Reina Valera Contemporánea (RVRC)
53

531¿Quién ha creído a nuestro anuncio?

53.1:
Ro 10.16

¿En quién se ha manifestado el brazo del Señor?

53.1:
Jn 12.38

2Crecerá ante él como un renuevo,

como raíz en tierra seca.

No tendrá una apariencia atractiva,

ni una hermosura impresionante.

Lo veremos, pero sin atractivo alguno

para que más lo deseemos.

3Será despreciado y desechado

por la humanidad entera.

Será el hombre más sufrido,

el más experimentado en el sufrimiento.

¡Y nosotros no le daremos la cara!

¡Será menospreciado! ¡No lo apreciaremos!

4Con todo, él llevará sobre sí nuestros males,

y sufrirá nuestros dolores,

53.4:
Mt 8.17

mientras nosotros creeremos que Dios

lo ha azotado, lo ha herido y humillado.

5Pero él será herido por nuestros pecados;

¡molido por nuestras rebeliones!

Sobre él vendrá el castigo de nuestra paz,

y por su llaga seremos sanados.

53.5:
1 P 2.24

6Todos perderemos el rumbo, como ovejas,

53.6:
1 P 2.25

y cada uno tomará su propio camino;

pero el Señor descargará sobre él

todo el peso de nuestros pecados.

7Se verá angustiado y afligido,

pero jamás emitirá una queja;

será llevado al matadero, como un cordero;

53.7:
Ap 5.6

y como oveja delante de sus trasquiladores

se callará y no abrirá su boca.

8Sufrirá la cárcel, el juicio y la muerte;

¿y quién entonces contará su historia,

si él será arrancado por completo

de este mundo de los vivientes

53.7-8:
Hch 8.32-33

y morirá por el pecado de mi pueblo?

9Se le dará sepultura con los impíos;

morirá en compañía de malhechores;

a pesar de que nunca hizo violencia a nadie,

ni jamás profirió una sola mentira.

53.9:
1 P 2.22

10Pero al Señor le pareció bien

quebrantarlo y hacerlo padecer.

Cuando se haya presentado a sí mismo

como ofrenda para la expiación de pecado,

verá a su descendencia, tendrá una larga vida,

y por medio de él se verá prosperada

la voluntad del Señor.

11Verá el fruto de su propia aflicción,

y se dará por satisfecho.

Mi siervo justo justificará a muchos

por medio de su conocimiento,

y él mismo llevará las iniquidades de ellos.

12Por eso yo le daré parte con los grandes,

y él repartirá despojos con los fuertes.

Porque él derramará su vida hasta la muerte

y será contado entre los pecadores;

53.12:
Mc 15.28
Lc 22.37

llevará sobre sí mismo el pecado de muchos,

y orará en favor de los pecadores.

54

El eterno amor del Señor por Israel

541Así ha dicho el Señor:

«¡Regocíjate, mujer estéril, tú que no dabas a luz! ¡Eleva tu canto y da voces de júbilo, tú que nunca estuviste de parto! ¡Más hijos tendrá la desamparada que la casada!

54.1:
Gl 4.27

2¡Extiende el sitio de tu tienda! ¡Alarga las cortinas de tus aposentos! ¡No te midas! ¡Extiende las cuerdas y refuerza las estacas!3Porque vas a extenderte a la derecha y a la izquierda, y tu descendencia heredará naciones y habitará las ciudades asoladas.

4»No tengas miedo, que no serás confundida; no te avergüences, que no serás afrentada. Al contrario, te olvidarás de la vergüenza de tu juventud, y no volverás a acordarte de la afrenta de tu viudez.

5Tu marido es tu Creador, y su nombre es el Señor de los ejércitos; tu Redentor es el Santo de Israel, y su nombre es el Dios de toda la tierra.6Yo, el Señor, te lo he dicho: Te llamé cuando eras una mujer abandonada y de espíritu decaído; cuando eras como una joven esposa que ha sido repudiada.7Es verdad: te abandoné por un poco de tiempo, pero volveré a recogerte con grandes misericordias.8Estaba yo un poco enojado cuando por algún tiempo no quise ni verte; pero volveré a tenerte compasión y misericordia eterna. Lo digo yo, que soy tu Señor y Redentor.

9»Esto será para mí semejante a los días de Noé, cuando juré que nunca más las aguas del diluvio volverían a cubrir la tierra.

54.9:
Gn 9.8-17
Ya he jurado que no volveré a enojarme contra ti, ni te reñiré.

10Podrán moverse los montes, podrán temblar las colinas, pero mi misericordia jamás se apartará de ti, ni se romperá mi pacto de paz contigo. Lo digo yo, el Señor, quien tiene de ti misericordia.

11»¡Pobrecita! La tempestad te ha azotado, y nadie te ha brindado consuelo. Pero voy a ponerte por cimientos piedras de carbunclo y de zafiro.

12Tus ventanas las haré de piedras preciosas, tus puertas serán de piedra de carbunclo, y toda tu muralla será de piedras preciosas.
54.11-12:
Ap 21.18-21
13Yo, el Señor, enseñaré a todos tus hijos,
54.13:
Jn 6.45
y su paz se verá multiplicada.
14Tu adorno será la justicia. Y no tendrás nada que temer porque la opresión se alejará de ti, y nunca más se te volverá a acercar.15Si alguno conspira contra ti, no será con mi ayuda; el que contra ti conspire, caerá muerto ante tus propios ojos.16Yo he creado al herrero, al que atiza las ascuas en el fuego y saca luego la herramienta para hacer su obra; y yo he creado también al destructor, para que destruya.17No saldrá victoriosa ninguna arma que se forje contra ti. Y tú condenarás a toda lengua que en el juicio se levante contra ti. Esta es la herencia de los siervos del Señor. Su salvación viene de mí. Yo, el Señor, lo he dicho.
55

Misericordia gratuita para todos

551»Todos ustedes, los que tienen sed: Vengan a las aguas;

55.1:
Ap 21.6
22.17
y ustedes, los que no tienen dinero, vengan y compren, y coman. Vengan y compren vino y leche, sin que tengan que pagar con dinero.

2¿Por qué gastan su dinero en lo que no alimenta, y su sueldo en lo que no les sacia? Escúchenme bien, y coman lo que es bueno; deléitense con la mejor comida.3Inclinen su oído, y vengan a mí; escuchen y vivirán. Yo haré con ustedes un pacto eterno, que es el de mi invariable misericordia por David.
55.3:
Hch 13.34
4Yo lo puse como testigo para los pueblos, y como jefe y maestro de las naciones.5Por causa del Señor tu Dios, por el Santo de Israel que te ha honrado, llamarás a gente que no conocías; pueblos que nunca te conocieron correrán a ti.»

6Busquen al Señor mientras pueda ser hallado; llámenlo mientras se encuentre cerca.

7¡Que dejen los impíos su camino, y los malvados sus malos pensamientos! ¡Que se vuelvan al Señor, nuestro Dios, y él tendrá misericordia de ellos, pues él sabe perdonar con generosidad!

8El Señor ha dicho:

«Mis pensamientos no son los pensamientos de ustedes, ni son sus caminos mis caminos.

9Así como los cielos son más altos que la tierra, también mis caminos y mis pensamientos son más altos que los caminos y pensamientos de ustedes.

10»Así como la lluvia y la nieve caen de los cielos, y no vuelven allá, sino que riegan la tierra y la hacen germinar y producir, con lo que dan semilla para el que siembra y pan para el que come,

55.10:
2 Co 9.10

11así también mi palabra, cuando sale de mi boca, no vuelve a mí vacía, sino que hace todo lo que yo quiero, y tiene éxito en todo aquello para lo cual la envié.

12»Ustedes saldrán con alegría, y volverán en paz; los montes y las colinas cantarán al paso de ustedes, y todos los árboles del campo aplaudirán.

13En lugar de zarzas, crecerán cipreses; en lugar de ortigas, crecerán arrayanes. Esto dará lustre al nombre del Señor; ¡será una señal eterna que durará para siempre!»