Reina Valera Contemporánea (RVRC)
123

Súplica por la bondad de Dios

Cántico gradual.

1231Hacia ti, Señor, levanto mis ojos;

hacia ti, que habitas en los cielos.

2Nuestros ojos están puestos en ti,

Señor y Dios nuestro,

como los ojos de los siervos y las siervas

que miran atentos a sus amos y sus amas;

¡esperamos que nos muestres tu bondad!

3Muéstranos tu bondad, Señor;

¡muéstranos tu bondad!

¡Ya estamos cansados de que nos desprecien!

4¡Ya estamos cansados de tantas burlas

por parte de quienes todo lo tienen!

¡Cansados de que los soberbios nos menosprecien!

124

Nuestra ayuda viene del Señor

Cántico gradual. De David.

1241Si el Señor no hubiera estado de nuestro lado

—que lo reconozca el pueblo de Israel—,

2si el Señor no hubiera estado de nuestro lado

cuando todo el mundo se levantó contra nosotros,

3nos habrían tragado vivos,

pues su furia contra nosotros los quemaba;

4¡nos habrían arrastrado como una inundación!,

¡nos habrían sepultado como un torrente!,

5¡nos habrían ahogado como aguas impetuosas!

6¡Bendito sea el Señor,

que no nos dejó caer en sus fauces!

7¡Escapamos como escapa el ave de la red!

¡La red se abrió, y nosotros escapamos!

8Nuestra ayuda viene del Señor,

creador del cielo y de la tierra.

125

Dios protege a su pueblo

Cántico gradual.

1251Los que confían en el Señor

son semejantes al monte Sión,

que jamás se mueve,

que siempre está en su lugar.

2Son también semejantes a Jerusalén

que está rodeada de montes:

¡la protección del Señor rodea a su pueblo

desde ahora y para siempre!

3Jamás se impondrá el cetro de los impíos

sobre el país de los justos,

para que los justos no caigan en la maldad.

4Señor, bendice a los que hacen el bien,

a los que son de recto corazón.

5Pero castiga, Señor, a los que se apartan de ti;

¡recházalos junto con los malhechores!

¡Que haya paz en Israel!