Reina Valera Contemporánea (RVRC)
7

Nehemías designa dirigentes

71»Cuando terminamos de reconstruir la muralla y colocamos las puertas, designamos a los porteros, cantores y levitas.

2Además, escogí a mi hermano Jananí y a Jananías, un hombre recto y temeroso de Dios como ningún otro, que era jefe de la fortaleza de Jerusalén,3y les dije: “Las puertas de Jerusalén no deben abrirse antes de que el sol caliente. Aunque haya gente que quiera entrar, cierren bien las puertas y corran los cerrojos.”

»Luego, de entre los que vivían en Jerusalén escogí guardias, para que vigilaran por turnos el frente de sus casas.

4Esta decisión la tomé porque nuestra ciudad estaba muy extendida pero poco habitada, pues muchas casas todavía no se habían reconstruido.

5»Entonces el Señor me llevó a reunir a los nobles y oficiales, y al pueblo en general, para que fueran empadronados según su genealogía. Hallé el libro genealógico de los israelitas que habían vuelto antes, y allí encontré anotados los siguientes nombres,

6y la lista de la gente que Nabucodonosor había llevado cautiva a Babilonia y que ahora volvían a Jerusalén y a Judá, cada uno a su ciudad.»

Los que volvieron con Zorobabel

(Esd 2.1-70)

7Los jefes que volvieron con Zorobabel fueron: Josué, Nehemías, Azarías, Raamías, Najamaní, Mardoqueo, Bilsán, Misperet, Bigvay, Nejún y Baná.

El número de los israelitas fue el siguiente:

8Los descendientes de Paros: dos mil ciento setenta y dos.

9Los descendientes de Sefatías: trescientos setenta y dos.

10Los descendientes de Araj: seiscientos cincuenta y dos.

11Los descendientes de Pajat Moab, que fueron hijos de Josué y de Joab: dos mil ochocientos dieciocho.

12Los descendientes de Elam: mil doscientos cincuenta y cuatro.

13Los descendientes de Zatu: ochocientos cuarenta y cinco.

14Los descendientes de Zacay: setecientos sesenta.

15Los descendientes de Binúi: seiscientos cuarenta y ocho.

16Los descendientes de Bebay: seiscientos veintiocho.

17Los descendientes de Azgad: dos mil seiscientos veintidós.

18Los descendientes de Adonicán: seiscientos sesenta y siete.

19Los descendientes de Bigvay: dos mil sesenta y siete.

20Los descendientes de Adín: seiscientos cincuenta y cinco.

21Los descendientes de Ater, hijo de Ezequías: noventa y ocho.

22Los descendientes de Jasún: trescientos veintiocho.

23Los descendientes de Besay: trescientos veinticuatro.

24Los descendientes de Jarif: ciento doce.

25Los descendientes de Gabaón: noventa y cinco.

26Los varones de Belén y de Netofa: ciento ochenta y ocho.

27Los varones de Anatot: ciento veintiocho.

28Los varones de Bet Azmávet: cuarenta y dos.

29Los varones de Quiriat Yearín: Cafira y Berot, setecientos cuarenta y tres.

30Los varones de Ramá y de Geba: seiscientos veintiuno.

31Los varones de Micmas: ciento veintidós.

32Los varones de Betel y de Hai: ciento veintitrés.

33Los varones del otro Nebo: cincuenta y dos.

34Los descendientes del otro Elam: mil doscientos cincuenta y cuatro.

35Los descendientes de Jarín: trescientos veinte.

36Los descendientes de Jericó: trescientos cuarenta y cinco.

37Los descendientes de Lod, Jadid y Onó: setecientos veintiuno.

38Los descendientes de Sená: tres mil novecientos treinta.

39Los sacerdotes:

Los descendientes de Jedaías, de la familia de Josué: novecientos setenta y tres.

40Los descendientes de Imer: mil cincuenta y dos.

41Los descendientes de Pasjur: mil doscientos cuarenta y siete.

42Los descendientes de Jarín: mil diecisiete.

43Los levitas:

Los descendientes de Josué y de Cadmiel, de la familia de Hodavías: setenta y cuatro.

44Los cantores:

Los descendientes de Asaf: ciento cuarenta y ocho.

45Los porteros:

Los descendientes de Salún, de Ater, de Talmón, de Acub, de Jatitá, y de Sobay: ciento treinta y ocho en total.

46Los sirvientes del templo:

Los descendientes de Sijá, de Jasufá, de Tabaot,

47de Queros, de Sigá, de Padón,48de Lebana, de Jagabá, de Salmay,49de Janán, de Gidel, de Gajar,50de Reaía, de Resín, de Necoda,51de Gazán, de Uzá, de Paseaj,52de Besay, de Mehunim, de Nefusín,53de Bacbuc, de Jacufá, de Jarjur,54de Bazlut, de Mejidá, de Jarsá,55de Barcos, de Sísara, de Tema,56de Nezía, y de Jatifá.

57Los descendientes de los siervos de Salomón:

Los descendientes de Sotay, de Soferet, de Perida,

58de Jalá, de Darcón, de Gidel,59de Sefatías, de Jatil, de Poquéret Hasebayin, de Amón.

60Todos los sirvientes del templo y los descendientes de los siervos de Salomón: trescientos noventa y dos.

61Hubo otros que también volvieron a Jerusalén, y que provenían de Tel Melaj, Tel Jarsá, Querub, Adón e Imer, pero que no pudieron demostrar su genealogía ni la de sus padres, ni si eran o no israelitas.

62Eran descendientes de Delaía, de Tobías y de Necoda: seiscientos cuarenta y dos en total.

63De los sacerdotes: los hijos de Jabaías, de Cos y de Barzilay. Este se casó con una de las hijas de Barzilay el galaadita, y tomó el nombre de la familia de ella.

64Estos buscaron en vano el registro de sus genealogías, y como no lo hallaron, fueron excluidos del sacerdocio.65Entonces el gobernador les prohibió comer de las cosas sagradas hasta que hubiera un sacerdote que pudiera consultar con el Urim y el Tumim.
7.65:
Ex 28.30
Dt 33.8

66El total de la comunidad era de cuarenta y dos mil trescientas sesenta personas,

67sin tomar en cuenta a los siervos, hombres y mujeres, que sumaban siete mil trescientos treinta y siete, entre los cuales había doscientos cuarenta y cinco cantores y cantoras.68Llevaban setecientos treinta y seis caballos, doscientas cuarenta y cinco mulas;69cuatrocientos treinta y cinco camellos y seis mil setecientos veinte asnos.

70Algunos jefes de las familias más importantes dieron sus ofrendas para la obra de reconstrucción. El gobernador entregó al tesoro mil dracmas de oro, cincuenta tazones y quinientas treinta vestiduras sacerdotales.

71Los jefes de familia aportaron al tesoro ciento sesenta kilos de oro y mil doscientos diez kilos de plata.

72El resto del pueblo entregó ciento sesenta kilos de oro, mil cien kilos de plata y sesenta y siete vestiduras sacerdotales.

73Los sacerdotes, los levitas, los porteros, los cantores, parte del pueblo, los sirvientes del templo, y el resto de los israelitas, habitaron sus respectivas ciudades.

7.73:
1 Cr 9.2
Neh 11.3

En el séptimo mes del año, todos los israelitas se habían establecido ya en sus ciudades.

8

Esdras lee la ley al pueblo

81Todo el pueblo se reunió como un solo hombre en la plaza que está frente a la Puerta de las Aguas, y le rogaron al escriba Esdras que llevara el libro de la ley de Moisés, que el Señor le había dado al pueblo de Israel.

2Era el día primero del mes séptimo del año. Entonces Esdras, que también era sacerdote, llevó el libro y lo mostró a todo el pueblo y a todos los que podían entender, lo mismo a hombres que a mujeres,3y desde el alba hasta el mediodía lo leyó en la plaza que está frente a la Puerta de las Aguas. Todo el pueblo escuchaba con mucha atención la lectura del libro de la ley,4y para que todos escucharan mejor Esdras se subió a un estrado de madera hecho a propósito. A su derecha estaban Matatías, Semá, Anías, Urías, Hilcías y Maseías; a su izquierda estaban Pedaías, Misael, Malquías, Jasún, Jasbadana, Zacarías y Mesulán.

5Esdras abrió el libro ante todo el pueblo, y como él estaba por encima de los presentes, todos lo vieron y prestaron mucha atención.

6Entonces Esdras bendijo la grandeza del Señor, y el pueblo, con las manos hacia el cielo, respondió a una sola voz: «¡Amén! ¡Amén!» Luego, todos se inclinaron hasta el suelo y adoraron al Señor.

7Mientras la ley era leída, los levitas Josué, Bani, Serebías, Jamín, Acub, Sabetay, Hodías, Maseías, Kelita, Azarías, Yozabad, Janán y Pelaía explicaban al pueblo la lectura, y el pueblo estaba tan interesado que no se movía de su lugar.

8Y es que la lectura de la ley se hacía con mucha claridad, y se recalcaba todo el sentido, de modo que el pueblo pudiera entender lo que escuchaba.

9Como todo el pueblo lloraba al escuchar las palabras de la ley, el gobernador Nehemías, el sacerdote y escriba Esdras, y los levitas que explicaban al pueblo el sentido de la ley, dijeron:

«Este día está consagrado al Señor, nuestro Dios. No hay razón para que lloren y se pongan tristes.»

10También dijeron:

«Vayan y coman bien, y tomen un buen vino, pero compartan todo con los que nada tienen. Este día está consagrado a nuestro Señor, así que no estén tristes. El gozo del Señor es nuestra fuerza.»

11También los levitas animaban al pueblo y le decían:

«Ya no lloren. No estén tristes, porque hoy es un día sagrado.»

12Entonces todo el pueblo se fue a comer y a beber, y a compartir su comida; y pasaron el día muy alegres, pues habían entendido las explicaciones que les habían dado.

13Al día siguiente, los jefes de familias de todo el pueblo, y los sacerdotes y los levitas, se reunieron con el escriba Esdras para que les explicara las palabras de la ley,

14y en el libro que el Señor les había dado por medio de Moisés encontraron una ley, la cual decía que en el séptimo mes del año debía celebrarse una fiesta solemne, durante la cual todos los israelitas debían vivir siete días en enramadas.15Esta ley debía pregonarse por todas las ciudades, y en Jerusalén, y la orden era:

«Salgan a los montes y corten ramas de olivo silvestre, y ramas de arrayán, y hojas de palmeras y de todo árbol frondoso, y hagan unas cabañas, como está escrito.»

8.14-15:
Lv 23.33-36,39-43
Dt 16.13-15

16El pueblo salió a cortar ramas para hacer las cabañas. Algunos las hicieron en las azoteas de sus casas; otros las pusieron en sus patios, o en el patio del templo, o en la plaza de la Puerta de las Aguas, y hasta en la plaza de la Puerta de Efraín.

17Todos los israelitas que habían vuelto del cautiverio armaron sus cabañas y durmieron allí, pues desde los días de Josué hijo de Nun hasta ese día no habían cumplido con este mandato, y ahora que lo cumplían sentían una gran alegría.18Durante siete días celebraron la fiesta con toda solemnidad, y el octavo día se reunieron en una asamblea solemne, conforme a lo establecido. Y todos los días, desde el primero hasta el último, Esdras leía el libro de la ley de Dios.
9

Esdras confiesa los pecados de Israel

91El día veinticuatro del mismo mes, los israelitas volvieron a reunirse para ayunar, vestidos con ropas ásperas y con la cabeza cubierta de polvo.

2Para entonces los israelitas ya habían apartado de sí a los hijos de extranjeros. Puestos de pie, los israelitas confesaron sus pecados y los de sus padres,3y así de pie, durante tres horas escucharon la lectura del libro de la ley del Señor su Dios, y durante las siguientes tres horas el pueblo confesó sus pecados y adoró al Señor.

4Luego, los levitas Josué, Bani, Cadmiel, Sebanías, Binuy, Serebías, Bani y Quenani subieron los escalones, y en voz alta clamaron al Señor.

5Por su parte, los levitas Josué, Cadmiel, Bani, Jasabnías, Serebías, Hodías, Sebanías y Petajías dijeron al pueblo:

«¡Vamos, bendigamos al Señor nuestro Dios desde la eternidad y hasta la eternidad!

»Señor, ¡que tu glorioso y excelso nombre sea bendito más allá de toda bendición y alabanza!

6Tú, Señor, eres el único Señor. Tú hiciste los cielos, y los cielos de los cielos, con todas sus huestes; tú creaste la tierra y el mar, y todo lo que hay en ellos; tú diste vida a todo cuanto existe; por eso las huestes celestiales te adoran.

7Tú, Señor, eres el Dios que eligió a Abrán; tú le ordenaste salir de Ur de los caldeos; tú le pusiste por nombre Abrahán;

9.7:
Gn 17.5

8tú lo consideraste digno de confianza e hiciste un pacto con él; tú prometiste dar a sus descendientes la tierra donde vivían los cananeos, los hititas, los amorreos, los ferezeos, los jebuseos y los gergeseos,

9.8:
Gn 15.18-21
y cumpliste tu promesa, porque eres justo.

9Tú viste en Egipto

9.9:
Ex 3.7
la aflicción de nuestros padres, y escuchaste su clamor en el Mar Rojo;
9.9:
Ex 14.10-12

10tú realizaste señales y maravillas contra el faraón y sus ejércitos, y contra todos los habitantes de su país,

9.10:
Ex 7.8—12.32
pues sabías que habían tratado a tu pueblo con soberbia; ese día engrandeciste tu nombre, como lo has engrandecido hoy.

11»Ante sus propios ojos, tú dividiste el mar en dos, y tu pueblo pasó por él como en tierra seca;

9.11:
Ex 14.21-29
a sus perseguidores, los hundiste en el mar como se hunde una piedra en aguas profundas.
9.11:
Ex 15.4-5

12Tú los guiaste durante el día por medio de una gran nube, y de noche iluminaste su camino con una columna de fuego, para mostrarles el camino que debían seguir.

9.12:
Ex 13.21-22

13Tú descendiste a la cumbre del monte Sinaí; les hablaste desde el cielo y les diste consejos sabios, leyes verdaderas, y estatutos y mandamientos buenos.

14Tú les ordenaste respetar la santidad de tu día de reposo, y por medio de tu siervo Moisés les prescribiste mandamientos, estatutos y leyes.

9.13-14:
Ex 19.18—23.33

15Cuando tuvieron hambre,

9.15:
Ex 16.4-15
tú les diste a comer pan del cielo; cuando tuvieron sed, hiciste que brotara agua de la peña,
9.15:
Ex 17.1-7
y finalmente les diste posesión de la tierra, como habías prometido hacerlo.
9.15:
Dt 1.21

16»Pero ellos y nuestros padres se llenaron de soberbia, y en su obstinación no prestaron atención a tus mandamientos.

17»Se negaron a escucharte y se olvidaron de los hechos maravillosos que habías hecho por ellos; al contrario, se volvieron duros y rebeldes, y buscaron líderes que los guiaran para volver a caer en servidumbre.

9.16-17:
Nm 14.1-4
Dt 1.26-33

»Pero tú eres un Dios que perdona; eres un Dios clemente y compasivo; no te enojas fácilmente porque tu misericordia

9.17:
Ex 34.6
Nm 14.18
es grande; por eso no los abandonaste,

18aunque ellos fundieron un becerro y le dijeron al pueblo que ese era el dios que los había sacado de Egipto.

9.18:
Ex 32.1-4
Aunque ellos se dedicaron a cometer actos muy repugnantes,

19tú, por tu gran misericordia, no los abandonaste en el desierto: durante el día, la columna de nube no se apartó de ellos para guiarlos en su camino; durante la noche, tampoco se apartó de ellos la columna de fuego para alumbrarles el camino que debían seguir.

20Les enviaste tu buen espíritu para instruirlos, y no les quitaste el maná con que se alimentaban ni les faltó agua para apagar su sed.

21Durante cuarenta años los sustentaste en el desierto, y nunca nada les faltó, ni se gastaron sus vestidos, ni se les hincharon los pies.

9.19-21:
Dt 8.2-4

22Pusiste en sus manos reinos y pueblos, y los repartiste por distritos, y tomaron posesión de las tierras de Sijón, el rey de Jesbón, y de Og, el rey de Basán.

9.22:
Nm 21.21-35

23Les diste tantos hijos como las estrellas de los cielos,

9.23:
Gn 15.5
22.17
y los guiaste hasta la tierra que habrían de poseer,
9.23:
Jos 3.14-17
como lo habías prometido a sus padres.

24Y sus descendientes tomaron posesión de esas tierras; tú les diste la victoria sobre los que allí habitaban, y ellos vencieron a los cananeos y a sus reyes, y a los pueblos vecinos, para que hicieran con ellos lo que quisieran.

9.24:
Jos 11.23

25Y ellos conquistaron ciudades amuralladas y tierras fértiles; se adueñaron de buenas casas y de todo tipo de bienes, de cisternas, de viñedos, de olivares y de abundantes árboles frutales; y comieron hasta saciarse, y disfrutaron de tu gran bondad.

9.25:
Dt 6.10-11

26»Pero provocaron tu enojo porque se rebelaron contra ti, y tuvieron en poco tus leyes; mataron a tus profetas porque les hacían ver su maldad para que se volvieran a ti, pero ellos cometieron actos muy repugnantes.

27»Entonces los dejaste caer en poder de sus enemigos, que los afligieron en gran manera. Y cuando se vieron atribulados, te pidieron ayuda y tú, desde el cielo, los escuchaste, porque eres un Dios misericordioso, y les enviaste hombres valerosos para que los libraran del poder de sus enemigos.

28»Pero una vez que estaban en paz, volvían a su mal comportamiento, y por eso tú los dejaste caer en poder de sus enemigos, y ellos volvieron a dominarlos. Pero volvían a pedirte ayuda, y tú, desde el cielo, te compadecías de ellos y los librabas.

9.26-28:
Jue 2.11-16

29Los reprendiste para que respetaran tus leyes, pero ellos, en su soberbia, no cumplieron tus mandamientos sino que se rebelaron contra tus juicios, por los cuales todo hombre que los cumpla, vivirá.

9.29:
Lv 18.5
Se rebelaron, se encapricharon, no quisieron escucharte.

30Pero tú les tuviste paciencia por mucho tiempo, y por medio de tus profetas les diste muestras de tu espíritu. Pero ellos no quisieron escucharte.

9.30:
2 R 17.13-18
2 Cr 36.15-16
Por eso los dejaste caer en manos de otros pueblos.

31Gracias a tu gran misericordia, no acabaste con ellos ni los dejaste en el desamparo, porque eres un Dios clemente y misericordioso.

32»Por eso, Dios nuestro, Dios grande, fuerte y temible, que cumples fielmente tu pacto y mantienes tu gran misericordia con tu pueblo, no tengas en poco todo el sufrimiento que han soportado nuestros reyes y príncipes, nuestros sacerdotes y profetas, nuestros padres y todo tu pueblo, desde que fuimos esclavizados por los reyes de Asiria

9.32:
2 R 15.19,29
17.3-6
Esd 4.2,10
hasta nuestros días.

33Tú has actuado con justicia en todo lo que nos ha sucedido, porque tú haces todo con rectitud; nosotros, en cambio, hemos hecho lo malo.

34Ninguno de nuestros antepasados cumplió la ley: ni nuestros reyes, ni nuestros príncipes, ni nuestros sacerdotes ni nuestros padres. Ninguno de ellos obedeció tus mandamientos ni escuchó tus reprensiones.

35Aceptaron los numerosos reinos que por tu bondad les diste, y disfrutaron de la vasta y fértil tierra que les entregaste; y ni aun así quisieron servirte ni se arrepintieron de su maldad.

36Por eso hoy vivimos como esclavos de otros; somos esclavos en nuestra propia tierra, la tierra que prometiste a nuestros antepasados, para que disfrutaran de sus productos.

37Sus frutos son abundantes, pero ahora van a parar a los graneros de los reyes que nos dominan, y todo a causa de nuestra maldad; ellos se han convertido en nuestros amos, en dueños de nuestro ganado, y hacen con nosotros lo que quieren. Y estamos en grandes aprietos.

38»En vista de todo esto, hoy nos comprometemos contigo, y nosotros y nuestros príncipes, y los sacerdotes y los levitas, firmamos este compromiso.»