Reina Valera Contemporánea (RVRC)
8

81Pero Dios se acordó de Noé, y de todos los animales y bestias que estaban en el arca con él. Entonces Dios hizo pasar sobre la tierra un viento, y las aguas disminuyeron.

2Se cerraron las fuentes del abismo y las cataratas de los cielos, y se detuvo la lluvia de los cielos.3Las aguas sobre la tierra fueron decreciendo gradualmente, y al cabo de ciento cincuenta días se retiraron,4y a los diecisiete días del mes séptimo el arca se posó sobre los montes de Ararat.5Las aguas siguieron bajando hasta el mes décimo, y el día primero del mes décimo quedaron al descubierto las cimas de los montes.

6Al cabo de cuarenta días Noé abrió la ventana del arca que había hecho,

7y envió un cuervo, el cual salió y estuvo yendo y viniendo, hasta que las aguas sobre la tierra se fueron secando.8También dejó salir una paloma, para ver si las aguas se habían retirado de la faz de la tierra,9pero al no hallar la paloma donde asentarse, volvió al arca, donde estaba él, porque las aguas aún cubrían la faz de toda la tierra. Entonces Noé extendió la mano y, tomándola, la hizo entrar consigo en el arca.10Esperó aún otros siete días, y volvió a enviar a la paloma fuera del arca,11y al atardecer la paloma volvió a donde él estaba, pero ya traía en el pico una hoja de olivo. Así entendió Noé que las aguas se habían retirado de sobre la tierra.12Todavía esperó siete días más, y volvió a enviar a la paloma, pero esta ya no volvió a donde él estaba.

13El día primero del mes primero del año seiscientos uno de Noé, se secaron las aguas sobre la tierra. Entonces Noé quitó la cubierta del arca, y miró, y resultó que la superficie de la tierra se estaba secando,

14y a los veintisiete días del mes segundo la tierra ya estaba seca.

15Entonces Dios habló con Noé, y le dijo:

16«Sal del arca, tú y tu mujer, y tus hijos, y las mujeres de tus hijos, que están contigo.

17Saca a todos los animales que están contigo; a todo ser vivo: aves y bestias, y todo reptil que se arrastra sobre la tierra, y pueblen la tierra. ¡Reprodúzcanse y multiplíquense sobre la tierra!»

18Salió entonces Noé con sus hijos, su mujer, y las mujeres de sus hijos.

19También salieron del arca todos los animales, y todo reptil y toda ave, y todo lo que se mueve sobre la tierra, según sus especies.

20Noé edificó un altar al Señor y, tomando de todo animal limpio y de toda ave limpia, ofreció en el altar un holocausto.

21Al percibir el Señor ese grato olor, dijo en su corazón:

«No volveré a maldecir la tierra por causa del hombre, porque desde su juventud las intenciones del corazón del hombre son malas. Y tampoco volveré a destruir a todo ser vivo, como lo he hecho.

22Mientras la tierra permanezca, no faltarán la sementera y la siega, ni el frío y el calor, ni el verano y el invierno, ni el día y la noche.»
9

Pacto de Dios con Noé

91Dios bendijo a Noé y a sus hijos, y les dijo:

«Reprodúzcanse y multiplíquense: ¡llenen la tierra!

9.1:
Gn 1.28

2El temor y el miedo a ustedes estarán en todo animal de la tierra, en toda ave de los cielos, en todo lo que se mueva sobre la tierra, y en todos los peces del mar. Quedan en las manos de ustedes.3Todo lo que se mueve y tiene vida les servirá de alimento, lo mismo las legumbres que las plantas verdes. Yo les he dado todo.4Pero la carne con su vida, que es su sangre, no la comerán.
9.4:
Lv 7.26-27
17.10-14
19.26
Dt 12.16,23
15.23
5Porque ciertamente yo demandaré de la vida de ustedes esa sangre; la demandaré de las manos de todo animal, y de las manos del hombre; demandaré la vida del hombre de manos del hombre, su hermano.6La sangre del que derrame sangre humana
9.6:
Ex 20.13
será derramada por otro hombre, porque el hombre ha sido hecho a imagen de Dios.
9.6:
Gn 1.26
7Pero ustedes, reprodúzcanse y multiplíquense;
9.7:
Gn 1.28
procreen abundantemente y multiplíquense en la tierra.»

8Dios habló también a Noé y a sus hijos con él. Les dijo:

9«Miren, yo establezco mi pacto con ustedes y con sus descendientes que les nazcan después.

10Y también con todos los seres vivos que están con ustedes: las aves, los animales y todas las bestias de la tierra que están con ustedes, tanto los que salieron del arca como todos los animales de la tierra.11Estableceré mi pacto con ustedes, y no volveré a exterminar a ningún ser con aguas de diluvio, ni habrá otro diluvio que destruya la tierra.»

12Dios también dijo:

«Esta es la señal del pacto que yo establezco con ustedes, y con todo ser vivo que está con ustedes, por los siglos y para siempre:

13He puesto mi arco en las nubes, el cual servirá como señal de mi pacto con la tierra.14Cuando yo haga venir nubes sobre la tierra, entonces mi arco se dejará ver en las nubes15y me acordaré de mi pacto, el pacto que he hecho con ustedes y con todo ser vivo, de cualquier especie; no volverá a haber un diluvio de aguas que destruya a todo ser vivo.16El arco estará en las nubes, y yo lo veré y me acordaré de mi pacto perpetuo. Es el pacto entre Dios y todo ser vivo, con todos los seres que hay sobre la tierra.»

17Dios también le dijo a Noé:

«Esta es la señal del pacto que he establecido con todos los seres vivos que habitan sobre la tierra.»

Embriaguez de Noé

18Los hijos de Noé que salieron del arca fueron Sem, Cam (que es el padre de Canaán), y Jafet.

19Estos tres son los hijos de Noé. Con ellos se pobló toda la tierra.20Después Noé comenzó a labrar la tierra y plantó una viña,21y bebió del vino, y se embriagó, y se quedó desnudo en medio de su tienda.22Cuando Cam, padre de Canaán, vio la desnudez de su padre, se lo dijo a sus dos hermanos, que estaban afuera.23Entonces Sem y Jafet tomaron ropa, la pusieron sobre sus propios hombros y, caminando hacia atrás, cubrieron la desnudez de su padre, mientras volvían el rostro para no ver la desnudez de su padre.24Al despertar Noé de su embriaguez, se enteró de lo que le había hecho su hijo más joven,25y dijo:

«Maldito sea Canaán.

Será siervo de siervos para sus hermanos.»

26También dijo:

«Que el Señor mi Dios bendiga a Sem,

y que Canaán sea su siervo.

27»Que engrandezca Dios a Jafet;

que habite en las tiendas de Sem,

y que Canaán sea su siervo.»

28Después del diluvio Noé vivió trescientos cincuenta años,

29y todos los días de Noé fueron novecientos cincuenta años. Entonces murió.
10

Los descendientes de los hijos de Noé

(1 Cr 1.5-23)

101Estos son los descendientes de los hijos de Noé: Sem, Cam y Jafet, quienes tuvieron hijos después del diluvio.

2Los hijos de Jafet: Gomer, Magog, Maday, Javán, Tubal, Mesec y Tiras.3Los hijos de Gomer: Askenaz, Rifat y Togarmá.4Los hijos de Javán: Elisa, Tarsis, Quitín y Rodanín.5Con ellos se poblaron las costas, cada uno según su lengua y conforme a sus familias en sus naciones.

6Los hijos de Cam: Cus, Misrayin, Fut y Canaán.

7Los hijos de Cus: Sebá, Javilá, Sabta, Ragama y Sabteca. Los hijos de Ragama: Sebá y Dedán.8Cus engendró a Nimrod, quien llegó a ser el primer hombre poderoso en la tierra.9Este fue un vigoroso cazador delante del Señor. Por eso se dice: «Así como Nimrod, vigoroso cazador delante del Señor.»10Las ciudades principales de su reino fueron Babel, Erec, Acad y Calne, en la tierra de Sinar.11De esta tierra salió para Asiria, y allí edificó Nínive, Rejobot, Calaj,12y Resén, la gran ciudad que está entre Nínive y Calaj.13Misrayin engendró a Ludim, Anamim, Lehabim, Naftuhim,14Patrusim y Casluhim, de donde salieron los filisteos, y también a Caftorim.

15Canaán engendró a Sidón, su primogénito, a Jet,

16y a los jebuseos, amorreos, gergeseos,17jivitas, araceos, sineos,18arvadeos, semareos y jamatitas. Después se dispersaron las familias de los cananeos.19El territorio de los cananeos se extendía desde Sidón, en dirección a Gerar, hasta Gaza; y en dirección de Sodoma, Gomorra, Adma y Zeboyin, hasta Lasa.20Estos son los hijos de Cam, por sus familias, lenguas, tierras y naciones.

21También tuvo hijos Sem, que era padre de todos los hijos de Éber y hermano mayor de Jafet.

22Los hijos de Sem fueron Elam, Asur, Arfaxad, Lud y Aram.23Los hijos de Aram fueron Uz, Jul, Geter y Mas.24Arfaxad engendró a Selaj, y Selaj engendró a Éber.25A Éber le nacieron dos hijos. Uno de ellos se llamó Peleg,10.25 Es decir, División. porque en sus días la tierra se dividió. Su hermano se llamó Joctán.26Y Joctán engendró a Almodad, Selef, Jasar Mávet, Yera,27Hadorán, Uzal, Diclá,28Obal, Abimael, Sebá,29Ofir, Javilá y Jobab; todos estos fueron hijos de Joctán.30La tierra que habitaron se extendía desde Mesa, en dirección de Sefar, hasta la región montañosa oriental.31Estos fueron los hijos de Sem por sus familias, lenguas, tierras y naciones.32Estas son las familias de los hijos de Noé por sus descendencias y naciones. De ellos se esparcieron las naciones en la tierra después del diluvio.