Reina Valera Contemporánea (RVRC)
16

Agar e Ismael

161Saraí, la esposa de Abrán, no le daba hijos, pero tenía una sierva egipcia que se llamaba Agar.

2Entonces Saraí le dijo a Abrán:

«Ya ves que el Señor me ha hecho estéril, así que te ruego que te allegues a mi sierva; tal vez tendré hijos de ella.»

Y Abrán atendió al ruego de Saraí.

3A los diez años de que Abrán había habitado en la tierra de Canaán, Saraí, la esposa de Abrán, tomó a Agar, su sierva egipcia, y se la dio por mujer a Abrán, su marido.4Y él se allegó a Agar, y esta concibió; y al darse cuenta de que había concebido, comenzó a mirar con desprecio a su señora.5Entonces Saraí le dijo a Abrán:

«¡Que mi afrenta recaiga sobre ti! Yo te di por mujer a mi sierva, y al verse encinta me mira con desprecio. ¡Que juzgue el Señor entre tú y yo!»

6Y Abrán le respondió a Saraí:

«Pues tu sierva está en tus manos. ¡Haz con ella lo que mejor te parezca!»

Y como Saraí la humillaba, ella huyó de su presencia.

7Pero el ángel del Señor la encontró junto a un manantial en el desierto, que es el manantial que está en el camino a Shur,8y le dijo:

«Agar, sierva de Saraí, ¿de dónde vienes, y a dónde vas?»

Y ella respondió:

«Estoy huyendo de Saraí, mi señora.»

9El ángel del Señor le dijo:

«Regresa con tu señora, y ponte en sus manos.»

10Además, el ángel del Señor le dijo:

«Voy a multiplicar tu descendencia. Llegarán a ser tantos, que no podrán ser contados.»

11El ángel del Señor también le dijo:

«Tú has concebido, y darás a luz un hijo. Le pondrás por nombre Ismael,16.11 Es decir, Dios oye. porque el Señor ha oído tu aflicción.

12Será un hombre indómito; luchará contra todos, y todos lucharán contra él, pero a pesar de todos sus hermanos establecerá su residencia.»

13Como el Señor le había hablado, ella le dio este nombre: «Tú eres el Dios que ve», pues dijo: «¿Acaso no he visto aquí también al que me ve?»,

14y al manantial lo llamó «Pozo del que vive y me ve». Ese pozo está entre Cadés y Bered.

15Agar dio a luz un hijo de Abrán, y este le puso por nombre Ismael.

16Abrán tenía ochenta y seis años de edad cuando Agar dio a luz a Ismael.
17

La circuncisión, señal del pacto

171Abrán tenía noventa y nueve años de edad cuando el Señor se le apareció y le dijo:

«Yo soy el Dios Todopoderoso. Anda siempre delante de mí y sé perfecto.

2Yo estableceré mi pacto contigo, y haré que te multipliques en gran manera.»

3Abrán se postró entonces sobre su rostro, y Dios habló con él. Le dijo:

4«Este es el pacto que hago contigo: Tú serás el padre de muchísima gente.5Tu nombre ya no será Abrán,17.5 Es decir, Padre enaltecido. sino que ahora te llamarás Abrahán,17.5 Entendido aquí, Padre de una multitud. porque te he puesto como padre de muchísima gente.
17.5:
Ro 4.17
6Yo haré que te multipliques en gran manera. De ti saldrán naciones y reyes.7Estableceré mi pacto contigo y con tus descendientes. Será un pacto perpetuo,
17.7:
Lc 1.55
y yo seré tu Dios y el de tu descendencia.
8A ti y a tu descendencia les daré toda la tierra donde ahora habitas, la tierra de Canaán, como herencia perpetua,
17.8:
Hch 7.5
y yo seré el Dios de ellos.»

9Dios también le dijo a Abrahán:

«Tú, por tu parte, guardarás mi pacto; tú y tu descendencia, por sus generaciones.

10Este es el pacto que yo hago con ustedes, y que ustedes guardarán; es decir, tú y tu descendencia: Todo varón que haya entre ustedes será circuncidado.
17.10:
Hch 7.8
11Ustedes circuncidarán la carne de su prepucio, como señal del pacto entre nosotros.12A los ocho días de nacido será circuncidado todo varón que haya entre ustedes, en todas sus generaciones; lo mismo los nacidos en casa como los comprados por dinero a cualquier extranjero, y que no sean de su linaje.13Será circuncidado el que nazca en tu casa, y el que compres con tu dinero; mi pacto estará en la carne de ustedes como pacto perpetuo.14Todo hombre incircunciso, que no haya circuncidado la carne de su prepucio, será eliminado de su pueblo por haber violado mi pacto.»

15Dios también le dijo a Abrahán: «A Saraí, tu mujer, ya no la llamarás Saraí. Ahora su nombre será Sara.17.15 Es decir, Princesa.

16Yo la bendeciré, y también te daré un hijo de ella. Sí, yo la bendeciré, y ella será la madre de las naciones, los reyes y los pueblos que de ella nacerán.»

17Abrahán se postró entonces sobre su rostro, y riéndose dijo en su corazón: «¿Acaso a un hombre de cien años le va a nacer un hijo? ¿Y acaso Sara, que tiene noventa años, va a concebir?»

18Y Abrahán le dijo a Dios:

«¡Dígnate permitir que Ismael viva!»

19Pero Dios le respondió:

«Lo que he dicho es que Sara, tu mujer, te dará un hijo, y tú le pondrás por nombre Isaac.17.19 Es decir, Risa. Yo confirmaré mi pacto con él como un pacto perpetuo para sus descendientes.

20En cuanto a Ismael, también te he oído, y yo lo bendeciré y haré que se reproduzca y se multiplique en gran manera. Él será padre de doce príncipes, y yo lo convertiré en una gran nación,21pero mi pacto lo estableceré con Isaac, el hijo que Sara te dará el año que viene por estos días.»

22Y cuando Dios acabó de hablar con Abrahán, se fue de allí.

23Ese mismo día Abrahán tomó a su hijo Ismael y lo circuncidó, lo mismo que a todos los siervos nacidos en su casa y a todos los que había comprado con su dinero; es decir, circuncidó la carne del prepucio de todos los varones que vivían en su casa, tal y como Dios se lo había dicho.24Abrahán tenía noventa y nueve años de edad cuando circuncidó la carne de su prepucio.25Su hijo Ismael tenía trece años cuando fue circuncidado.26Abrahán y su hijo Ismael fueron circuncidados el mismo día.27Con él fueron circuncidados todos los hombres que había en su casa, tanto los siervos nacidos en casa como los que había comprado de extranjeros por dinero.
18

Promesa del nacimiento de Isaac

181Después el Señor se le apareció a Abrahán en el encinar de Mamre, mientras él estaba sentado a la entrada de su tienda, en el calor del día.

2Al levantar los ojos vio que allí, junto a él, había tres varones. Al verlos, rápidamente se levantó de la entrada de su tienda para recibirlos. Se postró en tierra,3y dijo:

«Señor, si en verdad he hallado gracia ante tus ojos, te ruego que no te apartes de este siervo tuyo.

4Mandaré traer un poco de agua, para que ustedes se laven los pies, y luego podrán descansar debajo de un árbol.5Traeré también un bocado de pan, para que recobre fuerzas su corazón, y luego seguirán su camino. ¡Para eso han pasado ustedes cerca de este su siervo!»

Y ellos dijeron:

«Haz todo tal y como has dicho.»

6Entonces Abrahán fue de prisa a la tienda de Sara, y le dijo: «Toma pronto tres medidas de flor de harina, amásala, y cuece unos panes.»

7Luego corrió Abrahán a donde estaban las vacas y tomó un becerro tierno y bueno, se lo dio al criado, y este se apresuró a prepararlo.8Tomó además mantequilla y leche, y el becerro que había preparado, y poniéndolo ante ellos se quedó a su lado debajo del árbol, mientras ellos comían.

9Ellos le dijeron:

«¿Dónde está Sara, tu mujer?»

Y él respondió:

«Aquí, en la tienda.»

10Uno de ellos dijo:

«Ten por seguro que volveré a ti, y conforme al tiempo de gestación Sara tu mujer tendrá un hijo.»

18.10:
Ro 9.9

Sara, que estaba a la entrada de la tienda detrás de él, escuchaba todo.

11Abrahán y Sara eran ya viejos y de edad avanzada, y Sara ya no tenía lo que es costumbre en las mujeres.12Por eso Sara se rio consigo misma, y dijo:

«¿Después de haber envejecido voy a tener placer, si también mi señor

18.12:
1 P 3.6
ya está viejo?»

13Pero el Señor le dijo a Abrahán:

«¿Por qué se ríe Sara? Ha dicho: “¿Será cierto que voy a dar a luz siendo ya vieja?”

14¿Acaso hay para Dios algo que sea difícil?
18.14:
Lc 1.37
En el momento indicado volveré a ti, y conforme al tiempo de gestación Sara tendrá un hijo.»

15Sara lo negó, y dijo:

«No me reí. Más bien, tuve miedo.»

Pero él dijo:

«No es cierto. Tú te reíste.»

Abrahán intercede por Sodoma

16Aquellos varones se fueron de allí, y miraron en dirección a Sodoma. Abrahán los acompañaba.

17Entonces el Señor dijo:

«¿Acaso voy a ocultarle a Abrahán lo que voy a hacer?

18¡Si Abrahán va a ser una nación grande y fuerte, y en él serán bendecidas todas las naciones de la tierra!19Yo sé que él ordenará a sus hijos y a sus descendientes que sigan el camino del Señor, y que sean justos y rectos, para que el Señor cumpla en Abrahán su promesa.»

20Entonces el Señor le dijo:

«Puesto que el clamor contra Sodoma y Gomorra va en aumento, y su pecado se ha agravado demasiado,

21voy ahora a descender allá, para ver si lo que han hecho corresponde a las quejas que han llegado hasta mí. Si no es así, lo sabré.»

22Y aquellos varones se apartaron de allí, y fueron hacia Sodoma; pero Abrahán seguía estando delante del Señor.

23Y se acercó Abrahán y le dijo:

«¿Acaso vas a destruir al justo con el injusto?

24Tal vez haya cincuenta justos en la ciudad. ¿Acaso destruirás ese lugar, y no lo perdonarás por los cincuenta justos que estén allí adentro?25¡Lejos sea de ti hacer morir al justo con el impío, y tratar al justo como al impío! ¡Jamás hagas tal cosa! ¿Acaso el Juez de toda la tierra no debe hacer lo que es justo?»

26El Señor respondió:

«Si dentro de la ciudad de Sodoma encuentro a cincuenta justos, por ellos perdonaré a todos los que estén allí.»

27Abrahán replicó y dijo:

«Aquí estoy ahora, atreviéndome a hablar con mi Señor, aunque solo soy polvo y ceniza.

28Pero tal vez falten cinco justos para completar los cincuenta; ¿por faltar esos cinco destruirás toda la ciudad?»

Y el Señor dijo:

«No la destruiré, si encuentro solo cuarenta y cinco.»

29Abrahán volvió a hablarle, y dijo:

«Tal vez solo se hallen cuarenta…»

Y el Señor respondió:

«Aun por esos cuarenta no lo haré.»

30Abrahán insistió:

«Espero que mi Señor no se enoje, si sigo hablando; pero tal vez solo se encuentren treinta…»

Y el Señor respondió:

«Aun si encuentro treinta, no lo haré.»

31Abrahán dijo:

«Aquí estoy ahora, atreviéndome a hablar con mi Señor; tal vez solo se encuentren veinte…»

Y el Señor contestó:

«Aun por esos veinte, no la destruiré.»

32Pero Abrahán volvió a decir:

«Espero que mi Señor no se enoje si hablo una vez más; pero tal vez se encuentren solo diez…»

Y el Señor respondió:

«Aun por esos diez, no la destruiré.»

33Cuando el Señor terminó de hablar con Abrahán, se fue de allí; y Abrahán volvió a su lugar.