Reina Valera Contemporánea (RVRC)
1

Exhortación a edificar el templo

11El día primero del mes sexto del año segundo del rey Darío, la palabra del Señor vino por medio del profeta Hageo

1.1:
Esd 4.24—5.2
6.14
a Zorobabel hijo de Salatiel, gobernador de Judá, y a Josué hijo de Josadac, sumo sacerdote. Y dijo:

2«Así ha dicho el Señor de los ejércitos: Este pueblo dice: “Todavía no es tiempo de que la casa del Señor sea reedificada.”»

3Entonces la palabra del Señor vino por medio del profeta Hageo, y dijo:

4«¿Acaso sí es tiempo de que ustedes habiten en sus casas artesonadas, y de que esta casa esté desierta?

5Pues así ha dicho el Señor de los ejércitos: “Piensen bien lo que hacen.6Ustedes siembran mucho, y recogen poco; comen, y no se sacian; beben, y no quedan satisfechos; se visten, y no entran en calor; y los que trabajan por un jornal lo reciben en saco roto.”

7»Así ha dicho el Señor de los ejércitos: “Piensen en lo que hacen.

8Vayan al monte, y traigan madera, y reconstruyan mi casa. Yo pondré en ella mi beneplácito, y seré glorificado.” Yo, el Señor, lo he dicho.

9»Ustedes buscan mucho, y encuentran poco. Lo que ustedes guardan en su casa, yo de un soplo lo disipo. ¿Y por qué? Porque mi casa está desierta, mientras cada uno de ustedes corre a su propia casa.

—Palabra del Señor de los ejércitos.

10»Por culpa de ustedes los cielos han retenido la lluvia, y la tierra se niega a dar sus frutos.

11Yo hice venir la sequía sobre esta tierra, sobre los montes y el trigo, sobre el vino y el aceite, sobre hombres y animales, sobre todos los productos de la tierra y sobre todo trabajo manual.»

12Tanto Zorobabel hijo de Salatiel como Josué hijo de Josadac, sumo sacerdote, lo mismo que el resto del pueblo, oyeron la voz del Señor su Dios y las palabras del profeta Hageo, tal y como el Señor su Dios le había ordenado decir, y todo el pueblo tuvo temor delante del Señor.

13Entonces Hageo habló con el pueblo por mandato del Señor, y como enviado suyo dijo: «Yo estoy con ustedes.»

—Palabra del Señor.

14El Señor despertó el espíritu de Zorobabel hijo de Salatiel, que era gobernador de Judá, y el espíritu de Josué hijo de Josadac, que era sumo sacerdote, lo mismo que el espíritu del resto del pueblo, y todos ellos acudieron a trabajar en la casa de su Dios, el Señor de los ejércitos.

15Era el día veinticuatro del mes sexto, del año segundo del rey Darío.
2

La gloria del nuevo templo

21El día veintiuno del mes séptimo la palabra del Señor vino por medio del profeta Hageo, y dijo:

2«Habla ahora con Zorobabel hijo de Salatiel, que es el gobernador de Judá, y con Josué hijo de Josadac, el sumo sacerdote, y también con el resto del pueblo, y diles:

3“¿Hay entre ustedes alguien que haya visto el esplendor que antes tuvo esta casa?
2.3:
Esd 3.12
¿Qué les parece ahora? ¿No es verdad que la ven como muy poca cosa?
4Pues esfuérzate ahora, Zorobabel, y esfuérzate también tú, Josué hijo de Josadac, sumo sacerdote; y ustedes, pueblo todo de la tierra, ¡cobren ánimo y pónganse a trabajar, que yo estoy con ustedes!

—Palabra del Señor de los ejércitos.

5»”Mi espíritu estará entre ustedes,

2.5:
Ex 33.14
de acuerdo con el pacto que hice con ustedes cuando salieron de Egipto. Así que no tengan miedo.”»

6Así dice el Señor de los ejércitos:

«Dentro de poco tiempo haré temblar los cielos y la tierra,

2.6:
Heb 12.26
el mar y la tierra seca.

7Haré temblar a todas las naciones. Entonces vendrá lo más deseado por todas las naciones, y llenaré de gloria esta casa. Lo digo yo, el Señor de los ejércitos.8La plata y el oro son míos.

—Palabra del Señor de los ejércitos.

9»Al final, la gloria de esta casa será mayor que al principio, y haré que en este lugar haya paz. Lo digo yo, el Señor de los ejércitos.»

—Palabra del Señor de los ejércitos.

El pueblo es reprendido por su infidelidad

10El día veinticuatro del mes noveno del año segundo de Darío, la palabra del Señor vino por medio del profeta Hageo, y dijo:

11«Así ha dicho el Señor de los ejércitos: Pregúntales ahora a los sacerdotes en cuanto a la ley. Diles:

12“Si alguien lleva carne santificada en la falda de su ropa, y con el vuelo de ella toca pan, comida, vino, aceite, o cualquier otro alimento, ¿la carne queda santificada?” Y los sacerdotes respondieron: “¡Por supuesto que no!”13Entonces les dijo Hageo: “Si alguien que esté impuro por haber tocado un cadáver
2.13:
Nm 19.11-22
toca alguna de estas cosas, ¿este hecho las hace impuras?” Y los sacerdotes respondieron: “¡Por supuesto que sí!”»

14Hageo dijo entonces:

«Así es como se porta este pueblo delante de mí, y así también son todas las obras de sus manos. ¡Todo lo que aquí ofrecen es impuro!

—Palabra del Señor.

15»Pero de ahora en adelante pónganse a pensar de corazón, antes de que pongan una piedra sobre otra en el templo del Señor.

16Antes de que sucediera todo esto, iban ustedes al montón de trigo para recoger veinte sacos, y solo encontraban diez; o iban al lagar para sacar cincuenta cántaros de vino, y solo sacaban veinte.17Yo deshice con viento solano, con tizoncillo y con granizo todas las obras de sus manos, pero ustedes no se volvieron a mí.

—Palabra del Señor.

18»Por lo tanto, de ahora en adelante pónganse a pensar de corazón. A partir del día veinticuatro del mes noveno, día en que se echaron los cimientos del templo del Señor, piensen bien y de corazón:

19¿No es verdad que la simiente aún está en el granero? ¿No es verdad que todavía no florecen las vides ni las higueras, ni los granados ni los olivos? Pero a partir de este día yo los bendeciré.»

Promesa del Señor a Zorobabel

20El día veinticuatro del mismo mes la palabra del Señor vino a Hageo por segunda vez, y dijo:

21«Habla con Zorobabel, que es el gobernador de Judá, y dile: “Yo voy a hacer que tiemblen los cielos y la tierra.

22Voy a trastornar el trono de los reinos y a destruir la fuerza de los reinos de las naciones. Voy a trastornar sus carros de guerra y sus tripulantes, y rodarán por tierra los caballos y sus jinetes, cada uno de ellos a manos de la espada de su compañero.23Cuando llegue ese día, yo te tomaré a ti, Zorobabel hijo de Salatiel, y haré de ti mi anillo de sellar, porque tú eres mi siervo: ¡yo te he escogido!”»

—Palabra del Señor de los ejércitos.