Reina Valera Contemporánea (RVRC)
18

El que peque morirá

181La palabra del Señor vino a mí, y me dijo:

2«Ustedes en la tierra de Israel acostumbran repetir aquel refrán que dice: “Los padres se comieron las uvas agrias, y a los hijos les dio la dentera.” ¿En verdad lo creen?

18.2:
Jer 31.29

3Vivo yo, que ese refrán nunca más volverá a repetirse en Israel.

—Palabra de Dios el Señor.

4»Todos ustedes son míos. Lo mismo el padre que el hijo. Solo morirá quien peque. Nadie más.

5El hombre justo es aquel que actúa con apego al derecho y la justicia,6que no come sobre los montes ni dirige la mirada a los ídolos del pueblo de Israel; que no viola a la mujer de su prójimo, ni tiene relaciones sexuales durante la menstruación de la mujer;7que no oprime a nadie, ni retiene la prenda del deudor, ni comete robo alguno; que comparte su pan con el hambriento, y cubre y viste al desnudo;8que no presta dinero por interés o por usura, y que se aleja de la maldad y es imparcial al juzgar entre hombre y hombre;9que sigue mis ordenanzas, cumple mis decretos y actúa con rectitud. Ese es un hombre justo, y ese hombre vivirá.
18.9:
Lv 18.5

—Palabra de Dios el Señor.

10»Pero si ese hombre engendra un hijo ladrón, o asesino, o que incurre en alguna de estas cosas

11pero no en otras, sino que come sobre los montes, o viola a la mujer de su prójimo,12u oprime al pobre y menesteroso, o comete robos, o no devuelve la prenda, o dirige la mirada hacia los ídolos e incurre en actos repugnantes,13o presta dinero por interés y usura, ese hijo no merece vivir, y no vivirá. Por incurrir en todos estos actos repugnantes, tendrá que morir, y su muerte será culpa suya.

14»Pero si este malvado engendra un hijo que, al ver todos los pecados que su padre cometió, no los imita

15sino, por el contrario, no come sobre los montes, ni dirige la mirada a los ídolos del pueblo de Israel, ni viola a la mujer de su prójimo,16ni oprime a nadie, ni retiene la prenda, ni comete ningún robo, sino que comparte su pan con el hambriento, y cubre y viste al desnudo,17y se aparta del mal, y no cobra interés por sus préstamos, y cumple mis decretos y sigue mis ordenanzas, ese hijo no morirá por la maldad de su padre, sino que merece vivir.18Su padre, en cambio, morirá por causa de su maldad, por los agravios cometidos, por despojar con violencia a su prójimo y por hacer lo malo entre la gente de su propio pueblo.

19»Tal vez dirán ustedes: “¿Por qué no paga el hijo por el pecado de su padre?” Pues porque el hijo actuó en apego al derecho y la justicia, cumplió y practicó todos mis estatutos. Por eso merece vivir.

20Solo el que peque merece la muerte. Ningún hijo pagará por el pecado de su padre, ni tampoco ningún padre pagará por el pecado de su hijo.
18.20:
Dt 24.16
El hombre justo será juzgado por su justicia, y el malvado será juzgado por su maldad.

Dios es justo

(Ez 33.10-20)

21»Pero si el malvado da la espalda a todos los pecados que cometió, y cumple todos mis estatutos y actúa con apego al derecho y la justicia, no morirá, sino que vivirá.

22No le será tomada en cuenta ninguna de las transgresiones que haya cometido, sino que vivirá por actuar con justicia.23¿Acaso me es placentero que el malvado muera? Más bien, quiero que se aparte de su maldad y que viva.

—Palabra de Dios el Señor.

24»Pero si el justo deja de actuar con justicia y perpetra todos los hechos malvados y repugnantes que el impío suele cometer, ¿cómo podrá vivir? Ya no se le tomará en cuenta su justicia, sino su rebeldía y su maldad. Así que morirá por el pecado cometido.

25»Escúchenme ahora, pueblo de Israel. Tal vez digan: “Los caminos del Señor no son rectos.” ¿Pero en verdad no son rectos? ¿No es, más bien, que los caminos de ustedes son torcidos?

26Si el justo deja de ser justo, e incurre en actos malvados, merece la muerte, ¡y morirá por la maldad que cometió!27Pero si el malvado se aparta de su maldad y se apega al derecho y a la justicia, habrá salvado su vida28por fijarse en todas las transgresiones que había cometido y apartarse de ellas. Así que no morirá, sino que vivirá.

29»Pero si aun así el pueblo de Israel sigue diciendo: “Los caminos del Señor no son rectos”, ¿en verdad no son rectos mis caminos, pueblo de Israel? ¡Lo cierto es que son los caminos de ustedes los que no son rectos!

30Así que, pueblo de Israel, voy a juzgar a cada uno de ustedes según sus caminos. Por lo tanto, vuélvanse a mí y apártense de todas sus transgresiones, para que su maldad no sea la causa de su ruina.

—Palabra de Dios el Señor.

31»Pueblo de Israel, ¿por qué tienen que morir? Apártense de todas las transgresiones que han cometido, y forjen en ustedes un corazón y un espíritu nuevos,

32porque yo no quiero que ninguno de ustedes muera. Así que vuélvanse a mí, y vivirán.

—Palabra de Dios el Señor.

19

Lamentación sobre los príncipes de Israel

191»Tú, dedica este lamento a los príncipes de Israel.

2Diles:

»¡Leona entre las leonas era tu madre!

¡Entre los leones crió a sus cachorros!

3A uno de ellos lo levantó del suelo,

y lo convirtió en un verdadero leoncillo.

Y este aprendió a desmenuzar a su presa

y a devorarse a los hombres.

4Cuando las naciones se enteraron,

lo hicieron caer en sus trampas

y encadenado lo llevaron a Egipto.

5Cuando su madre perdió la esperanza

de que su cachorro volviera,

tomó a otro de sus cachorros

e hizo de él un león feroz.

6Y el que antes era cachorro

llegó a ser león entre los leones,

y aprendió a desmenuzar a su presa

y a devorarse a los hombres.

7Saqueó fortalezas, asoló ciudades,

y con el estruendo de sus rugidos

asustaba al país y a sus habitantes.

8»Pero lo atacaron los pueblos vecinos.

Echaron su red sobre él,

y lo hicieron caer en un foso.

9Lo encadenaron y, en una jaula,

lo presentaron ante el rey de Babilonia.

¡Lo confinaron en una mazmorra

para que nunca más sus rugidos

se oyeran sobre los montes de Israel!

10»¡Vid entre las vides era tu madre!

Plantada junto a abundantes aguas,

daba abundantes frutos y vástagos;

11sus fuertes varas servían para cetros,

y su altura sobresalía entre las ramas.

Era tal su altura, y tantos sus sarmientos,

que era fácilmente reconocible.

12¡Pero fue arrancada con violencia,

y derribada por los suelos!

¡El viento solano marchitó sus frutos

y dejó secas sus fuertes ramas!

¡Rotas quedaron, y el fuego las consumió!

13Ahora está plantada en el desierto,

en una tierra seca y desolada.

14De una de sus varas salió fuego,

y ese fuego consumió sus frutos.

¡Ya no queda en ella ninguna vara fuerte

que sirva como cetro para un rey!»

Este es un lamento, y lamento debe ser.

20

Modo de proceder de Dios con Israel

201En el día diez del mes quinto del año séptimo, algunos de los ancianos de Israel acudieron a consultar al Señor, y se sentaron delante de mí.

2Entonces la palabra del Señor vino a mí, y me dijo:

3«Hijo de hombre, habla con los ancianos de Israel, y diles que yo, su Señor y Dios, he dicho: “¿Así que vienen ustedes a consultarme? Pues yo, su Señor y Dios, les juro que no les responderé.”

4Si tú, hijo de hombre, quieres juzgarlos, puedes hacerlo. Pero háblales de los actos repugnantes que sus padres cometieron,5y diles de mi parte: “Hubo un día en que yo, su Señor y Dios, escogí a Israel y levanté mi mano para hacerle un juramento a los descendientes de Jacob. Fue en Egipto donde levanté mi mano y me di a conocer a ellos. Bajo juramento les dije: ‘Yo soy el Señor su Dios.’6Ese día levanté mi mano y les juré que los sacaría de Egipto y los llevaría a la tierra que les había provisto, a la tierra más hermosa de todas las tierras,
20.5-6:
Ex 6.2-8
¡tierra que fluye leche y miel!
7Ese día les dije: ‘Cada uno de ustedes debe alejarse de sus hechos repugnantes y no contaminarse con los ídolos de Egipto. Yo soy el Señor su Dios.’

8»”Pero ellos se rebelaron contra mí, y no quisieron obedecerme. No se alejaron de sus hechos repugnantes ni se apartaron de los ídolos de Egipto. Entonces les dije que allí, en Egipto, desahogaría mi enojo sobre ellos, para calmarme.

9Sin embargo, actué en su favor y los saqué de Egipto, para que ante los ojos de las naciones entre las que se encontraban, y las cuales me conocían, mi nombre no quedara en entredicho.10Yo los saqué de Egipto. Yo los llevé al desierto11y les di a conocer mis estatutos y decretos, los cuales dan vida a todo el que los cumple.12Les di también mis días de reposo, los cuales he consagrado para mí, para que sirvieran de señal entre nosotros
20.12:
Ex 31.13-17
y así reconocieran que yo soy el Señor.

13»”Pero en el desierto el pueblo de Israel se rebeló contra mí. No siguieron mis estatutos, que dan vida

20.11,13:
Lv 18.5
a todo el que los cumple, sino que desecharon mis decretos y abiertamente profanaron mis días de reposo. Por eso allí, en el desierto, les dije que descargaría sobre ellos mi ira y los exterminaría.

14Pero actué así para que mi nombre no fuera profanado entre las naciones que presenciaron cómo los saqué de Egipto.

15»”También allí en el desierto levanté mi mano para jurar que no los llevaría a la tierra que les había entregado, tierra que fluye leche y miel, y que es la más hermosa de todas las tierras.

20.15:
Nm 14.26-35

16Y esto, porque despreciaron mis decretos y no siguieron mis estatutos, y porque profanaron mis días de reposo al seguir a sus ídolos con todo el corazón.

17»”Aun así, los perdoné. No les quité la vida ni los exterminé en el desierto,

18sino que allí en el desierto les dije a sus hijos que no siguieran las órdenes y enseñanzas de sus padres, y que no se contaminaran con sus ídolos. Les dije:19‘Yo soy el Señor su Dios. Sigan mis estatutos y cumplan mis preceptos. Pónganlos en práctica20y santifiquen mis días de reposo. Hagan de ellos una señal entre nosotros, y reconozcan que yo soy el Señor su Dios.’

21»”Pero sus hijos se rebelaron contra mí. No siguieron mis estatutos ni cumplieron con mis decretos, los cuales dan vida a todo el que los cumple. En vez de ponerlos en práctica, profanaron mis días de reposo. Por eso allí en el desierto dije que descargaría sobre ellos mi enojo, para calmarme.

22Si retraje mi mano, fue para que mi nombre no fuera profanado ante las naciones que presenciaron cuando yo los saqué de Egipto.

23»”También en el desierto levanté mi mano contra ellos y juré que los esparciría por todos los países y naciones,

20.23:
Lv 26.33

24porque en vez de poner en práctica mis decretos rechazaron mis estatutos y profanaron mis días de reposo, y no vieron otra cosa que los ídolos de sus padres.25Por eso yo también les di estatutos y decretos que no eran buenos ni podían darles vida.26Cuando pasaban por el fuego a todos sus primogénitos, yo los contaminé con sus propias ofrendas. Lo hice para que se horrorizaran y reconocieran que yo soy el Señor.

27»”Por lo tanto, hijo de hombre, habla con el pueblo de Israel y diles que yo, su Señor y Dios declaro que hasta en esto me ofendieron sus padres cuando se rebelaron contra mí.

28Porque yo los traje a la tierra que juré darles. Levanté mi mano y les hice ese juramento. Pero ellos pusieron los ojos en toda colina y en todo árbol frondoso, y allí ofrecieron sacrificios y presentaron sus irritantes ofrendas, quemaron incienso y derramaron libaciones.29Yo les pregunté por qué iban a ese lugar alto. Y a partir de entonces ese lugar se conoce con el nombre de ‘Bama’.20.29 Es decir, lugar alto.

30»”Habla con el pueblo de Israel, y diles que yo, su Señor y Dios, les pregunto si acaso no se han contaminado lo mismo que sus padres, y se han prostituido al imitar sus hechos repugnantes.

31¡Pues sí! Se han contaminado al presentar ante sus ídolos sus ofrendas y pasar a sus hijos por el fuego. ¡Y esto lo hacen hasta el día de hoy! ¿Y así espera el pueblo de Israel que yo les responda? ¡Pues yo, su Señor y Dios, les juro que no voy a responderles!32Las cosas no van a ser como ustedes quieren que sean. Porque lo que ustedes quieren es ser como las demás naciones, como los pueblos de la tierra, que rinden culto a objetos de madera y de piedra.33Pero yo, su Señor y Dios, les juro que reinaré sobre ustedes con mano fuerte y brazo extendido, y que daré rienda suelta a mi enojo34y los sacaré de los pueblos y países donde ahora están esparcidos. Sí, los reuniré con mano fuerte y brazo extendido, y dando rienda suelta a mi enojo.35Haré que vengan al desierto de los pueblos, y allí los juzgaré cara a cara.36Los juzgaré como antes juzgué a sus padres en el desierto de Egipto.

—Palabra de Dios el Señor.

37»”Para que ustedes puedan hacer un pacto conmigo, los haré pasar por debajo de mi vara,

38para apartar de entre ustedes a los que se rebelaron contra mí. Los sacaré de la tierra a la que emigraron, aunque no podrán entrar en la tierra de Israel. Así sabrán que yo soy el Señor.

39»”Pueblo de Israel, su Señor y Dios les dice: ‘Ya que ustedes no quieren obedecerme, sigan rindiendo culto a sus ídolos, pero no sigan profanando mi santo nombre con sus ofrendas y sus ídolos.’

40Todo el pueblo, todos los que habitan en la tierra de Israel, debe adorarme en mi santo monte, en el alto monte de Israel. Allí los aceptaré. Allí demandaré sus ofrendas y sus primeros frutos, lo mismo que sus dones y todo lo que quieran consagrarme.”

—Palabra de Dios el Señor.

41»Cuando yo los haya sacado de entre los pueblos y los haya reunido de los países por donde ahora están esparcidos, los recibiré como si fueran incienso de aroma agradable, y a la vista de las naciones seré santificado en ustedes.

42Cuando los haya traído de vuelta a la tierra de Israel, la tierra por la que levanté mi mano para jurar a sus padres que se la daría, sabrán que yo soy el Señor.43Entonces se acordarán de su mal proceder y de todos los hechos con que se contaminaron, y sentirán repugnancia de ustedes mismos por todos los pecados que cometieron.44Pueblo de Israel, cuando yo actúe en favor de ustedes, lo haré por causa de mi nombre y no por su mal proceder ni por sus acciones perversas. Así sabrán que yo soy el Señor.»

—Palabra de Dios el Señor.

Profecía contra el Néguev

45La palabra del Señor vino a mí, y me dijo:

46«Hijo de hombre, dirige ahora la mirada hacia el sur, y proclama tu palabra hacia la región austral. Profetiza contra el bosque del Néguev,

47y dile: “Bosque del Néguev, oye la palabra del Señor. Así ha dicho Dios el Señor: ‘Voy a prenderte fuego, para que ardan todos tus árboles, verdes y secos. Las llamas de ese fuego no se apagarán hasta que hayan consumido todo el bosque, desde el sur hasta el norte.48No se apagará hasta que todos hayan visto que yo, el Señor, fui quien lo encendió.’”»

49Entonces dije:

«¡Ay, mi Señor y Dios! ¡La gente me critica porque yo les hablo en parábolas!»