Reina Valera Contemporánea (RVRC)
25

Tercera reprensión de Bildad a Job

251Bildad el suhita respondió:

2«El poder de Dios infunde temor;

él hace la paz en las alturas de los cielos.

3¿Acaso pueden contarse sus ejércitos?

¿Hay quien pueda esconderse de su luz?

4Si no, ¿cómo puede justificarse el hombre ante Dios?

¡Nadie que haya nacido de mujer está limpio de pecado!

5A los ojos de Dios, nada está limpio de impureza;

¡ni siquiera la blanca luna ni las brillantes estrellas!

6¡Todo hombre, todo ser humano,

es impuro y miserable como un gusano!»

26

Tercera respuesta de Job a Bildad

261Respondió Job, y dijo:

2«¡Valiente ayuda brindas al que no tiene fuerzas!

¡Eres la salvación de los brazos débiles!

3¡Cómo sabes aconsejar al ignorante!

¡Qué despliegue de inteligencia has mostrado!

4¿Pero quién te ha susurrado estas palabras?

¿Qué espíritu te ha llevado a pronunciarlas?

5»Allá, en el fondo del mar profundo,

un temblor sacude a los muertos que allí yacen.

6Ante Dios, el sepulcro queda al descubierto;

no hay escondite para el reino de la muerte.

7Dios prende el norte de la nada;

la tierra pende en medio del vacío.

8Dios contiene las lluvias en las nubes,

y estas no se vacían, aunque estén cargadas.

9Tiende una cortina de blancas nubes,

y tras ellas esconde su trono.

10Para las aguas ha establecido un límite,

lo mismo que para la luz y las tinieblas.

11Al oír la voz de su reprensión,

tiemblan de miedo las bases de los cielos.

12Con su poder, el mar se agita;

con su astucia, aplaca su arrogancia.

13Con su soplo, el cielo se despeja;

con su poder parte en dos al monstruo del mar.

14Esto es solo una muestra de su inmenso poder;

lo que de él sabemos es apenas un susurro.

La fuerza de su poder ¿quién puede comprenderla?»

27

271Job continuó con su discurso, y dijo:

2«¡Vive Dios, el Todopoderoso,

que me amarga la vida al negarme su justicia!

3Pero mientras me quede vida,

mientras quede en mí el hálito divino,

4no emitirán mis labios nada reprochable,

ni mi lengua pronunciará engaño alguno.

5Jamás podré dar a ustedes la razón;

sostendré mi inocencia hasta la muerte.

6No renunciaré a insistir en mi justicia;

mientras viva, tendré la conciencia tranquila.

7¡Que sean mis enemigos como los malvados!

¡Que sean mis adversarios como los inicuos!

8»¿Qué fin le espera al malvado y ladrón,

cuando Dios le arrebate la vida?

9¿Acaso Dios escuchará su clamor

cuando le sobrevenga la angustia?

10¿Hallará placer al lado del Todopoderoso?

¿Invocará acaso a Dios en todo momento?

11¡Voy a enseñarles algo del poder de Dios!

¡Les voy a revelar lo que sé del Todopoderoso!

12No hay duda de que todos ustedes lo han visto;

entonces, ¿por qué dicen tantas tonterías?»

Tercera reprensión de Sofar a Job

13«El Dios Todopoderoso tiene ya preparada

la herencia de los malvados y violentos:

14Podrán tener muchos hijos, pero morirán por la espada;

los más pequeños siempre carecerán de pan.

15Si acaso alguno sobrevive, no será sepultado,

ni su viuda llorará su muerte.

16Podrá vivir entre montones de plata,

y acumular grandes cantidades de ropa,

17pero al final los hombres justos e inocentes

se pondrán esa ropa y se repartirán la plata.

18»La casa que edifica está carcomida por dentro;

es tan frágil como una choza de vigilancia.

19Se va a descansar seguro de sus riquezas,

pero al despertar ya está en la miseria.

20Entonces el terror lo domina como un río,

y en la noche lo arrastra como un torbellino.

21Un viento calcinante lo lanza a las alturas;

una fuerte tempestad lo arranca de su lugar.

22Dios lo castigará sin piedad,

y aunque quiera escapar, no lo conseguirá.

23Al verlo, la gente aplaudirá

y se alegrará de verlo arruinado.»