Reina Valera Contemporánea (RVRC)
19

Las obras y la palabra de Dios

Al músico principal. Salmo de David.

191Los cielos proclaman la gloria de Dios;

el firmamento revela la obra de sus manos.

2Un día se lo cuenta al otro día;

una noche se lo enseña a la otra noche.

3Sin palabras, sin sonidos,

sin que se escuche una sola voz,

4su mensaje recorre toda la tierra

y llega al último rincón del mundo,

19.4:
Ro 10.18

en donde el sol pasa la noche.

5Y el sol, cual novio que sale del tálamo,

cual si fuera un poderoso guerrero,

se levanta alegre para hacer su recorrido.

6Sale por un extremo de los cielos,

y sigue su curso hasta el otro extremo,

sin que nada se esconda de su calor.

7La ley del Señor es perfecta: reanima el alma.

El testimonio del Señor es firme: da sabiduría al ingenuo.

8Los preceptos del Señor son rectos: alegran el corazón.

El mandamiento del Señor es puro: da luz a los ojos.

9El temor del Señor es bueno: permanece para siempre.

Los decretos del Señor son verdaderos, y todos ellos justos.

10Son más deseables que el oro refinado

y más dulces que la miel que destila del panal.

11Con ellos, Señor, amonestas a tu siervo,

y recompensas grandemente a quien los cumple.

12¿Acaso hay quien reconozca sus propios errores?

¡Perdóname por los que no puedo recordar!

13¡No permitas que la soberbia

domine a este siervo tuyo!

¡Líbrame de cometer grandes pecados,

y nadie podrá entonces culparme de nada!

14Tú, Señor, eres mi roca y mi redentor;

¡agrádate de mis palabras y de mis pensamientos!

20

Oración en que se pide la victoria

Al músico principal. Salmo de David.

201Que el Señor te oiga en momentos de angustia;

que te defienda el Nombre, el Dios de Jacob.

2Que desde su templo te envíe su ayuda;

que desde Sión te brinde su apoyo.

3Que tome en cuenta tus ofrendas

y acepte con agrado tus holocaustos.

4Que responda a los deseos de tu corazón

y te conceda todas tus peticiones.

5¡Nos llenará de gozo el verte victorioso,

y en el nombre del Dios nuestro alzaremos las banderas!

¡Que el Señor responda a todas tus plegarias!

6Ahora sé que el Señor salvará a su ungido,

que lo escuchará desde su santo cielo,

y que con su diestra poderosa le dará la victoria.

7Algunos confían en sus carros de guerra;

otros confían en su caballería,

pero nosotros confiamos en el Nombre,

¡confiamos en el Señor, nuestro Dios!

8Unos y otros flaquean, y caen por tierra,

pero nosotros nos mantenemos erguidos y en pie.

9Señor, ¡concede al rey la victoria!

¡Respóndenos cuando te invoquemos!

21

Alabanza por haber sido librado del enemigo

Al músico principal. Salmo de David.

211Señor, el rey se alegra por tu poder;

grande es su gozo por tu salvación.

2Le has concedido los deseos de su corazón;

le has concedido todas sus peticiones.

3Lo has recibido con grandes bendiciones;

lo has coronado con fina corona de oro.

4Te pidió muchos años de vida,

y tú se los concediste.

5Le concediste además honra y grandeza;

por eso él se gloría en tu salvación.

6Lo has bendecido para siempre;

con tu presencia lo has llenado de alegría.

7El rey confía en ti, Señor;

confía en tu misericordia, Dios altísimo;

¡por eso nunca será derrocado!

8Su mano derribará a todos sus enemigos;

su diestra destruirá a quienes lo aborrecen.

9Cuando tú, Señor, te manifiestes,

los convertirás en un horno encendido;

en tu enojo los harás pedazos,

y con tu fuego acabarás con ellos.

10Borrarás de la tierra a sus descendientes,

y ninguno de ellos quedará con vida.

11Ellos tramaron hacerte daño;

maquinaron insidias, pero no prevalecerán.

12Tú los pondrás en retirada

cuando dispares contra ellos tus flechas.

13¡Enaltece, Señor, tu gran poder,

y celebraremos con salmos tu victoria!