Reina Valera Contemporánea (RVRC)
46

Dios es nuestro amparo y fortaleza

Al músico principal. De los hijos de Coré. Cántico sobre Alamot.

461Dios es nuestro amparo y fortaleza,

nuestro pronto auxilio en todos los problemas.

2Por eso no tenemos ningún temor.

Aunque la tierra se estremezca,

y los montes se hundan en el fondo del mar;

3aunque sus aguas bramen y se agiten,

y los montes tiemblen ante su furia.

4Los afluentes del río alegran la ciudad de Dios,

el santuario donde habita el Altísimo.

5Dios está en medio de la ciudad;

por eso, la ciudad no será conmovida;

ya en la mañana Dios le brinda su ayuda.

6Braman las naciones, se tambalean los reinos,

pero Dios habla y la tierra se derrite.

7¡Con nosotros está el Señor de los ejércitos!

¡Nuestro refugio es el Dios de Jacob!

8¡Vengan a ver las grandes obras del Señor!

¡Ha sembrado en la tierra gran desolación!

9¡Ha puesto fin a las guerras en los confines de la tierra!

¡Ha roto los arcos y despedazado las lanzas!

¡Ha arrojado al fuego los carros de guerra!

10«¡Alto! ¡Reconozcan que yo soy Dios!

¡Las naciones me exaltan! ¡La tierra me enaltece!»

11¡Con nosotros está el Señor de los ejércitos!

¡Nuestro refugio es el Dios de Jacob!

47

Dios, el Rey de toda la tierra

Al músico principal. Salmo de los hijos de Coré.

471Pueblos todos, ¡agiten las manos!

¡Aclamen a Dios con voces de júbilo!

2El Señor, el Altísimo, es en verdad temible;

¡es el gran Rey de toda la tierra!

3El Señor humillará bajo nosotros a los pueblos;

pondrá a las naciones bajo nuestros pies.

4Escogió para nosotros la tierra que habitamos;

¡es el orgullo de Jacob, a quien amó!

5Dios, el Señor, se ha entronizado

entre aclamaciones y sonido de trompetas.

6¡Cantemos salmos a nuestro Dios!

¡Cantemos salmos a nuestro Rey!

7¡Cantémosle un salmo digno de él,

porque Dios es el Rey de toda la tierra!

8¡Dios reina ya sobre las naciones!

¡Dios ocupa ya su santo trono!

9Los príncipes de los pueblos se reúnen

con el pueblo del Dios de Abrahán.

10¡Dios merece ser grandemente exaltado,

porque de él son los poderes de la tierra!

48

La gloriosa hermosura de Sión

Cántico. Salmo de los hijos de Coré.

481¡Grande es el Señor, nuestro Dios!

¡Digno es de grandes alabanzas

en su ciudad, en su santo monte!

2Hermosa colina es el monte Sión,

situada al norte de la ciudad del gran Rey;

48.2:
Mt 5.35

¡es motivo de gozo en toda la tierra!

3Dentro de sus fortificaciones

Dios es reconocido como un refugio seguro.

4Los reyes de la tierra se reunieron

y juntos avanzaron contra la ciudad,

5pero al verla quedaron perplejos,

y desconcertados, huyeron presurosos.

6Allí mismo les sobrevino gran temblor;

¡se retorcían de dolor, como parturientas!

7¡Y es que tú, con el viento solano,

destrozaste las naves de Tarsis!

8Lo que antes oímos, ahora lo hemos visto

en la ciudad de nuestro Dios,

en la ciudad del Señor de los ejércitos:

¡Dios afirmará su ciudad para siempre!

9Dios nuestro, dentro de tu templo

nos acordamos de tu misericordia.

10Dios nuestro, tu nombre es digno de loor

hasta los confines de la tierra;

con tu diestra prodigas justicia;

11por tus juicios se alegra el monte Sión

y se regocijan las ciudades de Judá.

12Recorran los alrededores de Sión;

paseen por ella y cuenten sus torres.

13Observen con atención sus murallas;

fíjense en sus fortificaciones,

para que puedan decir a los que están por nacer:

14«¡Este es nuestro Dios, ahora y para siempre!

¡El Dios nuestro nos guiará más allá de la muerte!»