Traducción en Lenguaje Actual (TLA)
10

Orígenes de las naciones

101Después de la inundación que destruyó la tierra, Sem, Cam y Jafet tuvieron sus propios hijos. Esta es la lista de sus descendientes:

Los hijos de Jafet

2Jafet tuvo siete hijos:

Gómer,

Magog,

Madai,

Javán,

Tubal,

Mésec,

Tirás.

3Gómer tuvo tres hijos:

Asquenaz,

Rifat,

Togarmá.

4Javán tuvo cuatro hijos:

Elisá,

Tarsis,

Quitim,

Rodanim.

5Los hijos de Jafet dieron origen a los pueblos que habitaron a la orilla del mar, con sus familias, sus territorios y sus idiomas.

Los hijos de Cam

6Cam tuvo cuatro hijos:

Cus,

Misraim,

Fut,

Canaán.

7-12Cus tuvo seis hijos:

Sebá,

Havilá,

Sabtá,

Raamá,

Sabtecá,

Nimrod.

Nimrod llegó a ser muy poderoso en toda la tierra. Además Dios le permitió llegar a ser un gran cazador. De allí viene el dicho: «Eres tan buen cazador como Nimrod, a quien Dios le permitió ser un gran cazador». Las ciudades más importantes de su reino fueron Babel, Erec y Acad. Todas ellas estaban en Babilonia. De esta región salió Asur, que construyó las ciudades de Nínive, Rehobot-ir, Quélah y Resen, que está entre Nínive y Quélah.

Raamá tuvo dos hijos:

Sebá,

Dedán.

13-14Estos son los pueblos que descienden de Misraim:

los ludeos,

los anameos,

los lehabitas,

los naftuhítas,

los patruseos,

los casluhítas,

los caftoritas.

Los filisteos descienden de los caftoritas.

15Canaán tuvo dos hijos:

Sidón,

Het.

16-18Estos son los pueblos que descienden de Canaán:

jebuseos,

amorreos,

gergeseos,

heveos,

araceos,

sineos,

arvadeos,

semareos,

hamateos.

Más tarde, los cananeos tomaron rumbos distintos, 19así que las fronteras de Canaán llegaron a extenderse desde Sidón hasta Gaza, en dirección de Guerar, y de allí hasta Lesa, en dirección de Sodoma, Gomorra, Admá y Seboím.

20Todos estos fueron los descendientes de Cam, cada uno en su territorio, con sus familias y sus idiomas.

Los hijos de Sem

21-25Esta es la lista de los hijos de Sem, que era el hermano mayor de Jafet:

Elam,

Asur,

Arfaxad,

Lud,

Aram.

Aram tuvo cuatro hijos:

Us,

Hul,

Guéter,

Mas.

Arfaxad tuvo un hijo, Sélah.

Sélah tuvo un hijo, Éber.

Éber tuvo dos hijos:

Péleg,

Joctán.

En los días cuando Péleg vivía, la gente se dividió y se formaron muchas tribus y pueblos.

26-29Joctán tuvo trece hijos:

Almodad,

Sélef,

Hasar-mávet,

Jérah,

Hadoram,

Uzal,

Diclá,

Obal,

Abimael,

Sebá,

Ofir,

Havilá,

Jobab.

30La región donde vivían se extendía desde Mesá hasta Sefar, en la región montañosa del este.

31Todos estos fueron los descendientes de Sem, cada uno con su pueblo, su territorio, sus familias y sus idiomas.

32Después de la inundación que destruyó la tierra, los descendientes de Noé habitaron toda la tierra y dieron origen a los distintos pueblos. En la lista anterior aparecen las familias y los pueblos que formaron.

11

La torre de Babel

111-2Cuando la gente se fue hacia el este, encontró un valle en la región de Babilonia, y allí se quedó a vivir. En aquel tiempo todos hablaban el mismo idioma, 3-4así que se dijeron los unos a los otros:

«Construyamos una ciudad con una torre que llegue hasta el cielo. Nos haremos famosos y no acabaremos dispersándonos por todo el mundo».

Y empezaron a construir. En lugar de piedras, usaron ladrillos que ellos mismos hicieron, y en lugar de mezcla usaron brea.11.3-4 Brea. Véase nota en 6.14. 5Pero cuando Dios bajó a ver lo que estaban construyendo, 6dijo:

«Como son un solo pueblo, y hablan un solo idioma, ya han comenzado a hacer esto. Ahora nada les impedirá hacer lo que quieran. 7Es mejor que bajemos y confundamos su idioma, para que no se puedan entender».

8-9Y desde ese lugar Dios los dispersó por toda la tierra, y ellos dejaron de construir la ciudad. Allí Dios confundió su idioma para que no pudieran entenderse. Por eso la ciudad se llama Babel.11.8-9 Babel: Este nombre suena parecido a la palabra hebrea que significa confusión.

Sem y sus descendientes

10Esta es la lista de los descendientes de Sem:

Sem tenía cien años cuando nació su hijo Arfaxad. Esto fue dos años después de la inundación que destruyó la tierra. 11También tuvo más hijos y más hijas. Después de que nació Arfaxad, Sem vivió quinientos años más.

12Arfaxad tenía treinta y cinco años cuando nació su hijo Sélah, 13y luego tuvo más hijos y más hijas. Después de que nació Sélah, Arfaxad vivió cuatrocientos tres años más.

14Sélah tenía treinta años cuando nació su hijo Éber, 15y luego tuvo más hijos y más hijas. Después de que nació Éber, Sélah vivió cuatrocientos tres años más.

16Éber tenía treinta y cuatro años cuando nació su hijo Péleg, 17y luego tuvo más hijos y más hijas. Después de que nació Péleg, Éber vivió cuatrocientos treinta años más.

18Péleg tenía treinta años cuando nació su hijo Reú, 19y luego tuvo más hijos y más hijas. Después de que nació Reú, Péleg vivió doscientos nueve años más.

20Reú tenía treinta y dos años cuando nació su hijo Serug, 21y luego tuvo más hijos y más hijas. Después de que nació Serug, Reú vivió doscientos siete años más.

22Serug tenía treinta años cuando nació su hijo Nahor, 23y luego tuvo más hijos y más hijas. Después de que nació Nahor, Serug vivió doscientos años más.

24Nahor tenía veintinueve años cuando nació su hijo Térah, 25y luego tuvo más hijos y más hijas. Después de que nació Térah, Nahor vivió ciento diecinueve años más.

26Térah tenía setenta años cuando nacieron sus hijos Abram, Nahor y Harán.

Térah y sus descendientes

27Esta es la lista de los descendientes de Térah:

Térah fue padre de Abram, Nahor y Harán.

Harán fue padre de Lot. 28Harán murió en Ur de los caldeos, donde había nacido. Cuando murió, todavía vivía su padre.

29-30Abram se casó con una mujer llamada Sarai, la cual no podía tener hijos.

Nahor se casó con una mujer llamada Milcá, que era hija de Harán. La otra hija de Harán se llamaba Iscá.

31Térah salió de Ur de los caldeos y se dirigió a la tierra de Canaán, pero al llegar a Harán se quedó a vivir allí, junto con su hijo Abram, su nieto Lot y su nuera Sarai. 32Allí murió Térah, a la edad de doscientos cinco años.

12

Historia de Abraham

(12.1—25.18)

Dios llama a Abram

121Dios le dijo a Abram:

«Deja a tu pueblo y a tus familiares, y vete al lugar que te voy a mostrar. 2Con tus descendientes formaré una gran nación. Voy a bendecirte y hacerte famoso, y serás de bendición para otros. 3Bendeciré a los que te bendigan, y maldeciré a los que te maldigan. ¡Gracias a ti, bendeciré a todas las naciones del mundo!»

4-5Abram obedeció a Dios y salió de Harán, y no se detuvo hasta llegar a la región de Canaán. Se llevó a su esposa Sarai, a su sobrino Lot, a los esclavos que había comprado en Harán, y todo lo que tenía. En ese entonces Abram tenía setenta y cinco años.

6En aquel tiempo, los cananeos todavía ocupaban la región de Canaán. Abram recorrió toda esa región, y llegó a Siquem, donde está el árbol de Moré. 7Allí Dios se le apareció y le dijo: «Toda esta región se la daré a tus descendientes».

Como Dios se le apareció allí, Abram le construyó un altar. 8Luego siguió su camino hacia la zona montañosa que está al este de Betel. Cuando llegó allí, armó su tienda de campaña. La ciudad de Ai estaba al este, y la ciudad de Betel, al oeste. Allí también construyó un altar para adorar a Dios. 9Luego Abram se fue de allí, avanzando poco a poco, en dirección al desierto del sur.

Abram llega a Egipto

10En aquel tiempo llegó a faltar comida en toda la región de Canaán. Era tan grave la falta de alimentos que Abram se fue a vivir a Egipto, porque allá sí había alimentos. 11Cuando ya estaban cerca de Egipto, Abram le dijo a Sarai:

«¡No hay duda de que eres muy hermosa! 12Cuando los egipcios te vean, y sepan que eres mi esposa, a mí me matarán y a ti te dejarán con vida. 13Por eso, cuando te pregunten, diles que eres mi hermana. Así me tratarán bien, y mi vida no correrá peligro».

14Tan pronto como Abram llegó a Egipto, los egipcios vieron que Sarai era muy hermosa. 15Entonces los asistentes del rey fueron a contarle lo hermosa que era. Enseguida el rey ordenó que Sarai fuera llevada a su palacio. 16Para quedar bien con Abram, el rey le regaló ovejas, vacas, burros, burras, sirvientes, sirvientas y camellos. 17Todo esto no le agradó a Dios, y por eso mandó graves enfermedades sobre el rey y su familia. 18De inmediato, el rey mandó llamar a Abram, y le dijo:

«¡Mira lo que me has hecho! ¿Por qué no me dijiste que era tu esposa? 19¿Por qué dijiste que era tu hermana? ¡Imagínate si la hubiera tomado por esposa! ¡Anda, toma a tu mujer, y lárgate de aquí!»

20Enseguida el rey dio órdenes a sus soldados de que sacaran a Abram de Egipto. Y ellos lo expulsaron junto con su esposa y todo lo que tenía.