Reina Valera Contemporánea (RVRC)
121

El Señor es tu protector

Cántico gradual.

1211Elevo mis ojos a los montes;

¿de dónde vendrá mi socorro?

2Mi socorro viene del Señor,

creador del cielo y de la tierra.

3El Señor no dejará que resbales;

el que te cuida jamás duerme.

4Toma en cuenta que nunca duerme

el protector de Israel.

5El Señor es tu protector;

el Señor es como tu sombra:

¡siempre está a tu mano derecha!

6Ni el sol te fatigará de día,

ni la luna te agobiará en la noche.

7El Señor te librará de todo mal;

el Señor protegerá tu vida.

8El Señor te estará vigilando

cuando salgas y cuando regreses,

desde ahora y hasta siempre.

122

Oración por la paz de Jerusalén

Cántico gradual. De David.

1221Yo me alegro con los que me dicen:

«Vamos a la casa del Señor.»

2Ya nuestros pies se dan prisa;

¡ya estamos, Jerusalén, ante tus puertas!

3La ciudad de Jerusalén fue construida

como centro de reunión de la comunidad.

4Todas las tribus del Señor llegan a ella,

cumpliendo con la orden dada a Israel

de alabar allí el nombre del Señor.

5Allí se encuentran los tribunales de justicia;

allí está el trono de la casa de David.

6Pidamos por la paz de Jerusalén,

y porque prosperen los que te aman.

7Que haya paz dentro de tus murallas,

y se respire tranquilidad en tus palacios.

8Por mis hermanos y mis compañeros,

ruego a Dios que haya paz en ti.

9Por el templo del Señor nuestro Dios,

pido a Dios que te dé bienestar.

123

Súplica por la bondad de Dios

Cántico gradual.

1231Hacia ti, Señor, levanto mis ojos;

hacia ti, que habitas en los cielos.

2Nuestros ojos están puestos en ti,

Señor y Dios nuestro,

como los ojos de los siervos y las siervas

que miran atentos a sus amos y sus amas;

¡esperamos que nos muestres tu bondad!

3Muéstranos tu bondad, Señor;

¡muéstranos tu bondad!

¡Ya estamos cansados de que nos desprecien!

4¡Ya estamos cansados de tantas burlas

por parte de quienes todo lo tienen!

¡Cansados de que los soberbios nos menosprecien!