Reina Valera Contemporánea (RVRC)
6

Mutuo encanto del esposo y de la esposa

61«Dinos tú, bella mujer,

¿a dónde se ha ido tu amado?

¿A dónde se apartó tu amado,

para que contigo vayamos a buscarlo?»

2«Mi amado está ahora en su jardín,

entre los surcos de las especias;

se recuesta en los jardines y recoge lirios.

3Yo soy de mi amado, y mi amado es mío;

¡él se recuesta entre los lirios!»

4Eres hermosa como Tirsa, amiga mía,

y deseable como Jerusalén;

¡majestuosa como las huestes celestiales!

5¡Desvía de mí tus miradas,

que tus ojos me subyugan!

Son tus cabellos como las cabritas

que descienden de los montes de Galaad.

6Comparables son tus dientes

a un rebaño de blancas ovejas.

Todas ellas tienen su pareja;

ningún espacio dejan vacío.

7Tus mejillas son dos gajos de granada

que se asoman tras el velo.

8Puede haber sesenta reinas,

y hasta ochenta concubinas

y un sinnúmero de doncellas,

9pero la paloma que poseo

es única y perfecta.

Es la hija única y predilecta

de la madre que la vio nacer.

Las doncellas la ven, y la bendicen;

¡las reinas y las concubinas la alaban!

10¿Quién es esta que aparece

como la luz de un nuevo día?

Bella es, como la luna;

también radiante, como el sol;

¡majestuosa como las huestes celestiales!

11Yo bajé al jardín de los nogales,

para contemplar los frutos del valle

y ver si ya brotaban las vides

y florecían los granados;

12¡pero antes de darme cuenta

me vi entre los carros de Aminadab!

13¡Regresa, Sulamita, regresa!

¡Regresa, que deseamos contemplarte!

¿Pero qué desean ver en la Sulamita?

¿Acaso una danza de dos campamentos?