Reina Valera Contemporánea (RVRC)
39

José y la esposa de Potifar

391Los ismaelitas llevaron a José a Egipto, y allá se lo compró a ellos un egipcio llamado Potifar, que era oficial del faraón y capitán de su guardia.

2Pero el Señor estaba con José,
39.2:
Hch 7.9
y este prosperó en la casa del egipcio, su amo.
3Y su amo se dio cuenta de que el Señor estaba con él y lo hacía prosperar en todo lo que emprendía,4de modo que José se ganó su buena voluntad, y le servía, y su amo lo nombró mayordomo de su casa y dejó en sus manos todo lo que tenía.5Desde el momento en que José quedó a cargo de la casa y posesiones del egipcio, el Señor bendijo su casa por causa de José. La bendición del Señor estaba sobre todo lo que él tenía, lo mismo en la casa que en el campo.6El egipcio dejó en manos de José todo lo que tenía, y ya no se ocupaba más que de lo que tenía que comer. Y José era bien parecido y de bella presencia.

7Después de esto, resultó que la mujer de su amo puso sus ojos en él y le dijo:

«¡Acuéstate conmigo!»

8Pero él se negó a hacerlo, y le dijo a la mujer de su amo:

«Como puedes ver, estando yo aquí, mi señor no sabe ni lo que hay en esta casa. Ha puesto en mis manos todo lo que tiene.

9En esta casa no hay nadie mayor que yo, ni hay nada que él me haya reservado, excepto a ti, puesto que tú eres su mujer. ¿Cómo podría yo cometer algo tan malo y pecar contra Dios?»

10Y José hablaba con ella todos los días, pero no le hacía caso en cuanto a acostarse con ella o estar con ella;

11pero un día entró en la casa para cumplir con sus obligaciones, y como allí no había nadie,12ella lo agarró de la ropa y le dijo:

«Acuéstate conmigo.»

Pero él dejó su ropa en las manos de ella, y salió corriendo de allí.

13Cuando ella lo vio salir corriendo, y que había dejado su ropa en sus manos,14llamó a los que estaban en la casa, y les dijo:

«Miren, este hebreo que mi esposo nos ha traído quiere burlarse de nosotros. Entró adonde yo estaba, para acostarse conmigo. Pero yo grité con todas mis fuerzas,

15y cuando él me oyó gritar, dejó su ropa en mis manos y salió corriendo.»

16Y ella dejó a su lado la ropa de José, hasta que su esposo llegó a su casa.

17Entonces ella le repitió lo mismo. Le dijo:

«El siervo hebreo que nos trajiste, entró adonde yo estaba, para burlarse de mí.

18Pero como yo empecé a gritar, él dejó su ropa en mis manos y salió corriendo.»

19Cuando el amo de José oyó lo que su mujer le contaba, y que le decía: «Así me ha tratado tu siervo», se puso furioso;

20entonces agarró a José y lo puso en la cárcel, donde estaban los presos del rey. Y allí en la cárcel se quedó José.

21Pero el Señor estaba con él

39.21:
Hch 7.9
y le extendió su misericordia, y le permitió ganarse la buena voluntad del jefe de la cárcel.

22Y así el jefe de la cárcel dejó en manos de José el cuidado de todos los presos que había en aquella prisión. Todo lo que allí se hacía, lo hacía José.23El jefe de la cárcel no tenía que vigilar nada de lo que estaba al cuidado de José, porque el Señor estaba con José y prosperaba todo lo que él hacía.
40

José interpreta dos sueños

401Después de esto sucedió que el copero y el panadero del rey de Egipto delinquieron contra su señor, el rey de Egipto,

2y este se enojó contra sus dos oficiales, es decir, contra el jefe de los coperos y el jefe de los panaderos,3y los puso en prisión, en la cárcel donde José estaba preso, es decir, en la casa del capitán de la guardia.4El capitán de la guardia puso a José a cargo de ellos, y él les servía, y ellos estuvieron en la prisión muchos días.5Allí en la prisión, en una misma noche, tanto el copero como el panadero del rey de Egipto tuvieron cada uno un sueño, y cada sueño tenía su propio significado.6Cuando José vino a verlos por la mañana, los miró y notó que estaban tristes.7Entonces les preguntó a esos oficiales del faraón, que estaban presos como él en la casa de su señor:

«¿Por qué tienen hoy tan mal semblante?»

8Ellos le dijeron:

«Hemos tenido un sueño, y no hay quien lo interprete.»

Y José les dijo:

«¿Acaso no corresponde a Dios interpretar los sueños? Cuéntenmelo ahora.»

9Entonces el jefe de los coperos le contó su sueño a José, y le dijo:

«En mi sueño, veía yo una vid delante de mí;

10en la vid había tres sarmientos. La vid parecía brotar y arrojar su flor, y las uvas de sus racimos maduraban.11Yo tenía en la mano la copa del faraón, y tomaba las uvas y las exprimía en la copa, y daba al faraón la copa en su mano.»

12José le dijo:

«Esta es la interpretación: los tres sarmientos son tres días.

13Al cabo de tres días el faraón te levantará la cabeza y te restituirá a tu puesto, y tú le darás la copa al faraón en la mano, como solías hacerlo cuando eras su copero.14Así que acuérdate de mí cuando recibas ese beneficio. Yo te ruego que me trates con misericordia. Haz mención de mí ante el faraón, y sácame de esta prisión.15Porque a mí me secuestraron de la tierra de los hebreos, y aquí no he hecho nada para que me hayan puesto en la cárcel.»

16Al ver el jefe de los panaderos que José había hecho una buena interpretación, le dijo:

«También yo soñé que veía tres canastillos blancos sobre mi cabeza.

17En el canastillo más alto había toda clase de manjares y pasteles para el faraón, y las aves los comían del canastillo que estaba sobre mi cabeza.»

18José respondió, y dijo:

«Esta es la interpretación: Los tres canastillos son tres días.

19Al cabo de tres días el faraón te levantará la cabeza, y hará que te cuelguen en la horca, y las aves te arrancarán la carne para comérsela.»

20Al tercer día, que era el día del cumpleaños del faraón, este ofreció un banquete para todos sus sirvientes; y en medio de sus servidores levantó la cabeza del jefe de los coperos y la cabeza del jefe de los panaderos.

21Al jefe de los coperos lo hizo volver a su puesto, y este daba al faraón la copa en su mano;22pero al jefe de los panaderos lo mandó a la horca, conforme a la interpretación que José les había hecho.23Pero el jefe de los coperos, lejos de acordarse de José, se olvidó de él.
41

José interpreta el sueño del faraón

411Dos años después, sucedió que el faraón tuvo un sueño, en el que se veía de pie, junto al río.

2Del río salían siete vacas, muy hermosas y gordas, que se alimentaban de los pastos.3Tras ellas salían del río otras siete vacas, muy flacas y feas, que se pararon a la orilla del río, cerca de las vacas hermosas,4¡y las vacas flacas y feas se comían a las siete vacas hermosas y gordas! Y el faraón se despertó.5Pero volvió a dormirse, y la segunda vez soñó que de una sola caña crecían siete espigas, muy hermosas y llenas de trigo,6y que tras ellas salían otras siete espigas, delgadas y marchitadas por el viento solano;7¡y las siete espigas delgadas se comían a las siete espigas hermosas y llenas de trigo! Y el faraón se despertó, y vio que solo era un sueño.8Por la mañana el faraón estaba muy agitado, y mandó llamar a todos los magos de Egipto y a todos sus sabios; y el faraón les contó sus sueños, pero no había quien se los pudiera interpretar.

9Entonces el jefe de los coperos habló con el faraón y le dijo:

«Ahora me acuerdo de que he fallado.

10Cuando Su Majestad se enojó contra el jefe de los panaderos y contra mí, sus siervos, nos mandó a la prisión en la casa del capitán de la guardia.11Y en una misma noche él y yo tuvimos un sueño, y cada sueño tenía su propio significado.12Allí, con nosotros, estaba un joven hebreo, siervo del capitán de la guardia; y cuando le contamos nuestros sueños, él nos interpretó lo que cada uno había soñado.13Y resultó que todo sucedió tal y como él nos los interpretó: yo fui restituido a mi puesto, y el otro fue enviado a la horca.»

14El faraón mandó entonces llamar a José. Con mucha prisa lo sacaron de la cárcel, y él se afeitó y se cambió de ropa, y se presentó ante el faraón.

15El faraón le dijo:

«He tenido un sueño, y no hay quien lo interprete. Pero he oído decir que tú oyes un sueño y lo puedes interpretar.»

16José le respondió al faraón:

«No depende de mí. Pero Dios dará al faraón una respuesta propicia.»

17Entonces el faraón le dijo:

«En mi sueño, yo me veía de pie, a la orilla del río.

18Del río salieron siete vacas muy gordas y hermosas, que se alimentaban de los pastos.19Detrás de ellas salieron otras siete vacas, muy flacas y feas. ¡Estaban tan flacas, que no he visto otras tan feas en toda la tierra de Egipto!20Y las vacas flacas y feas se comían a las primeras siete vacas gordas,21y estas entraban en su panza, y nadie podía saber que las tuvieran adentro, porque se veían igual de flacas, como al principio. Entonces desperté.22En mis sueños también vi que siete espigas, llenas de trigo y hermosas, crecían de un mismo tallo.23Tras ellas crecían otras siete espigas, delgadas y marchitadas por el viento solano,24¡y las espigas delgadas se comían a las siete espigas hermosas! Les he dicho esto a los magos, pero no hay quien me lo interprete.»

25José le respondió al faraón:

«El sueño de mi señor el faraón es uno solo. Dios le ha hecho saber lo que él está por hacer.

26Las siete vacas hermosas son siete años, y las espigas hermosas también son siete años. El sueño es uno solo.27También las siete vacas flacas y feas que subían tras ellas son siete años, y las siete espigas delgadas y marchitadas por el viento solano serán siete años de hambre.28Esta es mi respuesta a Su Majestad: Dios ha mostrado a Su Majestad lo que él está por hacer.29Vienen ya siete años de gran abundancia en toda la tierra de Egipto.30Pero a estos les seguirán siete años de hambre. Toda la abundancia será olvidada en la tierra de Egipto, porque el hambre acabará con la tierra.31Por causa del hambre que vendrá, y que será gravísima, esa abundancia quedará ignorada.32El hecho de que Su Majestad haya tenido el mismo sueño dos veces, significa que Dios ha decidido hacer esto, y que muy pronto lo hará.33Su Majestad debe buscarse ya un hombre inteligente y sabio, y ponerlo al frente de la tierra de Egipto.34Debe también poner gobernadores al frente del país, y tomar la quinta parte de lo que produzca la tierra de Egipto durante los siete años de abundancia.35Se deben almacenar todos los alimentos de estos buenos años que vienen, y bajo el control de Su Majestad recogerse y guardarse el trigo, para el sustento de las ciudades.36Estas provisiones deben quedar almacenadas para el país, para los siete años de hambre que habrá en la tierra de Egipto. Así el país no perecerá de hambre.»

José, gobernador de Egipto

37Esto le pareció bien al faraón y a sus siervos,

38y el faraón les dijo a sus siervos: «¿Podremos encontrar a otro hombre como este, en quien esté el espíritu de Dios?»

39A José le dijo:

«Puesto que Dios te ha hecho saber todo esto, no hay nadie tan inteligente y sabio como tú.

40Así que tú estarás al frente de mi casa,
41.40:
Hch 7.10
y todo mi pueblo se someterá a lo que digas; solamente en el trono seré mayor que tú.»

41También le dijo el faraón a José:

«Como ves, yo te he puesto al frente de toda la tierra de Egipto.»

42Y el faraón se quitó su anillo de la mano, y lo puso en la mano de José; también hizo que lo vistieran con ropas de lino muy fino, y en el cuello le puso un collar de oro;

43después hizo que subiera en su segundo carro, y que delante de él se gritara: «¡De rodillas!»;41.43 Abrek, probablemente una palabra egipcia semejante en sonido a la palabra hebrea que significa arrodillarse. y lo puso al frente de toda la tierra de Egipto.44Luego el faraón le dijo a José:

«Yo soy el faraón. Pero sin ti nadie alzará la mano ni el pie en toda la tierra de Egipto.»

45Y el faraón le dio a José el nombre de Safenat Paneaj, y le dio por mujer a Asenat, la hija de Potifera, el sacerdote de On. Entonces José salió para recorrer toda la tierra de Egipto.

46José tenía treinta años de edad cuando fue presentado ante el faraón, rey de Egipto. Y salió José de la presencia del faraón, y recorrió toda la tierra de Egipto.

47En aquellos siete años de abundancia la tierra produjo en grandes cantidades.48Y José recogió todo el alimento de los siete años de abundancia que hubo en la tierra de Egipto, y almacenó alimento en las ciudades, y entregó a cada ciudad el alimento del campo de sus alrededores.49José recogió trigo en grandes cantidades, como si fuera arena del mar, al grado de no poder contarlo, porque era incontable.50Antes de que llegara el primer año de hambre, le nacieron a José dos hijos, los cuales le dio Asenat, la hija de Potifera, el sacerdote de On.51Al primogénito le puso por nombre Manasés,41.51 Es decir, El que hace olvidar. porque dijo: «Dios me ha hecho olvidar todos mis sufrimientos, y toda la casa de mi padre.»52Al segundo le puso por nombre Efraín;41.52 De una palabra hebrea que significa fructífero. porque dijo: «Dios me hizo fructificar en la tierra de mi aflicción.»

53Los siete años de abundancia que hubo en la tierra de Egipto llegaron a su fin,

54y comenzaron a llegar los siete años de hambre,
41.54:
Hch 7.11
como José lo había dicho. Y hubo hambre en todos los países, pero en toda la tierra de Egipto había pan.
55Cuando arreció el hambre en toda la tierra de Egipto, el pueblo pedía a gritos al faraón que le diera pan. Y el faraón les dijo a todos los egipcios: «Vayan a ver a José, y hagan lo que él les diga.»
41.55:
Jn 2.5
56El hambre cundía por todo el país. Entonces José abrió todos los graneros donde había trigo, y se lo vendía a los egipcios, porque el hambre arreciaba en la tierra de Egipto.57Y de todas partes venían a Egipto para comprar trigo de José, porque el hambre había arreciado por toda la tierra.