Reina Valera Contemporánea (RVRC)
19

Israel en el monte Sinaí

191Los hijos de Israel llegaron al desierto de Sinaí al cumplirse tres meses de haber salido de la tierra de Egipto.

2Después de salir de Refidín, llegaron al desierto de Sinaí y acamparon en el desierto. Acamparon allí, delante del monte.3El Señor llamó a Moisés desde el monte, y Moisés subió para hablar con Dios. Y Dios le dijo:

«Habla con la casa de Jacob. Diles lo siguiente a los hijos de Israel:

4“Ustedes han visto lo que he hecho con los egipcios, y cómo los he tomado a ustedes y los he traído hasta mí sobre alas de águila.5Si ahora ustedes prestan oído a mi voz, y cumplen mi pacto, serán mi tesoro
19.5:
Dt 4.20
7.6
14.2
26.18
Tit 2.14
especial por encima de todos los pueblos, porque toda la tierra me pertenece.
6Ustedes serán para mí un reino de sacerdotes
19.6:
Ap 1.6
5.10
y un pueblo santo.
19.5-6:
1 P 2.9
Estas mismas palabras les dirás a los hijos de Israel.”»

7Moisés volvió y llamó a los ancianos del pueblo, y en su presencia expuso todas las palabras que el Señor le había mandado decir.

8Todo el pueblo respondió al unísono:

«Haremos todo lo que el Señor ha dicho.»

Y cuando Moisés refirió al Señor las palabras del pueblo,

9el Señor le dijo:

«Voy a venir en medio de una nube espesa, y desde allí hablaré para que el pueblo me oiga mientras hablo contigo, y también para que te crean siempre.»

Moisés refirió al Señor las palabras del pueblo,

10y el Señor le dijo a Moisés:

«Ve al pueblo, y santifícalos hoy y mañana, y haz que laven sus vestidos

11y se preparen para el tercer día, porque al tercer día yo, el Señor, descenderé sobre el monte Sinaí, a la vista de todo el pueblo.12Tú debes poner un límite alrededor del pueblo y decirles que se abstengan de subir al monte. Ni siquiera deben tocar sus límites, porque cualquiera que toque el monte, morirá.13Quien llegue a tocarlo, hombre o animal, será apedreado o traspasado por una flecha. No vivirá.
19.12-13:
Heb 12.18-20
Solo podrán subir al monte cuando la trompeta dé un toque largo.»

14Moisés bajó del monte al pueblo, y lo santificó, y ellos lavaron sus vestidos.

15Y Moisés le dijo al pueblo:

«Prepárense para el tercer día. No tengan ningún contacto con una mujer.»

16Al tercer día por la mañana, hubo truenos y relámpagos,

19.16:
Ap 4.5
y una espesa nube se posó sobre el monte, y hubo un fuerte sonido de bocina, y todo el pueblo que estaba en el campamento se estremeció.

17Entonces Moisés sacó al pueblo del campamento para recibir a Dios, y se detuvieron al pie del monte.18Todo el monte Sinaí humeaba porque el Señor había descendido sobre él en fuego
19.16-18:
Dt 4.11-12
y el humo subía como de un horno, y todo el monte se estremecía en extremo.
19El sonido de la bocina iba en aumento, y Moisés hablaba y Dios le respondía con voz de trueno.20Entonces descendió el Señor sobre el monte Sinaí, sobre la cumbre del monte, y llamó el Señor a Moisés para que subiera a la cumbre, y Moisés subió.21Y el Señor le dijo a Moisés:

«Baja y dile al pueblo que no traspase los límites para verme, porque muchos de ellos morirán.

22A los sacerdotes que se acercan a mí diles también que se santifiquen para que yo, el Señor, no haga en ellos ningún estrago.»

23Moisés le dijo al Señor:

«El pueblo no podrá subir al monte Sinaí, porque tú nos has mandado poner límites al monte, y santificarlo.»

24Y el Señor le dijo:

«Anda, baja, y sube luego con Aarón; pero ni los sacerdotes ni el pueblo deben traspasar el límite ni subir a donde estoy, para que no haga yo entre ellos ningún estrago.»

25Y Moisés bajó del monte y le dijo esto al pueblo.

20

Los Diez Mandamientos

(Dt 5.1-21)

201Dios habló y dijo todas estas palabras:

2«Yo soy el Señor tu Dios. Yo te saqué de la tierra de Egipto, donde vivías como esclavo.

3»No tendrás dioses ajenos delante de mí.

4»No te harás imagen, ni semejanza alguna de lo que está arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra.

5»No te inclinarás ante ellas, ni las honrarás,

20.4-5:
Ex 34.17
Lv 19.4
26.1
Dt 4.15-18
27.15
porque yo soy el Señor tu Dios, fuerte y celoso. Yo visito en los hijos la maldad de los padres que me aborrecen, hasta la tercera y cuarta generación,

6pero trato con misericordia infinita a los que me aman y cumplen mis mandamientos.
20.5-6:
Ex 34.6-7
Nm 14.18
Dt 7.9-10

7»No tomarás en vano

20.7:
Lv 19.12
el nombre del Señor tu Dios, porque yo, el Señor, no consideraré inocente al que tome en vano mi nombre.

8»Te acordarás del día de reposo, y lo santificarás.

20.8:
Ex 16.23-30
31.12-14

9Durante seis días trabajarás y harás toda tu obra,10pero el día séptimo es de reposo en honor del Señor tu Dios. No harás en él ningún trabajo.
20.9-10:
Ex 23.12
31.15
34.21
35.2
Lv 23.3
Ni tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni el extranjero que viva dentro de tus ciudades.
11Porque yo, el Señor, hice en seis días los cielos, la tierra, el mar y todo lo que hay en ellos, pero reposé en el día séptimo. Por eso yo, el Señor, bendije el día de reposo y lo santifiqué.
20.11:
Gn 2.1-3
Ex 31.17

12»Honrarás a tu padre y a tu madre,

20.12:
Dt 27.16
Mt 15.4
19.19
Mc 7.10
10.19
Lc 18.20
Ef 6.2
para que tu vida se alargue en la tierra que yo, el Señor tu Dios, te doy.
20.12:
Ef 6.3

13»No matarás.

20.13:
Gn 9.6
Lv 24.17
Mt 5.21
19.18
Mc 10.19
Lc 18.20
Ro 13.9
Stg 2.11

14»No cometerás adulterio.

20.14:
Lv 20.10
Mt 5.27
19.18
Mc 10.19
Lc 18.20
Ro 13.9
Stg 2.11

15»No robarás.

20.15:
Lv 19.11
Mt 19.18
Mc 10.19
Lc 18.20
Ro 13.9

16»No presentarás falso testimonio contra tu prójimo.

20.16:
Ex 23.1
Mt 19.18
Mc 10.19
Lc 18.20
Ro 13.9

17»No codiciarás

20.17:
Ro 7.7
13.9
la casa de tu prójimo, ni a su mujer, ni a su siervo ni a su esclava, ni su buey ni su asno, ni nada que le pertenezca a tu prójimo.»

El terror del pueblo

(Dt 5.22-33)

18Todo el pueblo observaba los relámpagos y el monte que humeaba, y escuchaba el sonido de la bocina. Al ver esto, todos temblaban de miedo y se mantuvieron a distancia,

19pero le dijeron a Moisés:

«Si tú hablas con nosotros, te escucharemos; pero que no hable Dios con nosotros, porque tal vez moriremos.»

20.18-19:
Heb 12.18-19

20Moisés les respondió:

«No tengan miedo. Dios ha venido a ponerlos a prueba, para que siempre tengan temor de él y no pequen.»

21El pueblo se mantuvo a distancia, mientras que Moisés se acercó a la oscuridad en donde estaba Dios.

22Y el Señor le dijo a Moisés:

«Diles esto a los hijos de Israel:

“Ustedes han visto que yo les he hablado desde el cielo.

23No harán de mí dioses de plata ni de oro.24Me harán un altar de tierra, y en él sacrificarán sus holocaustos y sus ofrendas de paz, sus ovejas y sus vacas. Yo vendré y los bendeciré en todo lugar donde yo haga que mi nombre sea recordado.

25”Si me hacen un altar de piedra, que no sea de piedras labradas de cantería,

20.25:
Dt 27.5-7
Jos 8.31
porque al labrar las piedras con herramientas las profanarás.”

26»No subirás a mi altar por gradas, para que al subir no se descubra tu desnudez.

21

Leyes para los esclavos

(Dt 15.12-18)

211»Estas son las leyes que les propondrás:

2»Si compras un esclavo hebreo, te servirá seis años; pero en el séptimo año quedará libre y sin tener que pagar nada.

3»Si el esclavo llegó solo, solo se irá; si tenía mujer, se irán él y su mujer.

4»Si el amo le dio mujer al esclavo, y ella le da a este hijos o hijas, la mujer y los hijos serán del amo, y el esclavo se irá solo.

5»Si el esclavo dice: “Yo amo a mi señor, a mi mujer y a mis hijos, no quiero quedar libre”;

6entonces su amo lo llevará ante los jueces, lo pondrá junto a una puerta o poste, y le horadará la oreja con una lesna. Así el esclavo quedará para siempre a su servicio.
21.2-6:
Lv 25.39-46

7»Si alguien vende a su hija como esclava, esta no podrá quedar libre como los esclavos varones.

8»Si ella no le agrada a su amo, y el amo la rechaza y no la toma por esposa, se le permitirá ser rescatada, pero no podrá venderse a gente extraña.

9»Si el amo entrega la esclava a su hijo por mujer, deberá ser tratada como se acostumbra tratar a las hijas.

10»Si el amo toma a otra mujer por esposa, no podrá disminuir la alimentación ni el vestido ni los derechos conyugales de la primera.

11»Si el amo no cumple con ninguna de estas tres condiciones, la mujer quedará libre y sin tener que pagar nada.

Leyes para los actos de violencia

12»Si alguien hiere a otro y le hace morir, también morirá.

21.12:
Lv 24.17

13Pero si no era su intención matarlo, sino que Dios lo puso en sus manos, entonces yo te indicaré el lugar al que podrá huir.
21.13:
Nm 35.10-34
Dt 19.1-13
Jos 20.1-9

14»Si alguno se cree superior a su prójimo y lo mata con alevosía, lo apartarás de mi altar y también morirá.

15»Si alguien mata a su padre o a su madre, también morirá.

16»Si alguien secuestra a una persona y la vende, o si esa persona es hallada en sus manos, también morirá.

21.16:
Dt 24.7

17Si alguien maldice a su padre o a su madre, también morirá.
21.17:
Lv 20.9
Mt 15.4
Mc 7.10

18»Si algunos riñen, y uno hiere a su prójimo con una piedra o con el puño, y este no muere pero cae en cama,

19si se levanta y sale apoyado en su bastón, entonces el que lo hirió quedará absuelto y solamente verá que lo curen y lo indemnizará por el tiempo que haya estado sin trabajar.

20»Si un amo golpea con un palo a su esclavo o a su esclava, y por ese golpe él o ella llegan a morir, el amo será castigado.

21Pero si el esclavo o la esclava sobreviven uno o dos días, el amo no será castigado, porque ellos son de su propiedad.

22»Si algunos riñen, y en su riña lastiman a una mujer embarazada, y esta llega a abortar, pero no muere, los rijosos serán penados según lo que el marido de la mujer les imponga y los jueces decidan.

23Pero en caso de muerte, se pagará vida por vida,24ojo por ojo, diente por diente,
21.24:
Lv 24.19-20
Dt 19.21
Mt 5.38
mano por mano, pie por pie,
25quemadura por quemadura, herida por herida, golpe por golpe.

Leyes para amos y dueños

26»Si alguno hiere a su esclavo o a su esclava en el ojo, y se lo daña, por causa de su ojo le dará la libertad.

27»Si alguien le rompe un diente a su esclavo o a su esclava, por causa del diente le dará la libertad.

28»Si un buey cornea a algún hombre o mujer, y él o ella mueren por causa de la cornada, el buey será apedreado, y no se comerá su carne, pero el dueño del buey quedará absuelto.

29»Si desde tiempo atrás el buey acostumbraba cornear, y llega a matar a algún hombre o mujer, será apedreado; y si su dueño sabía que el buey acostumbraba cornear pero no lo mantenía sujeto, también morirá.

30»Si como pena se le impone pagar rescate por su persona, tendrá que pagar el rescate que se le imponga.

31La misma pena se le impondrá si el buey cornea a un muchacho o a una muchacha.32Pero si el buey cornea a un esclavo o a una esclava, entonces el dueño pagará treinta monedas de plata y el buey será apedreado.

33»Si alguien abre un pozo, o cava una cisterna, y no la tapa, y ahí se cae un buey o un asno,

34el que cavó la cisterna indemnizará al dueño del animal por el daño causado, pero podrá quedarse con el animal muerto.

35»Si el buey de alguien hiere al buey de su prójimo y lo mata, se venderá el buey vivo y los dueños se repartirán el dinero de la venta, y también se repartirán el buey muerto.

36Pero si desde tiempo atrás se sabía que el buey acostumbraba cornear, y su dueño no lo mantenía sujeto, entonces este repondrá el buey muerto con un buey vivo, pero podrá quedarse con el buey muerto.