Reina Valera Contemporánea (RVRC)
24

241Cuando Balaam se dio cuenta de que al Señor le parecía bien que él bendijera a Israel, ya no recurrió a las artes de hechicería, como lo había hecho la primera y la segunda vez, sino que dirigió la mirada hacia el desierto.

2Al levantar la vista, pudo ver a Israel asentado por orden tribal. Entonces el espíritu de Dios vino sobre él,3y él pronunció estas palabras proféticas:

«Así dice Balaam hijo de Beor;

así dice el hombre de penetrante mirada;

4así dice el que oye la voz de Dios,

el que recibe visiones del Omnipotente,

el que postrado mantiene abiertos los ojos:

5»¡Qué hermosas son tus tiendas, Jacob!

¡Qué hermosas son tus habitaciones, Israel!

6Expandidas, como los arroyos;

como los huertos a la vera del río,

como los áloes que el Señor ha plantado,

como los cedros cercanos a las aguas.

7De sus afluentes mana agua en abundancia;

sus semillas estarán bien regadas.

Su rey es más importante que Agag,

y su reinado será enaltecido.

8»Dios lo sacó de Egipto,

y le infundió las fuerzas de un búfalo.

Devorará a las naciones enemigas,

les desmenuzará los huesos,

y las traspasará con sus saetas.

9Se pone al acecho, como un león;

se agazapa como leona: ¿quién lo azuzará?

24.9:
Gn 49.9

¡Benditos sean quienes lo bendigan!

¡Malditos sean quienes lo maldigan!»

24.9:
Gn 12.3

Profecía de Balaam

10En ese instante la ira de Balac se encendió contra Balaam, y agitando las manos le dijo:

«Yo te hice venir para que maldijeras a mis enemigos, ¡y ya van tres veces que los bendices!

11¡Mejor lárgate a tu casa! Yo había prometido colmarte de riquezas, pero es el Señor quien te ha privado de recibirlas.»

12Balaam le respondió:

«¿Acaso no se lo advertí a los mensajeros que me enviaste? Yo les dije:

13“Aun si Balac me da su casa llena de oro y plata, yo no podré desobedecer las órdenes del Señor, ni hacer nada bueno o malo por mi propia voluntad. Yo diré solo aquello que el Señor me ordene decir.”14Como puedes ver, yo estoy regresando a mi pueblo. Pero ven conmigo, que voy a indicarte lo que este pueblo hará con tu pueblo en los últimos tiempos.»

15Y Balaam pronunció estas palabras proféticas:

«Así dice Balaam hijo de Beor;

así dice el hombre de penetrante mirada;

16así dice el que oye la voz de Dios,

el que tiene los conocimientos del Altísimo,

el que recibe visiones del Omnipotente,

el que postrado mantiene abiertos los ojos:

17»Yo lo veré, pero no en este momento;

lo contemplaré, pero no de cerca.

De Jacob saldrá una estrella;

un cetro surgirá en Israel,

que herirá a Moab en las sienes

y descalabrará a todos los hijos de Set.

18Edom será conquistado;

también Seír será tomado por sus enemigos.

Pero Israel realizará grandes proezas.

19De Jacob saldrá un conquistador,

y acabará con los que aún queden en la ciudad.»

20Luego, Balaam se fijó en Amalec, y pronunció estas palabras proféticas:

«Amalec es una nación importante,

pero al final desaparecerá para siempre.»

21Al ver a los quenitas, Balaam pronunció estas palabras proféticas:

«Tú habitas en un lugar seguro;

has construido tu nido en la roca.

22Con todo, quenita, serás echado al fuego,

y Asiria te llevará cautivo.»

23Y Balaam pronunció también estas palabras proféticas:

«¡Ay! ¿Quién podrá seguir con vida

cuando Dios se decida a actuar?

24De las costas de Quitín vendrán naves

que afligirán a Asiria, lo mismo que a Éber,

pues también ellos perecerán para siempre.»

25Dicho esto, Balaam se fue de allí y volvió al lugar de donde había venido, y también Balac se fue por su camino.

25

Israel acude a Baal Pegor

251Mientras Israel estuvo viviendo en Sitín, el pueblo empezó a prostituirse con las mujeres de Moab,

2las cuales invitaban al pueblo a participar en los sacrificios de sus dioses, y el pueblo comía de esos sacrificios y adoraba a esos dioses.3Y como el pueblo acudía a Baal Pegor, el furor del Señor se encendió contra Israel,4y el Señor le dijo a Moisés:

«Toma a todos los príncipes del pueblo, y ahórcalos delante de mí a pleno sol. Solo así mi ira se apartará de Israel.»

5Moisés dijo entonces a los jueces de Israel:

«Mate cada uno de ustedes a los suyos que hayan acudido a Baal Pegor.»

6Mientras los israelitas lloraban a la entrada del tabernáculo de reunión, un israelita llegó y, a la vista de Moisés y de toda la congregación de los israelitas, presentó una madianita a sus hermanos.

7Al ver esto Finés hijo de Eleazar, que era hijo del sacerdote Aarón, se levantó de en medio de la congregación y, con una lanza en la mano,8se lanzó tras aquel israelita. Al llegar a su tienda, con su lanza atravesó por el vientre a los dos, al israelita y a la mujer. Al instante, cesó la mortandad entre los hijos de Israel,9aunque ya habían muerto veinticuatro mil de ellos.

10Entonces el Señor habló con Moisés, y le dijo:

11«Llevado por el celo que yo mismo tengo por mí, Finés hijo de Eleazar, hijo del sacerdote Aarón, ha hecho que mi furor se aparte de los hijos de Israel. Por eso no los he consumido.

12Por lo tanto, dile que yo he establecido ya mi pacto de paz con él.13Tanto él como sus descendientes contarán con el pacto del sacerdocio perpetuo, por haber mostrado celo por su Dios y por haber hecho expiación por los hijos de Israel.»

14El israelita que fue atravesado junto con la madianita se llamaba Zimri hijo de Salu, y era jefe de una familia de la tribu de Simeón.

15La madianita que murió con él se llamaba Cozbi hija de Sur, quien era príncipe de pueblos y padre de familia en Madián.

16El Señor habló con Moisés, y le dijo:

17«Hostilicen a los madianitas, y mátenlos.

18También ellos los hostilizaron a ustedes con sus ardides; los engañaron en relación con Baal Pegor y con su hermana Cozbi, la hija del príncipe de Madián, que por causa de Baal Pegor fue muerta el día de la mortandad.»
26

Censo del pueblo en Moab

261Después de la mortandad, sucedió que el Señor habló con Moisés y Eleazar, el hijo del sacerdote Aarón. Les dijo:

2«Levanten un censo

26.1-51:
Nm 1.1-46
de toda la congregación de todos los hijos de Israel, mayores de veinte años, que pueden salir a pelear por Israel, en el orden de las familias de sus antepasados.»

3Moisés y el sacerdote Eleazar hablaron con los israelitas en los campos de Moab, es decir, junto al Jordán y frente a Jericó. Les dijeron:

4«Cuenten al pueblo mayor de veinte años, tal y como el Señor se lo ordenó a Moisés y a los hijos de Israel que salieron de Egipto.»

5De Rubén, primogénito de Israel, fueron contadas las siguientes familias:

De Enoc, la familia de los enoquitas.

De Falú, la familia de los faluitas.

6De Jesrón, la familia de los jesronitas.

De Carmi, la familia de los carmitas.

7Estas son las familias de los rubenitas. De ellas fueron contados cuarenta y tres mil setecientos treinta hombres.

8Los hijos de Falú: Eliab.

9Los hijos de Eliab: Nemuel, Datán y Abirán. Estos Datán y Abirán fueron los dos del consejo de la congregación que, junto con el grupo de Coré, se rebelaron contra Moisés y Aarón, y contra el Señor,

10cuando la tierra se abrió y se los tragó, a ellos y a Coré, y aquel grupo murió al consumir el fuego a doscientos cincuenta hombres, para que sirviera de escarmiento.11Pero los hijos de Coré no murieron.

12Los hijos de Simeón, en el orden de sus familias:

De Nemuel, la familia de los nemuelitas.

De Jamín, la familia de los jaminitas.

De Jaquín, la familia de los jaquinitas.

13De Zeraj, la familia de los zerajitas.

De Saúl, la familia de los saulitas.

14Estas son las familias de los simeonitas, con un total de veintidós mil doscientos hombres.

15Los hijos de Gad por sus familias:

De Sefón, la familia de los sefonitas.

De Jaguí, la familia de los jaguitas.

De Suni, la familia de los sunitas.

16De Ozní, la familia de los oznitas.

De Eri, la familia de los eritas.

17De Arod, la familia de los aroditas.

De Areli, la familia de los arelitas.

18Estas son las familias de Gad, con un total de cuarenta mil quinientos hombres.

19Los hijos de Judá: Er y Onán.

Er y Onán murieron en la tierra de Canaán.

20Los hijos de Judá, por sus familias, fueron:

De Sela, la familia de los selaítas.

De Fares, la familia de los faresitas.

De Zeraj, la familia de los zerajitas.

21Los hijos de Fares fueron:

De Jesrón, la familia de los jesronitas.

De Jamul, la familia de los jamulitas.

22Estas son las familias de Judá, con un total de setenta y seis mil quinientos hombres.

23Los hijos de Isacar, en el orden de sus familias:

De Tola, la familia de los tolaítas.

De Fuvá, la familia de los fuvaítas.

24De Jasub, la familia de los jasubitas.

De Simerón, la familia de los simeronitas.

25Estas son las familias de Isacar, con un total de sesenta y cuatro mil trescientos hombres.

26Los hijos de Zabulón, en el orden de sus familias:

De Sered, la familia de los sereditas.

De Elón, la familia de los elonitas.

De Yajelel, la familia de los yajelelitas.

27Estas son las familias de los zabulonitas, con un total de sesenta mil quinientos hombres.

28Los hijos de José, en el orden de sus familias:

Manasés y Efraín.

29Los hijos de Manasés:

De Maquir, la familia de los maquiritas. Y Maquir engendró a Galaad.

De Galaad, la familia de los galaaditas.

30Estos son los hijos de Galaad:

De Yézer, la familia de los yezeritas.

De Jélec, la familia de los jelequitas.

31De Asriel, la familia de los asrielitas.

De Siquén, la familia de los siquenitas.

32De Semida, la familia de los semidaítas.

De Jéfer, la familia de los jeferitas.

33Selofejad hijo de Jéfer no tuvo hijos, sino hijas. Los nombres de las hijas de Selofejad fueron Malá, Nogá, Joglá, Milca y Tirsa.

34Estas son las familias de Manasés, con un total de cincuenta y dos mil setecientos hombres.

35Estos son los hijos de Efraín, en el orden de sus familias:

De Sutelaj, la familia de los sutelajitas.

De Bequer, la familia de los bequeritas.

De Taján, la familia de los tajanitas.

36Estos son los hijos de Sutelaj:

De Erán, la familia de los eranitas.

37Estas son las familias de los hijos de Efraín, con un total de treinta y dos mil quinientos hombres. Estos son los hijos de José por sus familias.

38Los hijos de Benjamín, en el orden de sus familias:

De Bela, la familia de los belaítas.

De Asbel, la familia de los asbelitas.

De Ajirán, la familia de los ajiramitas.

39De Sufán, la familia de los sufanitas.

De Jufán, la familia de los jufanitas.

40Los hijos de Bela fueron Ard y Namán.

De Ard, la familia de los arditas.

De Namán, la familia de los namanitas.

41Estos son los hijos de Benjamín, en el orden de sus familias, con un total de cuarenta y cinco mil seiscientos hombres.

42Estos son los hijos de Dan, en el orden de sus familias:

De Suján, la familia de los sujamitas.

Estas son las familias de Dan, en el orden de sus familias.

43De las familias de los sujamitas fueron contados sesenta y cuatro mil cuatrocientos hombres.

44Los hijos de Aser, en el orden de sus familias:

De Imna, la familia de los imnitas.

De Isví, la familia de los isvitas.

De Beria, la familia de los beriaítas.

45Los hijos de Beria:

De Jéber, la familia de los jeberitas.

De Malquiel, la familia de los malquielitas.

46La hija de Aser se llamaba Será.

47Estas son las familias de los hijos de Aser, con un total de cincuenta y tres mil cuatrocientos hombres.

48Los hijos de Neftalí, en el orden de sus familias:

De Yajesel, la familia de los yajeselitas.

De Guni, la familia de los gunitas.

49De Yézer, la familia de los yezeritas.

De Silén, la familia de los silemitas.

50Estas son las familias de Neftalí, en el orden de sus familias, con un total de cuarenta y cinco mil cuatrocientos hombres.

51El total de los hijos de Israel censados fue de seiscientos un mil setecientos treinta hombres.

La repartición de la tierra

52El Señor habló con Moisés, y le dijo:

53«La tierra se repartirá entre estos hombres, según los nombres censados.

54A los que sean más, les darás una propiedad mayor; a los que sean menos, les darás una propiedad menor. Cada uno recibirá su propiedad según el número de hombres censados.55Pero la tierra se repartirá por sorteo, y la recibirán en propiedad según los nombres de las tribus de sus padres.56Según les toque en suerte, la tierra se repartirá entre los que sean más y los que sean menos.»
26.52-56:
Nm 34.13
Jos 14.1-2

Censo de la tribu de Leví

57Los levitas censados según el orden de sus familias fueron estos:

De Guersón, la familia de los guersonitas.

De Coat, la familia de los coatitas.

De Merari, la familia de los meraritas.

58Estas son las familias de los levitas:

la familia de los libnitas,

la familia de los hebronitas,

la familia de los malitas,

la familia de los musitas,

la familia de los coreítas.

Coat fue el padre de Amirán.

59La mujer de Amirán se llamaba Jocabed, hija de Leví, y le nació a Leví en Egipto. Esta Jocabed fue la madre de Aarón, Moisés y María, y el padre de ellos fue Amirán.60Aarón fue el padre de Nadab, Abiú, Eleazar e Itamar.
26.60:
Nm 3.2
61Nadab y Abiú murieron por haber ofrecido fuego extraño delante del Señor.
26.61:
Lv 10.1-2
Nm 3.4

62Los levitas censados fueron veintitrés mil hombres, todos ellos mayores de un mes. No fueron contados entre los hijos de Israel porque no recibieron ninguna propiedad entre los hijos de Israel.

Caleb y Josué sobreviven

63Estos son los israelitas censados por Moisés y el sacerdote Eleazar en los campos de Moab, junto al Jordán y frente a Jericó.

64Ninguno de ellos era de los que fueron contados por Moisés y el sacerdote Aarón en el desierto de Sinaí.65Y es que el Señor había dicho acerca de ellos: Morirán en el desierto.
26.65:
Nm 14.26-35
Así que ninguno de ellos quedó con vida, excepto Caleb hijo de Yefune y Josué hijo de Nun.