Reina Valera Contemporánea (RVRC)
2

21Ya avanza contra ti el destructor.

Vigila, pues, tu fortaleza y el camino.

Vístete y refuerza al máximo tu poder.

2Los saqueadores despojaron a Jacob,

¡estropearon las viñas de Israel!

Pero el Señor restaurará su antigua gloria.

3Rojos son los escudos de los guerreros.

Rojos son también sus uniformes.

Sus carros de guerra brillan como antorchas.

Llegó el día del ataque, y ya agitan las lanzas.

4Los carros se precipitan a las plazas

y ruedan con estruendo por las calles.

Su aspecto es el de antorchas encendidas,

que pasan como súbitos relámpagos.

5El rey manda llamar a sus valientes,

y estos en su prisa se atropellan.

Corren a las murallas y preparan la defensa.

6Se abren las compuertas de los ríos,

y las aguas inundan el palacio.

7La reina es apresada y llevada en vilo.

Sus criadas gimen como palomas,

y en su angustia se golpean el pecho.

8La gente en Nínive parece una represa

cuyas aguas se hubieran desbordado.

Algunos gritan: «¡Deténganse, deténganse!»,

pero nadie retrocede.

9Unos se roban la plata, otros se roban el oro,

¡parecieran no tener fin tantas riquezas

y tantos objetos codiciables y valiosos!

10Nínive queda vacía, vencida, despojada.

El corazón le desfallece, le tiemblan las rodillas,

le duelen las entrañas, su rostro palidece.

11¿Qué hay de la guarida de los leones?

¿Qué pasó con la guarida de cachorros,

donde el león y la leona descansaban,

donde nadie osaba espantar a los cachorros?

12El león mataba para alimentar a sus cachorros,

desgarraba su presa y alimentaba a sus leonas;

¡con los despojos de sus víctimas

llenaba sus cuevas y guaridas!

Destrucción total de Nínive

13«Pero yo estoy contra ti.

Voy a quemar tus carros de guerra,

y los reduciré a cenizas.

La espada acabará con tus leoncillos;

pondré fin al pillaje que hay en el país,

y nunca más volverá a escucharse

la voz de tus mensajeros.»

—Palabra del Señor de los ejércitos.