Reina Valera Contemporánea (RVRC)
13

Plegaria que pide ayuda en la aflicción

Al músico principal. Salmo de David.

131¿Hasta cuándo, Señor?

¿Hasta cuándo me ocultarás tu rostro?

¿Te olvidarás de mí para siempre?

2¿Hasta cuándo debo estar angustiado,

y andar triste todo el día?

¿Hasta cuándo mi adversario me dominará?

3Señor y Dios mío, mírame y respóndeme;

ilumina mis ojos, y manténme con vida.

4Que no diga mi adversario que logró vencerme.

¡Se burlará de mí si acaso caigo!

5Yo confío en tu misericordia;

mi corazón se alegra en tu salvación.

6Te cantaré salmos, Señor,

porque tú siempre buscas mi bien.

14

Insensatez y maldad humana

(Sal 53.1-6)

Al músico principal. Salmo de David.

141Dentro de sí dicen los necios:

«Dios no existe.»

Corrompidos están. Sus hechos son repugnantes.

No hay nadie que haga el bien.

2Desde el cielo, observa el Señor a la humanidad,

para ver si hay alguien con sabiduría,

que busque a Dios.

3Pero todos se han desviado;

todos a una se han corrompido.

No hay nadie que haga el bien;

¡ni siquiera hay uno solo!

14.1-3:
Ro 3.10-12

4¿Acaso no piensan esos malhechores,

que devoran a mi pueblo como si fuera pan,

y jamás invocan al Señor?

5¡Pues van a temblar de miedo;

porque Dios está a favor de los justos!

6Los malvados se burlan de los pobres,

porque ellos ponen su esperanza en el Señor.

7¡Que venga de Sión la salvación de Israel!

Cuando el Señor haga volver a su pueblo cautivo,

¡se alegrará Jacob, se regocijará Israel!

15

Para habitar en el monte de Dios

Salmo de David.

151Señor, ¿quién puede vivir en tu templo?

¿Quién puede habitar en tu santo monte?

2El que vive rectamente y practica la justicia,

el que es sincero consigo mismo,

3el que no calumnia con la lengua,

ni perjudica a sus amigos,

ni procura el mal de su vecino;

4el que desprecia al que Dios desprecia,

pero honra al que da honra a Dios;

el que cumple sus promesas aunque salga perjudicado.

5El que no presta dinero con interés,

ni acepta soborno en contra del inocente.

El que así vive, jamás caerá.