Reina Valera Contemporánea (RVRC)
42

Job reconoce su atrevimiento

421Entonces Job le respondió al Señor, y le dijo:

2«Yo sé bien que todo lo puedes,

que no hay nada que tú no puedas realizar.

3Preguntaste:

“¿Quién se atreve a oscurecer mis designios,

42.3:
Job 38.2

con palabras carentes de sentido?”

Yo fui ese atrevido, que habló sin entender;

¡grandes son tus maravillas!

¡Son cosas que no alcanzo a comprender!

4Por favor, escucha mis palabras;

quiero preguntarte algo; ¡házmelo saber!

42.4:
Job 38.3

5Yo había oído hablar de ti,

pero ahora mis ojos te ven.

6Por lo tanto, me retracto de lo dicho,

y me humillo hasta el polvo y las cenizas.»

El Señor reprende a los amigos de Job

7Cuando el Señor terminó de hablar con Job, le dijo a Elifaz de Temán:

«Estoy muy enojado contigo y con tus amigos porque, a diferencia de Job, ustedes tienen un concepto erróneo de mí.

8Pero tomen ahora siete becerros y siete carneros, y preséntense ante mi siervo Job, y ofrezcan un holocausto por ustedes. Job, mi siervo, rogará por ustedes, y yo escucharé sus palabras; así ustedes no quedarán avergonzados por no haber hablado de mí correctamente, como lo hizo Job.»

9Entonces Elifaz el temanita, Bildad el suhita y Sofar el namatita fueron e hicieron lo que el Señor les ordenó, y el Señor aceptó los ruegos de Job por sus amigos.

Epílogo

10Después de que Job rogó por sus amigos, el Señor sanó también la aflicción de Job y aumentó al doble todo lo que Job había tenido.

42.10:
Job 1.1-3

11Después de haber pasado por tan terrible calamidad que el Señor le envió, Job recibió la visita de todos sus hermanos y hermanas, y de sus amigos y conocidos de antes, y juntos disfrutaron de una gran comida en su casa. Ellos le dieron sus condolencias y lo consolaron por la familia que había perdido, y cada uno de ellos le regaló una moneda de plata y un anillo de oro.12Y el Señor bendijo a Job con mayores riquezas que las que tuvo al principio, pues llegó a tener catorce mil ovejas, seis mil camellos, mil yuntas de bueyes y mil asnas,13y además tuvo siete hijos y tres hijas.14La primera de ellas se llamó Yemimá; la segunda, Quesiyá; y la tercera, Queren Hapuc.15No había en toda la tierra mujeres tan hermosas como las hijas de Job. Y Job les dio herencia, lo mismo que a sus hermanos, por partes iguales.16Job pudo ver a todos sus hijos, y a sus nietos y bisnietos, hasta la cuarta generación, pues llegó a vivir ciento cuarenta años.17Cuando Job murió, era ya muy anciano.