Reina Valera Contemporánea (RVRC)
22

221»Si ves que el buey o el cordero de un compatriota tuyo anda extraviado, no le niegues tu ayuda; devuélveselo.

2Pero si este compatriota tuyo no es tu vecino, o no lo conoces, guarda el animal en tu casa, y tenlo contigo hasta que tu compatriota lo busque; entonces se lo devolverás.3Y lo mismo harás con su asno, y con su ropa, y con todo lo que tu compatriota pierda y tú lo encuentres. No debes negarle tu ayuda.4Si ves caído en el camino un asno o un buey propiedad de tu compatriota, no te hagas a un lado; ¡ayúdalo a levantarlo!
22.1-4:
Ex 23.4-5

5»La mujer no debe ponerse ropa de hombre, ni el hombre debe ponerse ropa de mujer, pues todo el que hace esto resulta repugnante al Señor tu Dios.

6»Cuando en el camino encuentres en algún árbol, o sobre el suelo, un nido de pájaros con pollos o huevos, y con la madre echada sobre ellos, no te lleves a la madre con los hijos;

7deja ir a la madre, y quédate con los pollos. Así te irá bien y vivirás mucho tiempo.

8»Cuando construyas una casa nueva, hazla con un pretil en la azotea para que, si alguien llegara a caerse y se muriera, no eches sobre tu casa la culpa de esa muerte.

9»No siembres en tu viña semillas diferentes, para que no se pierdan la semilla que sembraste y el fruto de la viña.

10»No ares con yunta de buey y asno.

11»No uses ropa de lana mezclada

22.9-11:
Lv 19.19
con lino.

12»Pondrás flecos en las cuatro puntas del manto con que te cubras.

22.12:
Nm 15.37-41

Leyes sobre la castidad

13»Cuando alguien tome una mujer por esposa, y después de haberse allegado a ella deje de amarla

14y le atribuya faltas que den de qué hablar, y diga: “Tomé por esposa a esta mujer y, al allegarme a ella, me encontré con que ya no era virgen”,15entonces el padre y la madre de la joven tomarán las señales de la virginidad de la doncella y las presentarán ante los ancianos, a la entrada de la ciudad,16y el padre de la joven les dirá a los ancianos: “Yo le di a este hombre mi hija por mujer, y ahora resulta que él la aborrece17y le atribuye faltas que dan de qué hablar. Alega que no ha hallado virgen a mi hija. ¡Pero miren ustedes mismos las pruebas de su virginidad!” Entonces extenderán la sábana a la vista de los ancianos de la ciudad,18y los ancianos aprehenderán al hombre y lo castigarán,19y le impondrán una multa de cien piezas de plata, las cuales se entregarán al padre de la joven por haberse difamado a una doncella de Israel. Además, tendrá que recibirla como su esposa, y no podrá despedirla mientras él tenga vida.

20»Pero si resulta verdad que la joven ya no era virgen,

21entonces la sacarán hasta la puerta de la casa de su padre, y los hombres de su ciudad la apedrearán hasta que muera, por haber incurrido en la vileza de tener relaciones sexuales en casa de su padre. Así quitarás el mal de en medio de Israel.

22»Si alguien es sorprendido acostándose con una mujer casada, tanto el hombre como la mujer serán condenados a muerte. Así quitarás el mal de Israel.

23»Si alguien encuentra en la ciudad a una muchacha virgen ya comprometida en matrimonio, y se acuesta con ella,

24llevarán a los dos hasta la entrada de la ciudad, y allí los matarán a pedradas; a la joven, por estar en la ciudad y no haber gritado ni pedido ayuda; y al hombre, por haber humillado a la mujer de su prójimo. Así quitarás el mal de en medio de ti.

25»Si alguien encuentra en el campo a una joven ya comprometida en matrimonio, y la viola, morirá solamente el hombre por forzarla a acostarse con él.

26A la joven no le harás nada, pues no ha hecho nada que merezca la muerte. Es el mismo caso de alguien que ataca a su prójimo y le quita la vida,27porque él encontró en el campo a la joven comprometida, ella pidió ayuda, y no hubo nadie que la ayudara.

28»Cuando alguien halle a una doncella aún no comprometida, y la fuerce a acostarse con él, y sean descubiertos,

29el que forzó a la joven dará al padre de ella cincuenta piezas de plata, y la joven será su mujer. Por haberla humillado, no podrá despedirla mientras él viva.
22.28-29:
Ex 22.16-17

30»Nadie debe profanar el lecho de su padre

22.30:
Lv 18.8
20.11
Dt 27.20
ni tomar por mujer a la esposa de su padre.

23

Restricciones expresas

231»No entrará en la congregación del Señor el que tenga los testículos magullados, ni el que tenga amputado su miembro viril.

2»No entrará en la congregación del Señor ningún hijo de matrimonio mixto, ni siquiera hasta la décima generación.

3»No entrará jamás en la congregación del Señor

23.3-5:
Neh 13.1-2
ningún amonita ni moabita, ni siquiera hasta la décima generación,

4porque cuando ustedes salieron de Egipto ellos no salieron al camino para recibirlos a ustedes con pan y agua, y porque contrataron a Balaam hijo de Beor, el de Petor en Mesopotamia, para que los maldijera.
23.4:
Nm 22.1-6
5Pero el Señor tu Dios no quiso oír a Balaam sino que, por el amor que el Señor tu Dios te tiene, convirtió la maldición contra ti en bendición.
23.5:
Nm 23.7—24.9
6Así que nunca jamás procurarás su paz ni su bien.

7»No aborrezcas a los edomitas, porque son tus hermanos.

»No aborrezcas a los egipcios, porque tú fuiste extranjero en su tierra.

8»La tercera generación de los hijos que ellos tengan podrán entrar en la congregación del Señor.

Leyes sanitarias

9»Cuando salgas a campaña contra tus enemigos, te cuidarás de no incurrir en nada malo.

10»Si hay en medio de ti alguien que no esté limpio por causa de alguna impureza ocurrida durante la noche, tendrá que salir del campamento y no podrá entrar en él.

11Al caer la noche se lavará con agua, y en cuanto se ponga el sol podrá entrar en el campamento.

12»Aparta un lugar fuera del campamento, al cual puedas salir.

13Entre tu equipo debes llevar también una estaca para que, cuando vayas a ese lugar apartado, hagas un hoyo allí y puedas cubrir tu excremento antes de volver.14Toma en cuenta que el Señor tu Dios anda en medio de tu campamento para librarte y para poner en tus manos a tus enemigos; por lo tanto, tu campamento tiene que ser un lugar santo; de lo contrario, si él ve en ti alguna inmundicia, dejará de acompañarte.

Leyes humanitarias

15»Si algún esclavo anda huyendo, no se lo devuelvas a su amo.

16Pero tampoco lo oprimas. Déjalo vivir entre tu gente, en alguna de tus ciudades que él escoja y en la que él quiera quedarse.

17»Entre las hijas de Israel

23.17:
Lv 19.29
no debe haber rameras.

»Entre los hijos de Israel no debe haber sodomitas.

18»No lleves a la casa del Señor tu Dios la paga de una ramera, ni el precio de un perro, para cumplir con un voto. Tanto lo uno como lo otro son cosas que le repugnan al Señor tu Dios.

19»No impongas intereses a tu hermano por el dinero, o comestibles, o cualquier otra cosa que le prestes, y por lo que se acostumbra cobrar interés.

20Para que el Señor tu Dios te bendiga en todo lo que hagas en la tierra de la que vas a tomar posesión, podrás cobrarle intereses
23.19-20:
Ex 22.25
Lv 25.36-37
Dt 15.7-11
al extraño, pero no a tu hermano.

21»Cuando hagas un voto al Señor tu Dios, no tardes en cumplirlo,

23.21:
Nm 30.1-16
Mt 5.33
porque ciertamente el Señor tu Dios te exigirá que lo cumplas, y cometerás un pecado si no lo cumples.

22Aunque no cometerás ningún pecado si te abstienes de prometer,23toda promesa que salga de tus labios deberás cumplirla. Tal y como lo prometiste al Señor tu Dios, cumplirás con la ofrenda voluntaria que hiciste con tu propia boca.

24»Si entras en la viña de tu prójimo, podrás comer uvas hasta saciarte, pero no podrás llenar tu cesto.

25»Si entras en el trigal de tu prójimo, podrás arrancar espigas con la mano, pero no podrás meter la hoz para segar las espigas de tu prójimo.

24

241»Cuando alguien tome una mujer y se case con ella, si después no le agrada por haber hallado en ella alguna cosa indecente, le escribirá una carta de divorcio,

24.1:
Mt 5.31
19.7
Mc 10.4
se la entregará personalmente, y la despedirá de su casa.

2»Al salir de su casa, ella podrá casarse con otro hombre.

3Pero si el segundo esposo la aborrece y le escribe una carta de divorcio, y se la entrega personalmente y la despide de su casa, o si este segundo esposo muere,4el primer marido que la despidió no podrá volver a tomarla por esposa, pues ha quedado impura. Eso sería un acto repugnante delante del Señor, y tú no debes corromper la tierra que el Señor tu Dios te da en posesión.

5»Cuando alguien esté recién casado, no podrá ser enviado a la guerra, ni se le ocupará en ninguna otra cosa. Durante un año se quedará libre en su casa, para disfrutar de la mujer que tomó por esposa.

6»No tomes en prenda las piedras del molino, porque es lo mismo que tomar en prenda la vida de un hombre.

7»Si alguien secuestra a uno de sus compatriotas israelitas, y se descubre que lo ha hecho esclavo, o lo ha vendido, ese bandido

24.7:
Ex 21.16
será condenado a muerte. Así quitarás de en medio de ti el mal.

8»En cuanto a alguna plaga de lepra, ten cuidado de aplicar diligentemente todas las enseñanzas de los sacerdotes levitas y de seguir al pie de la letra las instrucciones que yo les he dado.

24.8:
Lv 13.1—14.54

9Acuérdate de lo que el Señor tu Dios hizo en el camino con María,
24.9:
Nm 12.10
después de que ustedes salieron de Egipto.

10»Cuando des a tu prójimo algo en préstamo, no entres en su casa para recibir algo en prenda.

11Quédate afuera, y deja que el hombre a quien hiciste el préstamo sea quien te entregue la prenda.12Si ese hombre es pobre, no retendrás su prenda durante la noche,13sino que sin falta se la devolverás al ponerse el sol. Así él podrá dormir con su ropa, y te bendecirá, y delante del Señor tu Dios
24.10-13:
Ex 22.26-27
se te contará como un acto de justicia.

14»No oprimas al jornalero pobre y menesteroso, ya sea este uno de tus compatriotas o algún extranjero de los que habitan en tu tierra y dentro de tus ciudades.

15Le pagarás su jornal el mismo día, antes de que se ponga el sol, pues ese hombre es pobre y necesita su paga para vivir. De lo contrario, pedirá ayuda al Señor, y esto será un pecado
24.14-15:
Lv 19.13
en tu contra.

16»Ningún padre morirá en lugar de su hijo, ni tampoco ningún hijo morirá en lugar de su padre; cada uno responderá por su propio pecado.

24.16:
2 R 14.6
2 Cr 25.4
Ez 18.20

17»No tuerzas el derecho de los extranjeros ni de los huérfanos, ni tomes en prenda la ropa de las viudas.

18Acuérdate de que fuiste esclavo en Egipto, y que de allí te rescató el Señor tu Dios. Por lo tanto, yo te mando que actúes así.
24.17-18:
Ex 23.9
Lv 19.33-34
Dt 27.19

19»Cuando siegues el trigo de tu campo, y dejes algún manojo en el campo, no regreses a recogerlo; déjalo allí para los extranjeros, los huérfanos y las viudas. Así te bendecirá el Señor tu Dios en todo lo que hagas.

20»Cuando sacudas tus olivos, no recorras todas las ramas que dejes tras de ti; déjalas para los extranjeros, los huérfanos y las viudas.

21»Cuando vendimies tu viña, no rebusques lo que se haya quedado; déjalo para los extranjeros, los huérfanos y las viudas.

24.19-21:
Lv 19.9-10
23.22

22Acuérdate de que fuiste esclavo en Egipto. Por lo tanto, yo te mando que actúes así.