Reina Valera Contemporánea (RVRC)
32

La dicha del perdón

Salmo de David. Masquil.

321Dichoso aquel cuyo pecado es perdonado,

y cuya maldad queda absuelta.

2Dichoso aquel a quien el Señor

ya no acusa de impiedad,

32.1-2:
Ro 4.7-8

y en el que no hay engaño.

3Mientras callé, mis huesos envejecieron,

pues todo el día me quejaba.

4De día y de noche me hiciste padecer;

mi lozanía se volvió aridez de verano.

5Te confesé mi pecado; no oculté mi maldad.

Me dije: «Confesaré al Señor mi rebeldía»,

y tú perdonaste la maldad de mi pecado.

32.5:
2 S 12.13

6Por eso, todos tus fieles orarán a ti

mientras puedas ser hallado.

Aunque sufran una gran inundación,

las aguas no los alcanzarán.

7¡Tú eres mi refugio!

¡Tú me libras de la angustia!

¡Tú me rodeas con cánticos de libertad!

8«Yo te voy a hacer que entiendas.

Voy a enseñarte el camino que debes seguir,

y no voy a quitarte los ojos de encima.

9No seas como los caballos ni como las mulas,

que no quieren obedecer,

y que hay que sujetarlos con la brida y el freno,

pues de lo contrario no se acercan a su amo.»

10Al malvado le esperan muchas aflicciones,

pero la misericordia del Señor acompaña

a todos los que confían en él.

11Ustedes, los hombres justos,

¡alégrense y regocíjense en el Señor!

Y ustedes, los de recto corazón,

¡canten todos llenos de alegría!