Reina Valera Contemporánea (RVRC)
3

Visión del sumo sacerdote Josué

31Luego el ángel me mostró al sumo sacerdote Josué,

3.1:
Esd 5.2
que estaba delante del ángel del Señor. A su mano derecha estaba Satanás, dispuesto a acusarlo.
3.1:
Ap 12.10

2Pero el Señor le dijo a Satanás:

«Yo soy el Señor, y te reprendo

3.2:
Jud 9
a ti, Satanás. Yo he escogido a Jerusalén, y a este hombre lo he rescatado del fuego como a un tizón. Por eso yo, el Señor, te reprendo.»

3Como Josué estaba delante del ángel, y su ropa estaba muy sucia,

4el ángel ordenó a los que estaban a su servicio:

«¡Quítenle esa ropa tan sucia!»

Y a Josué le dijo:

«Date cuenta de que ya te he limpiado de tu pecado, y de que te he vestido con ropas de gala.»

5Después dijo:

«Pongan en su cabeza una mitra limpia.»

Y se le puso una mitra limpia en la cabeza, y se le vistió con ropas de gala. Mientras tanto, el ángel del Señor seguía de pie.

6Luego, el ángel del Señor amonestó a Josué y le dijo:

7«Así dice el Señor de los ejércitos: “Si andas por mis caminos, y cumples con mis ordenanzas, también tú gobernarás mi casa y quedarás a cargo de mis atrios, y te daré un lugar entre los que están aquí.

8Así que escúchame bien, Josué, como sumo sacerdote que eres, lo mismo que tus amigos que se sientan delante de ti, y que son una señal prodigiosa. Voy a hacer que venga mi siervo, el Renuevo.
3.8:
Jer 23.5
33.15
Zac 6.12
9Fíjate en la piedra que he puesto ante ti; como puedes ver, tiene siete ojos; voy a poner en ella una inscripción, y en un solo día borraré de la tierra el pecado.

—Palabra del Señor de los ejércitos.

10»”Cuando llegue ese día, cada uno de ustedes invitará a sus amigos a sentarse debajo de su vid y de su higuera.”»

3.10:
Miq 4.4

—Palabra del Señor de los ejércitos.

4

El candelabro de oro y los olivos

41El ángel que hablaba conmigo volvió y me despertó, como si me despertara de un sueño,

2y me dijo:

«¿Qué ves?»

Yo respondí:

«Lo que veo es un candelabro, todo él de oro, con un depósito en la parte superior. Por encima del candelabro hay siete lámparas, con siete brazos para cada una de las lámparas que tiene arriba.

3Junto al candelabro hay dos olivos,
4.3:
Ap 11.4
uno de ellos a la derecha del depósito, y el otro a la izquierda.»

4Seguí hablando, y le dije al ángel que hablaba conmigo:

«Y esto, mi señor, ¿qué significa?»

5El ángel que hablaba conmigo me respondió y me dijo:

«¿No sabes lo que significa?»

Y yo le dije:

«No, señor mío.»

6Entonces el ángel me respondió y me dijo:

«Es la palabra del Señor a Zorobabel,

4.6:
Esd 5.2
que le dice: “Yo no actúo por medio de un ejército, ni por la fuerza, sino por medio de mi espíritu.”

»Lo ha dicho el Señor de los ejércitos.

7¿Quién eres tú, monte imponente? ¡Ante Zorobabel quedarás convertido en una llanura! Porque él extraerá la piedra principal entre aclamaciones a su belleza.»

8La palabra del Señor vino a mí, y me dijo:

9«Zorobabel mismo echará los cimientos de esta casa, y con sus propias manos la terminará. Así sabrás que el Señor de los ejércitos me ha enviado a ustedes.

10Porque los que se burlaron de los modestos comienzos se alegrarán al ver la plomada en la mano de Zorobabel. Estos son los siete ojos del Señor,
4.10:
Ap 5.6
los cuales recorren toda la tierra.»

11Yo seguí hablando, y le dije:

«Y estos dos olivos

4.11:
Ap 11.4
a la derecha y a la izquierda del candelabro, ¿qué significan?»

12Y volví a hablar, y le dije:

«¿Qué significan las dos ramas de olivo, por cuyos brazos de oro se vierte el aceite como oro?»

13Y el ángel me respondió:

«¿No sabes lo que significan?»

Y le dije:

«No lo sé, mi señor.»

14Y me respondió:

«Estos son los dos ungidos que están delante del Señor de toda la tierra.»

5

El rollo en vuelo

51Levanté la mirada una vez más, y vi un rollo que volaba.

2El ángel me preguntó:

«¿Qué es lo que ves?»

Y le respondí:

«Veo un rollo que vuela, de nueve metros de largo por cuatro y medio metros de ancho.»

3Entonces el ángel me dijo:

«Esta es la maldición que caerá sobre toda la faz de la tierra. Todo el que hurta será destruido (como está escrito de un lado del rollo); y todo aquel que jura falsamente también será destruido (como está escrito del otro lado del rollo).

4Yo he dejado caer esta maldición sobre la casa del ladrón, y sobre la casa del que en mi nombre jura falsamente; y en medio de su casa permanecerá, hasta consumirla con sus maderas y sus piedras.»

—Palabra del Señor de los ejércitos.

La mujer dentro de la medida

5Luego el ángel que hablaba conmigo salió y me dijo:

«Levanta la vista ahora, y fíjate en lo que está saliendo.»

6Yo dije:

«¿Qué cosa es?»

Y él me dijo:

«Esto que sale es una medida.»

Y añadió:

«Esta medida representa la iniquidad de ellos en toda la tierra.»

7Entonces se levantó la tapa de plomo, y dentro de la medida estaba sentada una mujer.

8El ángel dijo:

«Esta es la Maldad.»

Y dicho esto, arrojó a la mujer dentro de la medida, y enseguida cubrió esta con la tapa de plomo.

9Levanté luego la mirada, y vi que dos mujeres salían, agitando el aire con sus alas, las cuales eran como de cigüeña. Las mujeres levantaron la medida entre la tierra y los cielos.

10Yo le dije al ángel que hablaba conmigo:

«¿A dónde llevan la medida?»

11Y él me respondió:

«La llevan a Babilonia, donde le edificarán un templo. En cuanto lo edifiquen, pondrán la medida sobre una base.»