Reina Valera Contemporánea (RVRC)
51

Palabras de consuelo para Sión

511«Escúchenme ustedes, los que me buscan y van en pos de la justicia. Miren la piedra de donde ustedes fueron cortados; el hueco de la cantera de donde fueron sacados.

2Miren a Abrahán, su padre; miren a Sara, la mujer que los dio a luz. Cuando él era uno solo, yo lo llamé, lo bendije y lo multipliqué.3Yo, el Señor, consolaré a Sión; consolaré todos sus páramos. Haré de su desierto un paraíso, de su soledad un huerto mío, y en ella habrá gozo y alegría; alabanzas y voces de canto.

4»Pueblo mío, ¡préstame atención! Nación mía, ¡escúchame! De mí saldrá la ley; mi justicia será la luz de los pueblos.

5Ya está cerca mi justicia; ya ha salido mi salvación. Mis brazos juzgarán a los pueblos, pues los habitantes de la costa esperan en mí, y en mi brazo han puesto su esperanza.6Levanten los ojos a los cielos, y vuelvan la mirada hacia la tierra: los cielos se desvanecerán como el humo, la tierra se envejecerá como la ropa, y así también perecerán sus habitantes; pero mi salvación permanecerá para siempre, ¡mi justicia no perecerá!

7»Escúchenme ustedes, pueblo que conoce la justicia y que lleva mi enseñanza en su corazón: No tengan miedo de las afrentas humanas, ni se desanimen por sus ultrajes,

8porque la polilla se los comerá como a un vestido; los gusanos se los comerán como a la lana; pero mi justicia permanecerá para siempre, ¡mi salvación será la misma por los siglos de los siglos!»

9¡Despiértate, brazo del Señor! ¡Despierta y revístete de poder! ¡Despiértate como en los días de antaño, como en los siglos pasados! ¿Acaso no eres tú el que partió en dos a Rajab, el que hirió de muerte al monstruo del mar?

10¿No eres tú el que secó el mar, las aguas del mar profundo? ¿No eres el que hizo del fondo del mar un camino, para que por él pasaran los redimidos?11Los redimidos del Señor volverán a Sión entre cantos de alegría. Sobre ellos reposará un gozo infinito; rebosarán de gozo y alegría, y el dolor y los gemidos huirán de ellos.

12«Yo mismo soy su consolador. ¿Quién eres tú para tener miedo de hombres mortales, que son como la paja?

13Ya te has olvidado del Señor, tu Hacedor, que extendió los cielos y estableció la tierra. Todo el día lo pasas temiendo la furia del que te oprime y amenaza con destruirte. Pero ¿en dónde está la furia de ese opresor?14El que ahora está preso y agobiado pronto será puesto en libertad; no morirá en la mazmorra, ni carecerá de alimento.15Yo soy el Señor tu Dios, el que agita el mar y hace rugir sus olas. Mi nombre es Señor de los ejércitos.16Yo he puesto mis palabras en tu boca, y te he cubierto con la sombra de mi mano. Yo extendí los cielos y puse los cimientos de la tierra. Yo le he dicho a Sión: “Tú eres mi pueblo.”»

17¡Despierta, Jerusalén! Tú, que bebiste de la mano del Señor el cáliz de su ira, ¡despierta! Tú, que bebiste hasta la última gota el cáliz de aturdimiento, ¡levántate!

51.17:
Ap 14.10
16.19

18De todos los hijos que diste a luz, no hay uno solo que te guíe; de todos los hijos que criaste, no hay uno solo que te tome de la mano.19Dos cosas te han acontecido: Violencia y destrucción; ¿quién te consolará? Hambre y espada; ¿quién te compadecerá?20Tus hijos perdieron las fuerzas; quedaron tendidos en los cruceros de los caminos, atrapados como antílopes, y recibiendo todo el peso de la ira e indignación del Señor tu Dios.21Por eso tú, que estás afligida, y que sin haber tomado vino estás borracha, escucha bien esto:22Así ha dicho el Señor tu Dios, el Dios que aboga por su pueblo:

«Ya he quitado de tu mano el cáliz de aturdimiento, y la última gota del cáliz de mi ira. Nunca más volverás a beberlo.

23Ahora lo pondré en las manos de los que te afligieron; de aquellos que te dijeron: “Inclínate, que vamos a pasar por encima de ti.” Y tú les serviste de suelo, y fuiste para ellos el camino por el que pasaron.»
52

Dios librará a Sión del cautiverio

521¡Despierta, Sión, despierta! ¡Revístete de poder, Jerusalén! ¡Ponte tu mejor ropa, ciudad santa!

52.1:
Ap 21.2,27
¡Nunca más vendrá a ti gente impura e incircuncisa!

2¡Sacúdete el polvo, Jerusalén, y levántate para reinar! ¡Quítate del cuello esas ataduras, cautiva hija de Sión!3Porque así dice el Señor:

«Ustedes fueron vendidos, pero no a cambio de dinero, así que sin dinero serán rescatados.»

4Así también dice Dios, el Señor:

«En el pasado mi pueblo bajó a Egipto para vivir allá, y los asirios lo cautivaron sin motivo.

5Y ahora ¿a quién tengo aquí? Mi pueblo es llevado injustamente; los que lo dominan lo hacen aullar de dolor, y mi nombre es blasfemado
52.5:
Ro 2.24
todo el día y sin cesar.

—Palabra del Señor.

6»Por lo tanto, cuando llegue el momento mi pueblo conocerá mi nombre. Yo mismo lo he dicho, y yo estaré allí presente.»

7¡Cuán hermosos son, sobre los montes, los pies del que trae buenas nuevas! Los pies del que anuncia la paz,

52.7:
Nah 1.15
Ro 10.15
Ef 6.15
del que trae buenas noticias, del que anuncia salvación, del que le dice a Sión: «¡Tu Dios reina!»

8¡Tus atalayas dejan oír su voz! ¡Al unísono lanzan voces de júbilo! ¡Con sus propios ojos ven que el Señor vuelve a Sión!

9Páramos de Jerusalén, ¡canten alabanzas y alégrense a una voz! ¡El Señor ha consolado a su pueblo, ha redimido a Jerusalén!10El Señor ha desnudado su santo brazo a la vista de todas las naciones, y todos los confines de la tierra verán la salvación de nuestro Dios.

11¡Apártense, apártense! ¡Salgan de ahí, y no toquen nada inmundo!

52.11:
2 Co 6.17
¡Salgan de esa ciudad y purifíquense, pues son ustedes portadores de los utensilios del Señor!

12Ciertamente no saldrán ustedes de prisa ni huyendo de nadie: ¡El Señor irá a la vanguardia! ¡El Dios de Israel irá a la retaguardia!

Sufrimientos del siervo del Señor

13¡Aquí está mi siervo! Será prosperado, engrandecido y exaltado; será puesto muy en alto.

14Muchos se asombrarán al verlo. Su semblante fue de tal manera desfigurado, que no parecía un ser humano; su hermosura no era la del resto de los hombres.15Muchas naciones se asombrarán de él. Los reyes callarán al verlo, porque verán algo que nunca les fue contado, y entenderán algo que jamás habían oído.
52.15:
Ro 15.21
53

531¿Quién ha creído a nuestro anuncio?

53.1:
Ro 10.16

¿En quién se ha manifestado el brazo del Señor?

53.1:
Jn 12.38

2Crecerá ante él como un renuevo,

como raíz en tierra seca.

No tendrá una apariencia atractiva,

ni una hermosura impresionante.

Lo veremos, pero sin atractivo alguno

para que más lo deseemos.

3Será despreciado y desechado

por la humanidad entera.

Será el hombre más sufrido,

el más experimentado en el sufrimiento.

¡Y nosotros no le daremos la cara!

¡Será menospreciado! ¡No lo apreciaremos!

4Con todo, él llevará sobre sí nuestros males,

y sufrirá nuestros dolores,

53.4:
Mt 8.17

mientras nosotros creeremos que Dios

lo ha azotado, lo ha herido y humillado.

5Pero él será herido por nuestros pecados;

¡molido por nuestras rebeliones!

Sobre él vendrá el castigo de nuestra paz,

y por su llaga seremos sanados.

53.5:
1 P 2.24

6Todos perderemos el rumbo, como ovejas,

53.6:
1 P 2.25

y cada uno tomará su propio camino;

pero el Señor descargará sobre él

todo el peso de nuestros pecados.

7Se verá angustiado y afligido,

pero jamás emitirá una queja;

será llevado al matadero, como un cordero;

53.7:
Ap 5.6

y como oveja delante de sus trasquiladores

se callará y no abrirá su boca.

8Sufrirá la cárcel, el juicio y la muerte;

¿y quién entonces contará su historia,

si él será arrancado por completo

de este mundo de los vivientes

53.7-8:
Hch 8.32-33

y morirá por el pecado de mi pueblo?

9Se le dará sepultura con los impíos;

morirá en compañía de malhechores;

a pesar de que nunca hizo violencia a nadie,

ni jamás profirió una sola mentira.

53.9:
1 P 2.22

10Pero al Señor le pareció bien

quebrantarlo y hacerlo padecer.

Cuando se haya presentado a sí mismo

como ofrenda para la expiación de pecado,

verá a su descendencia, tendrá una larga vida,

y por medio de él se verá prosperada

la voluntad del Señor.

11Verá el fruto de su propia aflicción,

y se dará por satisfecho.

Mi siervo justo justificará a muchos

por medio de su conocimiento,

y él mismo llevará las iniquidades de ellos.

12Por eso yo le daré parte con los grandes,

y él repartirá despojos con los fuertes.

Porque él derramará su vida hasta la muerte

y será contado entre los pecadores;

53.12:
Mc 15.28
Lc 22.37

llevará sobre sí mismo el pecado de muchos,

y orará en favor de los pecadores.