Reina Valera Contemporánea (RVRC)
2

El amor del Señor por un pueblo infiel

21»Pueden llamar a sus hermanos: Ammi;2.1 Es decir, Pueblo mío. y a sus hermanas: Rujama.2.1 Es decir, Compadecida.

2Pero repróchenle a su madre el hecho de no ser ella mi mujer, ni yo su marido. Díganle que deje de serme infiel, que no cometa más adulterio.3De lo contrario, le arrancaré la ropa y la dejaré desnuda, como estaba el día en que nació. La dejaré desolada como un desierto, como tierra seca, y la mataré de sed.4No tendré compasión alguna de sus hijos, porque son hijos de una prostituta.5Es un hecho que su madre se prostituyó; la que los dio a luz perdió la honra cuando dijo: “Voy a seguir a mis amantes, porque ellos me dan pan y agua, lana y lino, aceite y vino.”6Por eso voy a plagar su camino con espinos; voy a cerrarle el paso, para que no encuentre el camino.7Podrá seguir a sus amantes, pero no logrará alcanzarlos; irá en su busca, pero no los hallará. Y entonces dirá: “Voy a volver con mi primer marido, porque con él me iba mejor que ahora.”

8»Y es que ella no ha reconocido que soy yo quien le ha dado el trigo, el vino y el aceite; que soy yo quien le ha multiplicado la plata y el oro que le ofrece a Baal.

9Por eso en su momento haré que me devuelva mi trigo y mi vino; le quitaré mi lana y mi lino, que le había dado para que cubriera su desnudez,10y a la vista de sus amantes pondré al descubierto sus partes pudendas. ¡Nadie la librará de mi mano!11Pondré fin a todo su alborozo y a sus fiestas, a sus lunas nuevas y a sus días de reposo, y a todas sus festividades.12Arrasaré sus viñas y sus higueras, que ella consideraba la paga que le dieron sus amantes, y las reduciré a un matorral, y se las comerán las bestias del campo.13La castigaré por los días en que ofreció incienso a los baales, cuando se adornaba con zarcillos y joyas, y se iba en pos de sus amantes, y se olvidaba de mí.

—Palabra del Señor.

14»Sin embargo, volveré a cortejarla. La llevaré al desierto, y allí me ganaré su corazón.

15Allí le devolveré sus viñas, y haré del valle de Acor
2.15:
Jos 7.24-26
una puerta de esperanza; allí volverá a cantar, como cuando era joven; como cuando salió de la tierra de Egipto.

16»Cuando llegue el momento, tú me llamarás Ishí,2.16 Es decir, Mi marido. y nunca más volverás a llamarme Baalí.2.16 Es decir, Mi señor.

—Palabra del Señor.

17»Yo te quitaré de la boca los nombres de los baales, y nunca más volverás a mencionar sus nombres.

18Cuando llegue ese día, haré por ti un pacto con las bestias del campo, con las aves del cielo y con las serpientes de la tierra. Pondré fin al arco, la espada y la guerra, y te haré dormir tranquila.19Para siempre te tomaré por esposa, y serás mi esposa ante Dios y ante los hombres,2.19 Lit. en derecho y en justicia. con toda misericordia y compasión.20Yo te tomaré por esposa, con votos de fidelidad, y tú conocerás a tu Señor.

21»Cuando llegue ese momento, yo les responderé a los cielos, y los cielos le responderán a la tierra.

—Palabra del Señor.

22»La tierra les responderá al trigo, al vino y al aceite, y ellos le responderán a Jezrel.2.22 Es decir, Dios siembra.

23Yo la sembraré para mí en la tierra, y tendré misericordia de Lorrujama, y a Loamí le diré: “Tú eres mi pueblo”,
2.23:
Ro 9.25
1 P 2.10
y él me dirá: “Tú eres mi Dios”.»
3

Oseas y la adúltera

31Todavía el Señor volvió a decirme:

«Ve y ama a esa adúltera, a quien ama su amigo como ama el Señor a los hijos de Israel, aun cuando estos solo tienen ojos para los dioses ajenos y aman las tortas de pasas.»

2Yo la compré para mí, y di por ella quince monedas de plata y doscientos litros de cebada.

3Y le dije: «Tú serás mía durante mucho tiempo. No te prostituirás, ni tendrás ningún otro hombre. Tampoco yo tendré otra mujer.»4Porque durante mucho tiempo los hijos de Israel estarán sin rey ni príncipe, ni sacrificios, ni estatuas, ni efod ni terafines.5Después de eso los hijos de Israel volverán a buscar al Señor su Dios y a David su rey, y en los últimos días temerán al Señor y su bondad.
4

Controversia del Señor con Israel

41Hijos de Israel, ¡oigan la palabra del Señor! El Señor ha entablado un pleito contra los habitantes de la tierra, porque ya no hay en la tierra verdad ni misericordia, ni conocimiento de Dios;

2en cambio, abundan el perjurio, la mentira, las muertes, los robos, los adulterios, y homicidio tras homicidio.3Por eso la tierra está de luto, y desfallecen todos sus habitantes. Por eso mueren las bestias del campo, las aves del cielo, y aun los peces del mar.

4«¡Que nadie entable pleito con nadie, ni reprenda a nadie! ¡Tu pueblo parece estar en pleito con los sacerdotes!

5Por eso caerás durante el día, y contigo caerá también el profeta durante la noche, y a tu madre la destruiré.6Mi pueblo ha sido destruido porque le faltó conocimiento. Puesto que tú desechaste el conocimiento, yo te desecharé del sacerdocio; puesto que te olvidaste de la ley de tu Dios, también yo me olvidaré de tus hijos.

7»Mientras más numerosos se hicieron, más pecaron contra mí. Por eso yo cambié su honra en afrenta.

8Se alimentan con el pecado de mi pueblo; sacian su apetito con su maldad.9¡De tal pueblo, tal sacerdote! Pero yo los castigaré por su conducta; ¡les daré lo que merecen sus acciones!10Comerán, pero no se saciarán; se prostituirán, pero no tendrán hijos, porque dejaron de servir al Señor.

11»La prostitución, el vino y el mosto hacen que se pierda el juicio.

12Mi pueblo le pregunta a su ídolo de palo, y ese palo le responde. Su espíritu de prostitución los hizo errar; abandonaron a su Dios para prostituirse.13Sobre las cimas de los montes ofrecieron sacrificios; sobre las colinas, y debajo de las encinas y álamos y olmos que tenían buena sombra quemaron incienso; por eso se prostituyeron sus hijas y sus nueras cometieron adulterio.14Pero no castigaré a sus hijas cuando se prostituyan, ni a sus nueras cuando cometan adulterio, porque ellos mismos se van con rameras, y ofrecen sacrificios con mujeres de mala fama. Por eso tropieza el pueblo falto de entendimiento.

15»Pero si tú, Israel, te prostituyes, que por lo menos Judá no peque. Y no entren en Gilgal, ni vayan a Bet Avén, ni juren: “¡Vive el Señor!”

16Porque Israel se apartó del camino, como novilla indómita. ¿Y ahora quieren que el Señor los cuide en amplios pastos, como si fueran corderos?

17»Efraín se inclina por los ídolos; ¡déjenlo!

18Se corrompe con su bebida; se prostituye sin descanso; sus príncipes aman lo que es vergonzoso.19El viento los atrapó en sus alas, y por sus sacrificios serán avergonzados.