañas más altas quedaron cubiertas siete metros bajo la superficie. Sin embargo, la casa seguía flotando, pues al subir el nivel del agua también subía la casa. 21-24El agua tardó en bajar ciento cincuenta días. Así fue como murieron hombres y mujeres. También murieron los animales domésticos y salvajes, las aves, los reptiles y los insectos. Todos los seres vivos fueron destruidos. Solo quedaron con vida Noé y los que estaban con él dentro de la casa.