Reina Valera Contemporánea (RVRC)
2

Juicios contra las naciones vecinas

21Tú, nación desvergonzada, ponte a pensar,

2antes de que entre en vigor el decreto, y el día se pase como el polvo; antes de que caiga sobre ustedes el furor de la ira del Señor; ¡antes de que les sobrevenga el día de la ira del Señor!

3Ustedes, los humildes de la tierra, los que practican la justicia del Señor, ¡búsquenlo! ¡Busquen al Señor y su justicia! ¡Practiquen la mansedumbre! Tal vez el Señor los proteja en el día de su enojo.

4Porque Gaza quedará desamparada, y Ascalón será destruida; Asdod será saqueada en pleno día, y Ecrón será arrancada de raíz.

5¡Ay de ustedes, cretenses, que habitan en las costas del mar! ¡La palabra del Señor va dirigida contra ti, Canaán, tierra de los filisteos!

2.4-7:
Is 14.29-31
Jer 47.1-7
Ez 25.15-17
Jl 3.4-8
Am 1.6-8
Zac 9.5-7
¡Yo haré que te destruyan hasta no dejar un solo habitante!

6La costa del mar quedará convertida en praderas de pastoreo y en corrales de ovejas.7Allí cuidarán sus rebaños los sobrevivientes de la casa de Judá, y pasarán la noche en las casas de Ascalón, porque el Señor su Dios los visitará y los rescatará de su cautiverio.

8«Han llegado a mis oídos las ofensas de Moab

2.8-11:
Is 15.1—16.14
25.10-12
Jer 48.1-47
Ez 25.8-11
Am 2.1-3
y los insultos con que los hijos de Amón
2.8-11:
Jer 49.1-6
Ez 21.28-32
25.1-7
Am 1.13-15
han deshonrado a mi pueblo. Sé que se han engrandecido sobre su territorio.

9Por lo tanto, vivo yo, que a Moab le pasará lo que a Sodoma, y a los hijos de Amón lo que a Gomorra.
2.9:
Gn 19.24
Será un campo de ortigas y de minas de sal, ¡de perenne destrucción! El remanente de mi pueblo los saqueará, y tomará posesión de sus territorios.»

—Palabra del Señor de los ejércitos, Dios de Israel.

10Esto les sobrevendrá por causa de su soberbia, por insultar y engrandecerse en contra del pueblo del Señor de los ejércitos.

11Las acciones del Señor contra ellos serán terribles, porque destruirá a todos los dioses de la tierra, y todas las naciones se inclinarán ante él, allí donde se encuentren.

12«Ustedes, los etíopes,

2.12:
Is 18.1-7
también sufrirán la muerte ante mi espada.»

13El Señor extenderá su mano contra el norte y destruirá a Asiria,

2.13-15:
Is 10.5-34
14.24-27
Nah 1.1—3.19
y convertirá a Nínive en un montón de ruinas y en árido desierto.

14Los rebaños y los ganados harán de ella su aprisco, y en sus dinteles dormirán los pelícanos, los erizos y todas las bestias del campo. Se oirán trinos en las ventanas, pero en las puertas habrá desolación porque sus paneles de cedro quedarán al descubierto.15¡Así quedará la ciudad alegre, que tan confiada vivía! ¡Así quedará la ciudad que en su corazón decía: «Yo soy única, no hay nadie como yo»! Y, sin embargo, quedará asolada; ¡quedará convertida en una guarida de fieras! Todos los que pasen cerca de ella, se burlarán y le harán señas con la mano.
3

Pecado y redención de Jerusalén

31¡Ay de la ciudad rebelde, contaminada y opresora!

2No quiso escuchar la voz de su Dios, ni recibir su corrección. No confió en el Señor ni se acercó a él.3En sus calles, sus magnates parecen leones rugientes; sus jueces son lobos nocturnos que no dejan un solo hueso para el día siguiente.4Sus profetas son irresponsables y traicioneros; sus sacerdotes contaminan el santuario y falsean la ley.5En sus calles, el Señor es justo y no hace iniquidad; por la mañana saca a luz su juicio, y nunca faltará. Pero el perverso no conoce la vergüenza.

6«Yo permití que las naciones fueran destruidas, y que sus habitaciones quedaran asoladas; yo dejé sus calles desiertas, hasta que no quedó quien pasara por ellas; sus ciudades quedaron asoladas, hasta que no quedó nadie, ni un solo habitante.

7»Yo me dije: “Seguramente esta ciudad me temerá; aceptará ser corregida, y no será destruida su habitación por todo aquello por lo que la castigué.” Pero ellos se apresuraron a corromper todos sus hechos.

8»Por lo tanto, espérenme hasta el día en que me levante para juzgarlos; porque he decidido reunir a las naciones y juntar los reinos para derramar sobre ellos todo mi enojo y el ardor de mi ira. ¡El fuego de mi celo consumirá toda la tierra!»

—Palabra del Señor.

9«Cuando llegue el momento, devolveré a los pueblos la pureza de labios, para que todos invoquen mi nombre y me sirvan con espíritu unánime.

10De allende los ríos de Etiopía mi pueblo esparcido vendrá a adorarme y me traerá ofrendas.

11»Cuando llegue ese día, no tendrás que avergonzarte por ninguna de tus rebeliones contra mí, porque yo quitaré de en medio de ti a los que se alegran por tu soberbia, y nunca más volverás a envanecerte en mi santo monte.

12En medio de ti dejaré a un pueblo humilde y pobre, el cual confiará en mi nombre.13El remanente de Israel no cometerá injusticias ni dirá mentiras, ni habrá entre ellos gente mentirosa,
3.13:
Ap 14.5
porque yo los cuidaré como un pastor, y ellos dormirán sin que nadie los atemorice.»

14¡Canta, hija de Sión!

¡Da voces de júbilo, Israel!

¡Regocíjate de todo corazón, hija de Jerusalén!

15¡El Señor ha apartado tus juicios,

y ha expulsado a tus enemigos!

¡El Señor es el Rey de Israel,

y está en medio de ti!

¡Nunca más verás el mal!

16Cuando llegue el momento, se dirá a Jerusalén: «No temas, Sión; que no se debiliten tus manos.

17El Señor está en medio de ti, y te salvará con su poder; por ti se regocijará y se alegrará; por amor guardará silencio, y con cánticos se regocijará por ti.»

18«Yo reuniré a tus habitantes, a los que por tanto tiempo han tenido que cargar con tu oprobio.

19Cuando llegue el momento, perseguiré a todos tus opresores; salvaré a las ovejas que cojean e iré en busca de las que perdieron el camino. Yo haré que ustedes sean motivo de alabanza, y que gocen de renombre en toda la tierra.

20»Cuando llegue el momento, yo mismo los haré venir. Cuando llegue el momento yo mismo los reuniré. Cuando ponga fin a su cautiverio, lo cual ustedes mismos verán, los haré gozar de renombre y haré que sean motivo de alabanza entre todos los pueblos de la tierra.»

—Palabra del Señor.