Reina Valera Contemporánea (RVRC)
1

Saludo

11Pablo, Silvano y Timoteo, nos dirigimos a la iglesia de los tesalonicenses

1.1:
Hch 17.1
en Dios nuestro Padre y en el Señor Jesucristo:

2Que Dios nuestro Padre y el Señor Jesucristo les concedan gracia y paz.

El juicio de Dios al volver Cristo

3Hermanos, siempre debemos dar gracias a Dios por ustedes. Así debe ser, ya que la fe de ustedes va creciendo, y todos y cada uno de ustedes abunda en amor para con los demás.

4Nosotros mismos nos sentimos muy orgullosos de ustedes en las iglesias de Dios, al ver la paciencia y la fe de ustedes para soportar las persecuciones y sufrimientos.

5Esto es evidencia del justo juicio de Dios, de que ustedes son considerados dignos de su reino, por el cual sufren.

6Delante de Dios es justo también que se haga sufrir a quienes los hacen sufrir a ustedes,7y al mismo tiempo darles un descanso a ustedes, los que sufren, lo mismo que a nosotros, cuando el Señor Jesús se manifieste desde el cielo con sus poderosos ángeles,8entre llamas de fuego, para darles su merecido a los que no conocieron a Dios ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo.9Estos sufrirán el castigo de la destrucción eterna, y serán excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder,10el día que venga para ser glorificado en sus santos y admirado por todos los que creyeron. Y ustedes han creído a nuestro testimonio.11Por eso siempre oramos por ustedes, para que nuestro Dios los considere dignos de su llamamiento, y cumpla con su poder todo propósito de bondad y toda obra de fe,12para que, por la gracia de nuestro Dios y del Señor Jesucristo, el nombre de nuestro Señor Jesucristo sea glorificado en ustedes, y ustedes en él.
2

Manifestación del hombre de pecado

21Hermanos, con respecto a la venida de nuestro Señor Jesucristo y nuestra reunión con él,

2.1:
1 Ts 4.15-17
les rogamos

2que no cambien fácilmente de manera de pensar. No se dejen asustar por nadie, ni siquiera por un espíritu, una palabra, o una carta que pretenda aparecer como nuestra, en el sentido de que el día del Señor está cerca.3De ninguna manera se dejen engañar. Porque ese día no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, es decir, el hijo de perdición,4el cual se opone y se enfrenta a todo lo que se llama Dios o es objeto de culto.
2.4:
Dn 11.36
Llega al grado de sentarse en el templo de Dios y de ocupar su lugar, haciéndose pasar por Dios.
5¿No se acuerdan de que, cuando yo estaba todavía con ustedes, les advertía esto?6Y ahora ustedes saben bien qué es lo que lo detiene, a fin de que a su debido tiempo se manifieste.7Porque el misterio de la iniquidad ya está en acción, solo que en este momento hay quien lo detiene, hasta que él a su vez sea quitado de en medio.8Entonces se manifestará ese malvado, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca
2.8:
Is 11.4
y destruirá con el resplandor de su venida.
9La llegada de este malvado, que es obra de Satanás, vendrá acompañada de gran poder y de señales y prodigios engañosos,
2.9:
Mt 24.24
10y con toda falsedad e iniquidad para los que se pierden, por no haber querido recibir el amor de la verdad para ser salvados.11Por eso Dios les envía un poder engañoso, para que crean a la mentira,12a fin de que sean condenados todos los que, lejos de creer a la verdad, se deleitaron en la injusticia.

Escogidos para salvación

13Pero nosotros siempre debemos dar gracias a Dios por ustedes, hermanos amados por el Señor, de que desde el principio Dios los haya escogido para salvación, mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad.

14A esto los llamó por medio de nuestro evangelio, para que alcanzaran la gloria de nuestro Señor Jesucristo.15Por lo tanto, hermanos, manténganse firmes y retengan la doctrina que personalmente y por carta les hemos enseñado.

16Que nuestro Señor Jesucristo mismo, y nuestro Dios y Padre, que nos amó y nos dio consuelo eterno y buena esperanza por gracia,

17les infunda ánimo en el corazón y los confirme en toda buena palabra y obra.
3

Que la palabra de Dios sea glorificada

31Por lo demás, hermanos, oren por nosotros, para que la palabra del Señor corra y sea glorificada, tal como sucedió entre ustedes,

2y para que seamos librados de los hombres perversos y malvados; porque no todos tienen fe.3Pero el Señor es fiel, y él los fortalecerá y guardará del mal.4Nosotros confiamos en el Señor que ustedes hacen y seguirán haciendo lo que les hemos ordenado.5Que el Señor encamine el corazón de ustedes al amor de Dios y a la paciencia de Cristo.

Trabajar es un deber

6Hermanos, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo les ordenamos que se aparten de todo hermano que viva desordenadamente y no siga las enseñanzas que ustedes recibieron de nosotros.

7Ustedes mismos saben cómo seguir nuestro ejemplo. Porque nosotros no vivimos entre ustedes de manera desordenada,8ni comimos el pan de nadie sin pagarlo, sino que día y noche trabajamos muy duro y sin descanso, para no ser una carga a ninguno de ustedes.9Y no es que no tuviéramos derecho de hacerlo, sino que quisimos darles un buen ejemplo a seguir.10Cuando estábamos con ustedes, también les ordenamos esto: «Si alguno no quiere trabajar, que tampoco coma.»11Y es que nos hemos enterado de que algunos de ustedes viven desordenadamente, y no trabajan en nada, y se entrometen en lo ajeno.12A tales personas les ordenamos y exhortamos, por nuestro Señor Jesucristo, que simplemente se pongan a trabajar y se ganen su propio pan.13Y ustedes, hermanos, no se cansen de hacer el bien.

14Si alguien no obedece a lo que en esta carta decimos, señálenlo y no se junten con él, para que se avergüence.

15Pero no lo traten como enemigo, sino aconséjenlo como a un hermano.

Bendición final

16Que el Señor de paz mismo les dé paz siempre y en toda circunstancia. Que el Señor esté con todos ustedes.

17Yo, Pablo, escribo este saludo de mi puño y letra. Esa es la marca distintiva de todas mis cartas. Así escribo.

18Que la gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos ustedes. Amén.