Reina Valera Contemporánea (RVRC)
13

131Todos debemos someternos a las autoridades, pues no hay autoridad que no venga de Dios. Las autoridades que hay han sido establecidas por Dios.

2Por lo tanto, aquel que se opone a la autoridad, en realidad se opone a lo establecido por Dios, y los que se oponen acarrean condenación sobre ellos mismos.3Porque los gobernantes no están para infundir temor a los que hacen lo bueno, sino a los que hacen lo malo. ¿Quieres vivir sin miedo a la autoridad? Haz lo bueno, y tendrás su aprobación,4pues la autoridad está al servicio de Dios para tu bien. Pero si haces lo malo, entonces sí debes temer, porque no lleva la espada en vano, sino que está al servicio de Dios para darle su merecido al que hace lo malo.5Por lo tanto, es necesario que nos sujetemos a la autoridad, no solo por causa del castigo, sino también por motivos de conciencia.6Por eso mismo ustedes pagan los impuestos, porque los gobernantes están al servicio de Dios y se dedican a gobernar.7Paguen a todos lo que deban pagar, ya sea que deban pagar tributo, impuesto, respeto u honra.
13.6-7:
Mt 22.21
Mc 12.17
Lc 20.25

8No tengan deudas con nadie, aparte de la deuda de amarse unos a otros; porque el que ama al prójimo, ha cumplido la ley.

9Los mandamientos: «No adulterarás»,
13.9:
Ex 20.14
Dt 5.18
«no matarás»,
13.9:
Ex 20.13
Dt 5.17
«no hurtarás»,
13.9:
Ex 20.15
Dt 5.19
«no dirás falso testimonio»,
13.9:
Ex 20.16
Dt 5.20
«no codiciarás»,
13.9:
Ex 20.17
Dt 5.21
y cualquier otro mandamiento, se resume en esta sentencia: «Amarás a tu prójimo como a ti mismo.»
13.9:
Lv 19.18
10El amor no hace daño a nadie. De modo que el amor es el cumplimiento de la ley.

11Hagan todo esto, conscientes del tiempo en que vivimos y de que ya es hora de que despertemos del sueño. Porque nuestra salvación está más cerca de nosotros ahora que cuando creímos.

12La noche ha avanzado, y se acerca el día. Por tanto, desechemos las obras de las tinieblas, y revistámonos de las armas de la luz.13Vivamos con honestidad, como a la luz del día, y no andemos en glotonerías ni en borracheras, ni en lujurias y lascivias, ni en contiendas y envidias.14Más bien, revistámonos del Señor Jesucristo, y no busquemos satisfacer los deseos de la carne.