Reina Valera Contemporánea (RVRC)
15

Reinado de Azarías

(2 Cr 26.3-5,16-23)

151Jeroboán tenía veintisiete años de reinar sobre Israel cuando Azarías hijo de Amasías comenzó a reinar sobre Judá.

2Azarías tenía entonces dieciséis años, y reinó cincuenta y dos años en Jerusalén. Su madre se llamaba Jecolías, y era de Jerusalén.3Azarías hizo lo recto a los ojos del Señor, tal y como lo había hecho Amasías, su padre.4Sin embargo, no se quitaron los altares en los montes, sino que el pueblo seguía ofreciendo sacrificios y quemando incienso en esos altares.5Pero el Señor hirió al rey con lepra, y estuvo leproso hasta el día de su muerte. Vivía en una casa aparte, y su hijo Yotán estaba a cargo del palacio y de gobernar al pueblo.

6Los demás hechos de Azarías, y todas sus obras, se hallan registrados en el libro de las crónicas de los reyes de Judá.

7Cuando Azarías fue a reunirse con sus antepasados,
15.7:
Is 6.1
lo sepultaron en la ciudad de David, y en su lugar reinó su hijo Yotán.

Reinado de Zacarías

8Azarías tenía treinta y ocho años de reinar sobre Judá cuando Zacarías hijo de Jeroboán comenzó a reinar sobre Israel, y reinó seis meses.

9Pero hizo lo malo a los ojos del Señor, tal y como lo habían hecho sus antepasados, pues no se apartó de los pecados con que Jeroboán hijo de Nabat hizo pecar a Israel.10Salún hijo de Jabés conspiró contra él, y en presencia de su pueblo le quitó la vida y reinó en su lugar.

11Los demás hechos de Zacarías se hallan registrados en el libro de las crónicas de los reyes de Israel.

12Con su muerte se cumplió lo que el Señor le había anunciado a Jehú, cuando le dijo: «Tus hijos ocuparán el trono de Israel hasta la cuarta generación.»
15.12:
2 R 10.30
Y así fue.

Reinado de Salún

13Uzías tenía treinta y nueve años de reinar sobre Judá cuando Salún hijo de Jabés comenzó a reinar en Samaria, pero reinó solo un mes

14porque Menajén hijo de Gadi salió de Tirsa para atacar a Samaria. En el ataque, Menajén hirió de muerte a Salún, y entonces reinó en su lugar.

15Los demás hechos de Salún, y la conspiración que tramó, se hallan registrados en el libro de las crónicas de los reyes de Israel.

16Menajén saqueó la ciudad de Tifesaj, y mató a todos los que estaban allí y en los alrededores, comenzando por la ciudad de Tirsa. Como no le habían abierto las puertas, saqueó la ciudad y abrió en canal a todas las mujeres que estaban embarazadas.

Reinado de Menajén

17Azarías tenía treinta y nueve años de reinar sobre Judá cuando Menajén hijo de Gadi comenzó a reinar sobre Israel, y reinó diez años en Samaria.

18Pero hizo lo malo a los ojos del Señor. Durante todo su reinado no se apartó de los pecados con que Jeroboán hijo de Nabat hizo pecar a Israel.19El rey Pul de Asiria llegó y atacó el país, y Menajén le entregó treinta y tres mil kilos de plata para que le ayudara a confirmarse en el trono.20Este dinero lo impuso Menajén como tributo sobre Israel. Todos los poderosos y opulentos tuvieron que dar cincuenta monedas de plata cada uno, para entregárselas al rey de Asiria; así el rey de Asiria no puso un pie en el país, sino que se retiró.

21Los demás hechos de Menajén, y todas sus obras, se hallan registrados en el libro de las crónicas de los reyes de Israel.

22Cuando Menajén fue a reunirse con sus antepasados, en su lugar reinó su hijo Pecajías.

Reinado de Pecajías

23Azarías tenía cincuenta años de reinar sobre Judá cuando Pecajías hijo de Menajén comenzó a reinar sobre Israel, y reinó dos años en Samaria.

24Pero hizo lo malo a los ojos del Señor, pues no se apartó de los pecados con que Jeroboán hijo de Nabat hizo pecar a Israel.25Pecaj hijo de Remalías, que era uno de sus capitanes, conspiró contra él y, apoyado por Argob y Arie, más cincuenta galaaditas, le quitó la vida en el palacio real de Samaria, y reinó en su lugar.

26Los demás hechos de Pecajías, y todas sus obras, se hallan registrados en el libro de las crónicas de los reyes de Israel.

Reinado de Pecaj

27Azarías tenía cincuenta y dos años de reinar sobre Judá cuando Pecaj hijo de Remalías comenzó a reinar sobre Israel, y reinó veinte años en Samaria.

28Pero hizo lo malo a los ojos del Señor, pues no se apartó de los pecados con que Jeroboán hijo de Nabat hizo pecar a Israel.

29En los días del rey Pecaj de Israel, el rey Tiglat Piléser de Asiria llegó y tomó las ciudades de Iyón, Abel Betmacá, Yanoja, Cedes, Jazor, Galaad, Galilea, y toda la tierra de Neftalí, y a sus habitantes los llevó cautivos a Asiria.

30Yotán hijo de Uzías tenía veinte años de reinar cuando Oseas hijo de Elá conspiró contra Pecaj hijo de Remalías, y le quitó la vida y reinó en su lugar.

31Los demás hechos de Pecaj, y todas sus obras, se hallan registrados en el libro de las crónicas de los reyes de Israel.

Reinado de Yotán

(2 Cr 27.1-9)

32Yotán hijo de Uzías comenzó a reinar sobre Judá cuando Pecaj hijo de Remalías tenía dos años de reinar sobre Israel.

33Cuando Yotán comenzó a reinar, tenía veinticinco años, y reinó dieciséis años en Jerusalén. Su madre se llamaba Jerusa, y era hija de Sadoc.34Y Yotán hizo lo recto a los ojos del Señor, pues se condujo tal y como lo había hecho Uzías, su padre,35y además construyó la puerta más alta del templo del Señor. Sin embargo, no fueron quitados los altares de los montes, sino que el pueblo siguió ofreciendo sacrificios y quemando incienso en ellos.

36Los demás hechos de Yotán, y todas sus obras, se hallan registrados en el libro de las crónicas de los reyes de Judá.

37Por esos días, el Señor comenzó a enviar contra Judá al rey Resín de Siria, y a Pecaj hijo de Remalías.38Y cuando Yotán fue a reunirse con sus antepasados, fue sepultado con ellos en la ciudad de su antepasado David, y en su lugar reinó su hijo Ajaz.
16

Reinado de Ajaz

(2 Cr 28.1-27)

161Pecaj hijo de Remalías tenía diecisiete años de reinar sobre Israel cuando Ajaz hijo de Yotán comenzó a reinar sobre Judá.

2Cuando comenzó a reinar, Ajaz tenía veinte años, y reinó dieciséis años en Jerusalén. Pero a diferencia de su antepasado David, no hizo lo recto a los ojos del Señor su Dios,3sino que siguió el mal ejemplo de los reyes de Israel, llegando incluso a sacrificar en el fuego a su hijo, según las repugnantes prácticas de las naciones que el Señor echó de la presencia de los hijos de Israel.
16.3:
Dt 12.31
4También ofreció sacrificios y quemó incienso en los altares de los montes, y en las colinas, y bajo la sombra de todo árbol frondoso.

5Entonces el rey Resín de Siria y el rey de Israel, Pecaj hijo de Remalías, le declararon la guerra a Ajaz y sitiaron la ciudad de Jerusalén, pero no pudieron conquistarla.

16.5:
Is 7.1

6Fue entonces cuando el rey de Edom recobró Elat para Edom, y expulsó de allí a los hombres de Judá. Entonces los edomitas vinieron a Elat, y hasta el día de hoy viven allí.

7Ajaz envió embajadores al rey Tiglat Piléser de Asiria, con este mensaje:

«Yo soy tu siervo. Soy también tu hijo. Ven a defenderme del rey de Siria y del rey de Israel, que se han levantado en armas contra mí.»

8Además, Ajaz tomó la plata y el oro que había en el templo del Señor y en los tesoros del palacio real, y se lo envió al rey de Asiria como un presente.

9El rey de Asiria respondió a su llamado, pues vino y atacó Damasco, y la tomó y se llevó cautivos a los habitantes de Quir. A Resín le quitó la vida.

10Después el rey Ajaz fue a Damasco para encontrarse con el rey Tiglat Piléser de Asiria. Allí el rey Ajaz se fijó en el altar que estaba en Damasco, y le envió al sacerdote Urías el diseño y la descripción exacta de ese altar.

11Y mientras el rey Ajaz volvía de Damasco, el sacerdote Urías construyó el altar, tal y como el rey Ajaz lo había descrito desde Damasco.12Cuando el rey volvió de Damasco y vio el altar, se acercó a este y ofreció sacrificios allí.13Presentó su holocausto y su ofrenda, y derramó sus libaciones, y esparció sobre el altar la sangre de sus sacrificios de paz;14luego, mandó quitar el altar de bronce
16.14:
Ex 27.1-2
2 Cr 4.1
que estaba en la parte delantera del templo del Señor, entre el altar y el templo, y lo puso al norte del nuevo altar.
15Entonces el rey Ajaz ordenó al sacerdote Urías:

«En el altar grande quemarás el holocausto de la mañana y la ofrenda de la tarde, más el holocausto y la ofrenda del rey, lo mismo que el holocausto y la ofrenda y libaciones de todo el pueblo; sobre él esparcirás toda la sangre del holocausto y toda la sangre del sacrificio. Pero el altar de bronce será mío, para que yo consulte a Dios en él.»

16Y el sacerdote Urías hizo todo tal y como el rey Ajaz se lo mandó.

17El rey Ajaz desmontó los tableros de las bases, y les quitó las fuentes; quitó también el mar que estaba sobre los bueyes de bronce,

16.17:
1 R 7.23-39
2 Cr 4.2-6
y lo puso sobre una base de piedra.

18Por causa del rey de Asiria quitó también del templo del Señor el pórtico para los días de reposo, que se había construido en el templo, lo mismo que el pasadizo exterior del rey.

19Los demás hechos y obras de Ajaz, se hallan registrados en el libro de las crónicas de los reyes de Judá.

20Cuando el rey Ajaz fue a reunirse con sus antepasados,
16.20:
Is 14.28
fue sepultado con ellos en la ciudad de David, y en su lugar reinó su hijo Ezequías.
17

Caída de Samaria y cautiverio de Israel

171Ajaz tenía doce años de reinar sobre Judá cuando Oseas hijo de Elá comenzó a reinar sobre Israel, y reinó nueve años en Samaria.

2Pero hizo lo malo a los ojos del Señor, aunque no como los reyes de Israel anteriores a él.3El rey Salmanasar de Asiria llegó y lo atacó, y Oseas fue hecho su siervo, y se le obligó a pagar tributo.4Pero Oseas envió embajadores al rey So de Egipto, y dejó de pagar tributo al rey de Asiria, como lo hacía cada año; y cuando el rey de Asiria descubrió que Oseas conspiraba contra él, mandó aprehenderlo y lo mantuvo cautivo en la cárcel.5Luego, el rey de Asiria invadió todo el país y durante tres años mantuvo sitiada a Samaria.6A los nueve años del reinado de Oseas el rey de Asiria capturó Samaria y a los israelitas se los llevó cautivos a Asiria, y los dejó en Jalaj y en Jabor, junto al río Gozán, y en las ciudades de los medos.

7Y es que los hijos de Israel pecaron contra el Señor su Dios, que los libró del poder del rey de Egipto, y rindieron culto a dioses ajenos;

8imitaron las costumbres de las naciones que el Señor había expulsado de la presencia de los israelitas, y siguieron las malas prácticas de los reyes de Israel.9Los israelitas practicaron en secreto cosas que el Señor su Dios no aprobaba; construyeron altares en los montes de todas sus ciudades, y hasta en las torres de las atalayas y en las ciudades fortificadas;10erigieron estatuas e imágenes de Asera en toda alta colina y bajo todo árbol frondoso,
17.10:
1 R 14.23
11y en todos los altares de los montes quemaron incienso, como lo hacían las naciones que el Señor había expulsado de su presencia, y provocaron la ira del Señor con las maldades que cometían.12Rindieron culto a los ídolos, de los cuales el Señor les había advertido: «Ustedes no deben hacer tales cosas.»

13El Señor amonestó a Israel y a Judá por medio de todos los profetas y de todos los videntes. Les dijo:

«Apártense de sus malos caminos. Obedezcan mis mandamientos y mis ordenanzas, y sigan todas las leyes que yo prescribí a sus antepasados, y que les he dado a conocer por medio de mis siervos los profetas.»

14Pero ellos, lejos de obedecer, se encapricharon como antes se encapricharon sus antepasados, los cuales no creyeron en el Señor su Dios.

15Desecharon los estatutos del Señor y el pacto que había hecho con sus antepasados, así como los testimonios que él les había prescrito, y siguieron a los dioses falsos, con lo que ellos mismos perdieron valor, y siguieron a las naciones a su alrededor, a pesar de que el Señor les había mandado que no las imitaran.16Abandonaron todos los mandamientos del Señor su Dios, se hicieron imágenes fundidas de dos becerros,
17.16:
1 R 12.28
y también imágenes de Asera, y adoraron a todo el ejército de los cielos y rindieron culto a Baal.
17Incluso llegaron a ofrecer como ofrenda quemada a sus hijos y a sus hijas, y se entregaron a practicar la adivinación y los agüeros.
17.17:
Dt 18.10
Se entregaron a hacer lo malo a los ojos del Señor, y de esa manera provocaron su ira.
18Por eso el Señor se enojó en gran manera contra Israel, y los alejó de su presencia, y solo quedó la tribu de Judá.

19Pero ni siquiera Judá cumplió los mandamientos del Señor su Dios, sino que siguieron los estatutos que Israel mismo se prescribió.

20Por eso el Señor desechó a toda la descendencia de Israel, y los afligió y los entregó en manos de saqueadores, hasta echarlos de su presencia.

21Cuando el Señor apartó a los israelitas de la dinastía de David, ellos proclamaron como su rey a Jeroboán hijo de Nabat, y Jeroboán apartó a Israel de la obediencia al Señor y los hizo cometer grandes pecados.

22Los israelitas cometieron todos los pecados que cometió Jeroboán, sin apartarse de ellos,23hasta que el Señor apartó de su presencia a Israel, tal y como él lo había anunciado por medio de todos los profetas, sus siervos. Fue así como Israel fue llevado cautivo a Asiria, hasta el día de hoy.

Asiria puebla de nuevo a Samaria

24Entonces el rey de Asiria trajo a las ciudades de Samaria gente de Babilonia, de Cutá, de Avá, de Jamat y de Sefarvayin, para que las habitaran en lugar de los israelitas. Y así, estos extranjeros tomaron posesión de Samaria y habitaron en sus ciudades.

25Al principio, cuando comenzaron a habitar esas ciudades, como ellos no servían al Señor, el Señor envió contra ellos leones para que los mataran.

26Entonces ellos le dijeron al rey de Asiria:

«Las gentes que tú trasladaste y pusiste en las ciudades de Samaria, no reconocen la ley del Dios de aquella tierra, y como no la reconocen, su Dios ha lanzado leones en medio de ellos, y los leones los matan.»

27Entonces el rey de Asiria ordenó:

«Lleven de vuelta a alguno de los sacerdotes que trajeron de allá, y déjenlo vivir allí, para que les enseñe la ley del Dios del país.»

28Y uno de los sacerdotes que había sido llevado cautivo de Samaria, vino y habitó en Betel, y les enseñó cómo debían servir al Señor.

29Pero cada nación se hizo sus dioses, y los pusieron en los santuarios que los de Samaria habían levantado en los montes, cada nación en la ciudad donde habitaba.

30Los de Babilonia hicieron imágenes de Sucot Benot, los de Cutá hicieron imágenes de Nergal, y los de Jamat hicieron imágenes de Asima.31Los aveos hicieron imágenes de Nibejaz y de Tartac, y los de Sefarvayin adoraban a Adramelec y a Anamelec, dioses de Sefarvayin, ofreciendo a sus hijos como sacrificios por fuego.

32Pero esta gente también rendía culto al Señor, así que del bajo pueblo designaron sacerdotes para que ministraran en los altares de los montes, y estos ofrecían los sacrificios de esa gente en esos santuarios.

33Rendían culto al Señor, pero también honraban a sus dioses, como acostumbraban hacerlo las naciones de donde habían sido tomados.

34Hasta el día de hoy, esta gente hace lo que siempre hizo: ni temen al Señor, ni cumplen sus estatutos ni sus ordenanzas, ni hacen lo que la ley y los mandamientos del Señor mandan hacer a los hijos de Jacob, cuyo nombre fue cambiado por el de Israel.

17.34:
Gn 32.28
35.10

35Con los israelitas el Señor hizo un pacto, y claramente les ordenó:

«Ustedes no temerán a otros dioses, ni los adorarán, ni les servirán, ni les ofrecerán sacrificios.

17.35:
Ex 20.5
Dt 5.9

36Solo me temerán a mí, el Señor, que con gran poder y con brazo extendido los saqué de Egipto. Solo a mí me temerán
17.36:
Dt 6.13
y adorarán, y ofrecerán sacrificios.
37Siempre tendrán cuidado de poner por obra los estatutos, derechos, leyes y mandamientos que yo les di por escrito. No temerán a dioses ajenos.38No olvidarán el pacto que yo hice con ustedes, ni temerán a dioses ajenos;39me temerán a mí, el Señor su Dios, y yo los libraré del poder de todos sus enemigos.»

40Pero ellos no escucharon, sino que siguieron practicando sus costumbres antiguas.

41Esos pueblos temieron al Señor y, al mismo tiempo, sirvieron a sus ídolos. También sus hijos y sus nietos siguieron las prácticas de sus antepasados, y así lo hacen hasta el día de hoy.