Reina Valera Contemporánea (RVRC)
21

Santidad de los sacerdotes

211El Señor le dijo a Moisés:

«Habla con los sacerdotes hijos de Aarón, y diles que no se contaminen por ningún muerto de su pueblo,

2a menos que se trate de un pariente cercano, de su madre o su padre, de su hijo o su hermano,3o de una hermana soltera y cercana al sacerdote, y que no haya tenido marido. Por alguien así podrán contaminarse.4Pero no se contaminarán ni se harán impuros, como cualquier hombre del pueblo.

5»No se harán tonsuras en la cabeza, ni se recortarán la punta de la barba, ni se harán heridas

21.5:
Lv 19.27-28
Dt 14.1
en la carne.

6Se consagrarán a mí, su Dios, y no profanarán mi nombre, porque ellos me presentan las ofrendas encendidas y el pan que se me ofrece. Por lo tanto, deberán ser santos.

7»No podrán casarse con una ramera ni con una mujer de mala fama, ni con una mujer a la que su marido haya repudiado, porque los sacerdotes están consagrados a mi servicio.

8Ustedes deben mantenerlos santos, pues ofrecen mi pan. Para ustedes, ellos serán santos, porque yo, el Señor, que los santifico, soy santo.

9»Si la hija de un sacerdote comienza a prostituirse, deshonra a su padre y será condenada a morir quemada.

10»El que sea sumo sacerdote entre sus hermanos, y en cuya cabeza se haya derramado el aceite de la unción, y que haya sido consagrado para llevar puestas las vestiduras, no deberá descubrirse la cabeza ni rasgarse las vestiduras,

11ni tampoco entrar en donde haya algún cadáver. Ni siquiera por su padre o por su madre se contaminará.12No podrá salir de mi santuario, ni profanarlo, porque él ha sido consagrado para mí, por el aceite de la unción. Yo soy el Señor.13Deberá tomar por esposa a una doncella.14No se casará con ninguna mujer que sea viuda, o repudiada, o de mala fama, o ramera, sino que de su pueblo tomará por mujer a una doncella,15para que no profane su descendencia entre su pueblo. Yo soy el Señor, que los santifico.»

16El Señor habló con Moisés, y le dijo:

17«Habla con Aarón y dile que, en ningún momento, ninguno de sus descendientes que tenga algún defecto podrá acercarse a mí, su Dios, para ofrecer mi pan.

18No podrá acercarse ningún varón con algún defecto, sea este ciego, cojo, mutilado, deforme,19o que tenga roto un pie o una mano,20o sea jorobado o enano, o que tenga una nube en el ojo, o sarna, o alguna irritación de la piel, o un testículo magullado.21Ningún descendiente del sacerdote Aarón podrá acercarse ante mí para presentarme las ofrendas encendidas, si tiene algún defecto. Por tener ese defecto no podrá acercarse a mí para ofrecerme el pan.22Podrá comer de mi pan, del alimento muy santo y de las cosas santificadas,23pero por tener un defecto no podrá acercarse a la parte posterior del velo ni al altar, para que no profane mi santuario, porque yo soy el Señor, que los santifico.»

24Y Moisés les comunicó todo esto a Aarón y a sus hijos, y a todos los hijos de Israel.