Reina Valera Contemporánea (RVRC)
12

Cántico de acción de gracias

121Cuando llegue ese día, dirás:

«A ti, Señor, cantaré; aunque te enojaste contra mí, tu indignación cesó y me has dado consuelo.

2¡Vean a Dios, mi salvador! Puedo estar confiado y sin temor alguno, porque el Señor es mi fortaleza y mi canción;
12.2:
Ex 15.2
Sal 118.14
¡él es mi salvador!»

3Y con gran gozo sacarán ustedes agua de las fuentes de la salvación.

4Cuando llegue ese día, dirán ustedes:

«¡Alaben al Señor! ¡Aclamen su nombre!

¡Alaben sus acciones entre los pueblos!

¡Recuerden que su nombre es incomparable!

5¡Canten salmos al Señor,

porque sus obras son magníficas!

¡Que toda la tierra lo sepa!

6Tú, que habitas en Sión,

¡canta y regocíjate, que en medio de ti

grande es el Santo de Israel!»

13

Profecía sobre Babilonia

131Profecía sobre Babilonia,

13.1—14.23:
Is 47.1-15
Jer 50.1—51.64
que fue revelada a Isaías hijo de Amoz.

2¡Levanten la bandera sobre un alto monte! ¡Levanten la voz contra ellos! ¡Levanten la mano, para que entren por las puertas de los príncipes!

3Yo di órdenes a mis consagrados; convoqué también a mis valientes, a los que se alegran con mi triunfo, para que ejecuten mi castigo.

4Hay gran estruendo en los montes, como de mucha gente; ruidoso estruendo de reinos, de naciones que se reúnen. El Señor de los ejércitos pasa revista a las tropas para la batalla.

5El Señor y los instrumentos de su ira vienen de lejanas tierras, desde los confines de los cielos, para destruir toda la tierra.

6¡Griten de dolor, que cercano está el día del Señor! ¡Viene como asolamiento del Todopoderoso!

13.6:
Jl 1.15

7Por eso pierde su fuerza toda mano; por eso desfallece todo corazón.8Se llenan de terror; la angustia y el dolor los domina; tienen dolores como de parturienta; con el rostro encendido, unos a otros se miran con asombro.

9¡Viene ya el terrible día del Señor! ¡Día de ardiente ira e indignación, que hará de la tierra un páramo, y que raerá de ella a los pecadores!

10Ese día las estrellas y los luceros de los cielos no darán su luz; el sol se oscurecerá al amanecer, y la luna no dará su resplandor.
13.10:
Mt 24.29
Mc 13.24-25
Lc 21.25
Ap 6.12-13
8.12
11Yo castigaré al mundo por su maldad, y a los impíos por su iniquidad; acabaré con la arrogancia de los soberbios y abatiré la altivez de los fuertes.12Haré que los hombres sean más escasos que el fino oro de Ofir.13Por la indignación del Señor de los ejércitos, en el día de su ardiente ira haré que se estremezcan los cielos, y que la tierra se mueva de su lugar.14Cada uno mirará hacia su pueblo, como oveja sin pastor; cada uno huirá a su tierra, como gacela perseguida.15Todo el que sea hallado, caerá atravesado por una lanza; todo el que caiga preso, morirá a filo de espada.16Ante sus propios ojos, sus niños serán estrellados contra el suelo, sus casas serán saqueadas, y sus mujeres serán violadas.17Voy a incitar contra ellos a los medos, para quienes el oro y la plata no es lo más importante.18Con sus flechas despedazarán a los niños, y de los hijos no tendrán compasión; ¡no perdonarán a nadie en quien pongan sus ojos!19El hermoso reino de Babilonia, joya de la grandeza caldea, vendrá a ser como Sodoma y Gomorra, ciudades a las que Dios destruyó.
13.19:
Gn 19.24
20Jamás volverá a ser habitado. Para siempre quedará deshabitado. Ningún nómada volverá a plantar allí su tienda, ni pastor alguno apacentará allí su rebaño.21Allí dormirán solo las fieras del desierto, y sus casas se llenarán de chacales;
13.21:
Ap 18.2
allí solo vivirán los avestruces, y retozarán las cabras salvajes.
22En sus palacios y en sus casas veraniegas aullarán las hienas y los chacales. Ya se acerca su tiempo; sus días están contados.
14

Escarnio contra el rey de Babilonia

141Ciertamente el Señor tendrá piedad de Jacob. Todavía Israel será su elegido. Y lo hará reposar en su tierra, y en torno a la familia de Jacob se reunirán los extranjeros.

2Habrá pueblos que tomarán a los israelitas y los devolverán a su lugar, y en la tierra del Señor les servirán como esclavos y esclavas; los israelitas dominarán a quienes antes los dominaron, y serán los amos de quienes los oprimieron.

3Y cuando el Señor te haga descansar de tus trabajos y temores, y de la dura servidumbre a la que fuiste sometido,

4pronunciarás este proverbio contra el rey de Babilonia:

«¡Vaya fin que tuvo el tirano! ¡Vaya fin que tuvo su arrogancia!

5El Señor hizo pedazos el cetro de los impíos, el cetro de los grandes señores;6de los que castigaban a los pueblos con furor y constantemente los herían; de los que iracundos dominaban a las naciones y las perseguían con crueldad.7Toda la tierra se halla tranquila y en paz; se cantan alabanzas.8¡Hasta los cipreses se alegran de ti! Los cedros del Líbano dicen: “Desde tu caída, ya nadie viene a talarnos.”9Allá en lo profundo, el sepulcro está conmocionado; ante tu llegada, ha despertado a los muertos para que salgan a recibirte; ha hecho que se levanten de sus tronos todos los príncipes de la tierra y todos los reyes de las naciones.10Todos ellos te aclamarán, y te dirán: “¿También tú perdiste tu poder? ¡Ya eres uno de nosotros!”11Tu soberbia bajó a la tumba, junto con el sonido de tus arpas; los gusanos son ahora tu cama y tu cobertor.

12»¡Cómo caíste del cielo,

14.12:
Ap 8.10
lucero de la mañana! ¡Cómo caíste por tierra, tú que derrotabas a las naciones!

13Tú, que en tu corazón decías: “Subiré al cielo, por encima de las estrellas de Dios, y allí pondré mi trono. En el monte del concilio me sentaré, en lo más remoto del norte;14subiré hasta las altas nubes, y seré semejante al Altísimo.”15Pero ¡ay!, has caído a lo más profundo del sepulcro,
14.13-15:
Mt 11.23
Lc 10.15
a lo más remoto del abismo.
16Los que te vean, se agacharán para contemplarte, y dirán: “¿No es este el que hacía temblar la tierra y trastornaba los reinos;17el que hizo del mundo un desierto, el que asolaba las ciudades y jamás liberaba a sus presos?”18Todos los reyes de las naciones murieron con honra, y ahora yacen en su última morada;19pero a ti te arrojan del sepulcro como a una rama despreciable; como a la ropa de un muerto atravesado por la espada; has bajado al fondo del sepulcro como un cadáver pisoteado.20No serás contado entre los muertos, porque tú destruiste a tu país y mataste a tu pueblo. ¡Y jamás se recuerda a la descendencia de los malvados!21¡Preparen a sus hijos para la matanza, por causa de la maldad de sus padres! No se levanten, ni tomen posesión de la tierra, ni llenen de ciudades la superficie del mundo.22Porque yo me levantaré contra ellos y borraré de Babilonia a los hijos y a los nietos, y su nombre y lo que de él quede.

—Palabra del Señor de los ejércitos.

23»Yo la convertiré en terreno de erizos y en lagunas de agua, y la barreré con la escoba de la destrucción.»

—Palabra del Señor de los ejércitos.

Asiria será destruida

24El Señor de los ejércitos hizo este juramento:

«Todo se hará tal y como lo he pensado; todo se confirmará tal y como lo he decidido.

25Yo destruiré al asirio
14.24-27:
Is 10.5-34
Nah 1.1—3.19
Sof 2.13-15
en mi tierra; lo pisotearé en mis montes. Libraré a mi pueblo de su yugo, y le quitaré esa carga de sus hombros.»

26Este es el acuerdo que se ha tomado en toda la tierra, y esta es la mano que se ha extendido sobre todas las naciones.

27El Señor de los ejércitos lo ha decidido; ¿quién podrá impedirlo? Él ha extendido su mano; ¿quién la hará retroceder?

Profecía sobre Filistea

28El año en que murió el rey Ajaz

14.28:
2 R 16.20
2 Cr 28.27
tuvo lugar esta profecía:

29«Filistea, no te alegres del todo

14.29-31:
Jer 47.1-7
Ez 25.15-17
Jl 3.4-8
Am 1.6-8
Sof 2.4-7
Zac 9.5-7
por haberse quebrado la vara del que te hería; porque de la raíz de la culebra saldrá un áspid, y de su fruto una serpiente voladora.

30Los primogénitos de los pobres tendrán pastos para sus rebaños, y la gente pobre dormirá tranquila; pero a tu raíz la haré morir de hambre, y acabaré con lo poco que de ti quede.31Ustedes, puertas, ¡griten de dolor! Y tú, ciudad, ¡grita y pide ayuda! Y tú, Filistea, ¡has quedado totalmente deshecha! Del norte viene humo, y en tus asambleas no quedará uno solo.32¿Y qué se dirá a los mensajeros de las naciones? Pues que el Señor puso los fundamentos de Sión, y que allí encontrarán refugio los afligidos de su pueblo.»