Reina Valera Contemporánea (RVRC)
11

Reinado del Mesías

111Una vara saldrá del tronco de Yesé; un vástago

11.1:
Mt 2.23
retoñará de sus raíces.
11.1:
Ap 5.5
22.16

2Sobre él reposará el espíritu del Señor; el espíritu de sabiduría y de inteligencia; el espíritu de consejo y de poder, el espíritu de conocimiento y de temor del Señor.3Su deleite será temer al Señor. No juzgará según las apariencias, ni dictará sentencia según los rumores.4Defenderá los derechos de los pobres, y dictará sentencias justas en favor de la gente humilde del país. Su boca será la vara que hiera la tierra; sus labios serán el ventarrón que mate al impío.
11.4:
2 Ts 2.8
5La justicia y la fidelidad serán el cinto que ceñirá su cintura.
11.5:
Ef 6.14

6El lobo convivirá con el cordero; el leopardo se acostará junto al cabrito; el becerro, el león y el animal engordado andarán juntos, y un chiquillo los pastoreará.

7La vaca y la osa pacerán, sus crías se echarán juntas; y el león comerá paja como buey.8El niño de pecho jugará sobre la cueva del áspid, y el recién destetado extenderá su mano sobre la cueva de la víbora.9Nadie hará mal ni daño alguno en ninguna parte de mi santo monte,
11.6-9:
Is 65.25
porque la tierra estará saturada del conocimiento del Señor, así como las aguas cubren el mar.
11.9:
Hab 2.14

10Cuando llegue ese día, sucederá que los pueblos irán en busca de la raíz de Yesé,

11.10:
Ro 15.12
la cual se plantará como estandarte de las naciones; y su habitación será gloriosa.

11Cuando llegue ese día, sucederá que el Señor levantará una vez más su mano para recobrar el remanente de su pueblo que aún quede en Asiria, Egipto, Patros, Etiopía, Elam, Sinar y Jamat, y en las costas del mar;

12levantará un estandarte contra las naciones, y de los cuatro confines de la tierra juntará a los desterrados de Israel y a los esparcidos de Judá.13Entonces se disipará la envidia de Efraín, y los enemigos de Judá serán destruidos. Efraín no tendrá envidia de Judá, ni Judá afligirá a Efraín;14sobre los hombros de los filisteos volarán al occidente, y saquearán también a los que habitan en el oriente; Edom y Moab les servirán, y los amonitas los obedecerán.15Entonces el Señor secará el mar de Egipto, que parece una lengua, y con el poder de su espíritu levantará su mano sobre el río y lo partirá en siete brazos, para que pueda cruzarse con sandalias,
11.15:
Ap 16.12
16y el remanente de su pueblo, el que haya quedado de Asiria, tendrá un camino, como lo tuvo Israel cuando salió de la tierra de Egipto.
12

Cántico de acción de gracias

121Cuando llegue ese día, dirás:

«A ti, Señor, cantaré; aunque te enojaste contra mí, tu indignación cesó y me has dado consuelo.

2¡Vean a Dios, mi salvador! Puedo estar confiado y sin temor alguno, porque el Señor es mi fortaleza y mi canción;
12.2:
Ex 15.2
Sal 118.14
¡él es mi salvador!»

3Y con gran gozo sacarán ustedes agua de las fuentes de la salvación.

4Cuando llegue ese día, dirán ustedes:

«¡Alaben al Señor! ¡Aclamen su nombre!

¡Alaben sus acciones entre los pueblos!

¡Recuerden que su nombre es incomparable!

5¡Canten salmos al Señor,

porque sus obras son magníficas!

¡Que toda la tierra lo sepa!

6Tú, que habitas en Sión,

¡canta y regocíjate, que en medio de ti

grande es el Santo de Israel!»

13

Profecía sobre Babilonia

131Profecía sobre Babilonia,

13.1—14.23:
Is 47.1-15
Jer 50.1—51.64
que fue revelada a Isaías hijo de Amoz.

2¡Levanten la bandera sobre un alto monte! ¡Levanten la voz contra ellos! ¡Levanten la mano, para que entren por las puertas de los príncipes!

3Yo di órdenes a mis consagrados; convoqué también a mis valientes, a los que se alegran con mi triunfo, para que ejecuten mi castigo.

4Hay gran estruendo en los montes, como de mucha gente; ruidoso estruendo de reinos, de naciones que se reúnen. El Señor de los ejércitos pasa revista a las tropas para la batalla.

5El Señor y los instrumentos de su ira vienen de lejanas tierras, desde los confines de los cielos, para destruir toda la tierra.

6¡Griten de dolor, que cercano está el día del Señor! ¡Viene como asolamiento del Todopoderoso!

13.6:
Jl 1.15

7Por eso pierde su fuerza toda mano; por eso desfallece todo corazón.8Se llenan de terror; la angustia y el dolor los domina; tienen dolores como de parturienta; con el rostro encendido, unos a otros se miran con asombro.

9¡Viene ya el terrible día del Señor! ¡Día de ardiente ira e indignación, que hará de la tierra un páramo, y que raerá de ella a los pecadores!

10Ese día las estrellas y los luceros de los cielos no darán su luz; el sol se oscurecerá al amanecer, y la luna no dará su resplandor.
13.10:
Mt 24.29
Mc 13.24-25
Lc 21.25
Ap 6.12-13
8.12
11Yo castigaré al mundo por su maldad, y a los impíos por su iniquidad; acabaré con la arrogancia de los soberbios y abatiré la altivez de los fuertes.12Haré que los hombres sean más escasos que el fino oro de Ofir.13Por la indignación del Señor de los ejércitos, en el día de su ardiente ira haré que se estremezcan los cielos, y que la tierra se mueva de su lugar.14Cada uno mirará hacia su pueblo, como oveja sin pastor; cada uno huirá a su tierra, como gacela perseguida.15Todo el que sea hallado, caerá atravesado por una lanza; todo el que caiga preso, morirá a filo de espada.16Ante sus propios ojos, sus niños serán estrellados contra el suelo, sus casas serán saqueadas, y sus mujeres serán violadas.17Voy a incitar contra ellos a los medos, para quienes el oro y la plata no es lo más importante.18Con sus flechas despedazarán a los niños, y de los hijos no tendrán compasión; ¡no perdonarán a nadie en quien pongan sus ojos!19El hermoso reino de Babilonia, joya de la grandeza caldea, vendrá a ser como Sodoma y Gomorra, ciudades a las que Dios destruyó.
13.19:
Gn 19.24
20Jamás volverá a ser habitado. Para siempre quedará deshabitado. Ningún nómada volverá a plantar allí su tienda, ni pastor alguno apacentará allí su rebaño.21Allí dormirán solo las fieras del desierto, y sus casas se llenarán de chacales;
13.21:
Ap 18.2
allí solo vivirán los avestruces, y retozarán las cabras salvajes.
22En sus palacios y en sus casas veraniegas aullarán las hienas y los chacales. Ya se acerca su tiempo; sus días están contados.