Traducción en Lenguaje Actual (TLA)
1

Nada tiene sentido

11-2Estas son las palabras del Predicador, hijo de David, que fue rey en Jerusalén:

¡En esta vida nada tiene sentido!

¡Todo es una ilusión!

3Realmente, en esta vida

nada ganamos con tanto trabajar.

4Unos nacemos, y otros morimos,

pero la tierra jamás cambia.

5El sol sale por la mañana,

y por la tarde se oculta,

y vuelve corriendo a su lugar

para salir al día siguiente.

6El viento gira y gira,

y no deja de girar;

a veces sopla hacia el norte,

y a veces sopla hacia el sur.

7Los ríos corren hacia el mar,

y luego vuelven a sus fuentes

para volver a vaciarse en el mar,

pero el mar jamás se llena.

8¡Qué difícil me resulta

explicar lo aburrido que es todo esto!

¡Nadie se cansa de ver!

¡Nadie se cansa de oír!

9Lo que antes sucedió,

vuelve a suceder;

lo que antes se hizo,

vuelve a hacerse.

¡En esta vida no hay nada nuevo!

10Cuando alguien llega a decir:

«¡Aquí tengo algo nuevo!»,

resulta que eso ya existía

antes de que naciéramos.

11Nosotros no nos acordamos

de lo que otros hicieron,

ni los que vengan después

se acordarán de lo que hicimos.

¡Los que vengan después

creerán empezar de nuevo!

Nada vale la pena

12Yo, el Predicador, fui rey de Israel, y reiné en la ciudad de Jerusalén. 13Toda mi sabiduría la dediqué a tratar de entender lo que se hace en este mundo. ¡Esta es la tarea que Dios nos dejó, y es una tarea muy pesada! 14Pude darme cuenta de que no tiene sentido nada de lo que se hace en este mundo; ¡todo es como querer atrapar el viento! 15Como dice el dicho: «Nadie puede enderezar lo torcido, ni contar lo que no tiene».

16Entonces me puse a pensar: «Vaya, vaya, aquí me tienen, hecho todo un gran personaje. Nunca hubo en Jerusalén nadie más sabio que yo; nunca nadie tuvo tantos conocimientos. 17Aquí me tienen, dedicado por completo a tratar de comprender lo que es la sabiduría; ¡conozco hasta las más grandes tonterías! Pero también eso es como querer atrapar el viento. 18Lo cierto es que mientras más se sabe, más se sufre; mientras más se llena uno de conocimientos, más se llena de problemas».

2

21Entonces decidí ver qué de bueno ofrecen los placeres, ¡pero tampoco a esto le encontré sentido! 2Y concluí que las diversiones son una locura, y que los placeres no sirven para nada.

3Hice luego la prueba de beber mucho vino y de cometer las más grandes tonterías. Quería ver qué de bueno le encuentra la gente a sus pocos años de vida en este mundo. Pero hice esto sabiendo lo que hacía. Nunca perdí el control de la situación. 4Todo lo hice en grande: construí mis propias casas, planté mis propios viñedos, 5cultivé mis propios jardines, y en mis huertos planté toda clase de árboles frutales. 6También mandé construir represas de agua para regar los árboles que allí crecían. 7Llegué a tener muchos esclavos y esclavas, y también tuve más vacas y ovejas que todos los que reinaron en Jerusalén antes que yo. 8Llegué a tener montones de oro y plata, y me quedé con las riquezas de otros reyes y de otras naciones. Tuve a mi servicio hombres y mujeres que cantaban para mí, y gocé de todos los placeres humanos, pues tuve muchas mujeres.

9Entre los que reinaron en Jerusalén antes que yo, nunca nadie fue tan importante ni tan sabio. 10Hice todo lo que quise, todo lo que se me ocurrió. Disfruté plenamente de todos mis trabajos, pues bien ganado me lo tenía.

11Luego me puse a pensar en todo lo que había hecho, y en todo el trabajo que me había costado hacerlo, y me di cuenta de que nada de esto tenía sentido; todo había sido como querer atrapar el viento. ¡En esta vida nadie saca ningún provecho!

Nada nos llevamos de este mundo

12Como yo era el nuevo rey, y no podía hacer más de lo que ya estaba hecho, me puse a pensar en lo que significa ser sabio y ser tonto. 13Entonces me di cuenta de que ser sabio es como andar en la luz, y que ser tonto es como andar a oscuras, 14pues el sabio sabe lo que hace, pero el tonto no sabe nada de nada.

Pero también me di cuenta de que todos tenemos un mismo final, 15así que me puse a pensar: «¿Qué gano yo con ser tan sabio, si al fin de cuentas moriré igual que los tontos? ¡Esto no tiene ningún sentido!» 16Como los sabios mueren igual que los tontos, y como todo se olvida con el tiempo, después nadie vuelve a acordarse ni de unos ni de otros.

17Como nada en este mundo me causaba alegría, terminé por aborrecer la vida. Lo cierto es que nada tiene sentido; ¡todo es como querer atrapar el viento!

18También terminé por aborrecer el haber trabajado tanto en esta vida, pues el fruto de todo mi trabajo tendría que dejárselo a quien reinara después de mí, 19sin importar que ese nuevo rey fuera sabio o tonto. ¡Realmente no tiene sentido que alguien venga y se quede con todo lo que tanto trabajo nos ha costado llegar a tener!

20Una vez más me desanimó el haber trabajado tanto en esta vida. 21Resulta que algunos ponemos a trabajar nuestra sabiduría, nuestros conocimientos y experiencia, ¡tan solo para dejarle todos nuestros bienes a quien nunca hizo nada para ganárselos! ¡Eso está muy mal, y no tiene ningún sentido! 22Después de tantos trabajos, esfuerzos y preocupaciones, ¿qué nos llevamos de este mundo? ¡Nada! 23Nuestra vida está llena de dolor y sufrimiento; ni de noche logramos descansar. ¡Eso no tiene sentido!

24Lo mejor que podemos hacer es comer y beber, y disfrutar de nuestro trabajo. He podido darme cuenta de que eso es un regalo de Dios, 25pues si no fuera por él, ¿quién podría comer y estar alegre? 26Cuando Dios quiere a alguien, le da sabiduría y conocimientos, y lo hace estar alegre; en cambio, al que desobedece lo hace trabajar y amontonar mucho dinero, para luego dárselo todo a quien él quiere. ¡Pero eso tampoco tiene sentido! ¡Es como querer atrapar el viento!