Reina Valera Contemporánea (RVRC)
11

Informe de Pedro a la iglesia de Jerusalén

111Los apóstoles y los hermanos que estaban en Judea supieron que también los no judíos habían recibido la palabra de Dios,

2así que cuando Pedro subió a Jerusalén, los que practicaban la circuncisión comenzaron a discutir con él.3Le dijeron: «¿Por qué entraste en la casa de gente no judía, y comiste allí?»4Pedro comenzó entonces a contarles detalladamente lo que había sucedido. Les dijo:5«Mientras yo estaba orando en Jope, entré en éxtasis y tuve una visión. Vi que del cielo bajaba hacia mí un gran lienzo, atado por las cuatro puntas.6Me fijé bien, y vi que allí había cuadrúpedos, fieras, reptiles y aves.7Oí además una voz que me decía: “Pedro, levántate, mata y come.”8Yo respondí: “No, Señor, porque nunca he comido nada que sea común o impuro.”9Pero desde el cielo la voz me dijo la segunda vez: “Lo que Dios ha limpiado, no lo llames tú impuro.”10Esto se repitió tres veces, después de lo cual el lienzo fue llevado de nuevo al cielo.11En ese momento llegaron a la casa donde yo estaba, tres hombres que desde Cesarea habían venido por mí.12El Espíritu me dijo que no dudara y los acompañara, así que estos seis hermanos fueron conmigo, y entramos en casa de un varón13que nos contó que en su casa había visto un ángel, que le dijo: “Envía algunos de tus hombres a Jope, y haz que venga Simón, al que también se le conoce como Pedro.14Él te dirá cómo tú y todos los de tu casa pueden ser salvados.”15Apenas había comenzado a hablar cuando el Espíritu Santo se manifestó sobre ellos, como al principio se manifestó en nosotros.16Entonces me acordé de las palabras del Señor, cuando dijo: “Ciertamente, Juan bautizó con agua; pero ustedes serán bautizados con el Espíritu Santo.”
11.16:
Hch 1.5
17Pues si Dios les concedió a ellos el mismo don que a nosotros, que hemos creído en el Señor Jesucristo, ¿quién soy yo para oponerme a Dios?»18Al oír esto, ellos se callaron y glorificaron a Dios. Decían: «¡Así que Dios también les ha concedido a los no judíos la oportunidad de arrepentirse para que tengan vida!»

La iglesia en Antioquía

19Mientras tanto, los que habían sido dispersados por la persecución que se desató por causa de Esteban,

11.19:
Hch 8.1-4
llegaron hasta Fenicia, Chipre y Antioquía, y hablaban de las buenas noticias solamente a los judíos.

20Pero había allí unos varones de Chipre y de Cirene, que al entrar en Antioquía habían hablado también a los griegos acerca de las buenas noticias del Señor Jesús.21Y con la ayuda del Señor un gran número de personas creyó y se convirtió al Señor.22Como esto llegó a oídos de la iglesia en Jerusalén, enviaron a Bernabé hasta Antioquía.23Y cuando él llegó y constató la bondad de Dios, se alegró mucho y exhortó a todos a permanecer fieles al Señor, con todo el fervor de su corazón.24Bernabé era un hombre bueno, lleno de fe y del Espíritu Santo, así que una gran multitud se agregó para seguir al Señor.25Después de eso, Bernabé se fue a Tarso para buscar a Saulo, y cuando lo encontró lo llevó a Antioquía.26Durante todo un año se congregaron con la iglesia y enseñaron a mucha gente. Y fue allí en Antioquía en donde a los discípulos de Jesús se les llamó cristianos por primera vez.

27Por aquellos días, unos profetas salieron de Jerusalén para visitar Antioquía.

28Uno de ellos, llamado Agabo,
11.28:
Hch 21.10
se levantó para anunciar la hambruna que estaba por llegar a toda la tierra, y que el Espíritu le había dado a saber. Esto sucedió en los días del emperador Claudio.
29Entonces los discípulos acordaron socorrer a los hermanos que vivían en Judea, según lo que cada uno tuviera,30y por medio de Bernabé y de Saulo enviaron ayuda a los ancianos.