Reina Valera Contemporánea (RVRC)
2

Pacto de Salomón con Jirán

(1 R 5.1-18; 7.13-14)

21Salomón se dispuso a edificar un templo para honrar el nombre del Señor, y un palacio para su reino.

2Para ello designó a setenta mil peones y ochenta mil taladores, y tres mil seiscientos capataces.3Luego mandó el siguiente mensaje al rey Jirán de Tiro:

«Trátame como trataste a David, mi padre, cuando le enviaste cedros para que construyera su palacio.

4Como verás, tengo que edificar un templo para honrar el nombre del Señor mi Dios. Estará consagrado al Señor, y delante de él se quemará incienso aromático y se colocarán continuamente los panes de la proposición, y se ofrecerán holocaustos a mañana y tarde en los días de reposo, en las nuevas lunas, y en las festividades en honor del Señor nuestro Dios. Esto debe hacerse siempre en Israel.5La casa que debo edificar tiene que ser grande, porque nuestro Dios es más grande que todos los dioses.6Pero ¿quién puede edificarle un templo
2.6:
1 R 8.27
2 Cr 6.18
si los cielos, y los cielos de los cielos, no pueden contenerlo? ¿Y quién soy yo para edificarle un templo, a no ser para solo quemar incienso delante de él?
7Yo te ruego que me envíes un hombre hábil, que sepa trabajar en oro, plata, bronce, hierro, púrpura, grana y azul, y que en unión con los maestros que están conmigo en Judá y en Jerusalén, y que mi padre había ya dispuesto, sepa hacer grabados.8Envíame también del Líbano madera de cedro, de ciprés y de sándalo. Yo sé que tus siervos saben cortar madera en el Líbano, y mis siervos pueden ayudarlos9para que me preparen mucha madera, pues el templo que tengo que edificar debe ser grande y portentoso.10Toma en cuenta que a tus siervos que corten la madera les daré seis mil toneladas de trigo en grano, seis mil toneladas de cebada, seiscientos mil litros de vino, y seiscientos mil litros de aceite.»

11El rey Jirán de Tiro respondió a Salomón por medio de la siguiente carta:

«El Señor ama a su pueblo, y por eso te ha puesto como su rey.

12Tengo que decir: ¡Bendito sea el Señor y Dios de Israel, que hizo los cielos y la tierra, y que dio al rey David un hijo sabio y entendido, cuerdo y prudente, para que edifique un templo al Señor y un palacio para su reino!

13»Yo te envío a Jirán Abí, que es un hombre hábil y entendido.

14Es hijo de una danita, aunque su padre era de Tiro. Jirán Abí sabe trabajar en oro, plata, bronce y hierro, y en piedra y madera, en púrpura y en azul, en lino y en carmesí. También sabe esculpir toda clase de figuras y sacar cualquier diseño que se le pida. Sabrá trabajar con tus expertos y con los de mi señor David, tu padre.

15Ruego a mi señor enviar a sus siervos el trigo, la cebada, el aceite y el vino, que nos ha prometido.

16Nosotros cortaremos en el Líbano la madera que necesites, y en balsas te la llevaremos por el mar hasta Jope, y de allí tú la llevarás hasta Jerusalén.»

17Salomón censó a todos los extranjeros que había en Israel, después del censo que había hecho David, su padre, y se encontró que eran ciento cincuenta y tres mil seiscientos hombres.

18A setenta mil de ellos los apartó para llevar cargas; a ochenta mil los puso como canteros en la montaña, y a tres mil seiscientos los puso como capataces para hacer trabajar a la gente.
3

Salomón edifica el templo

(1 R 6.1-38)

31Salomón comenzó a edificar el templo del Señor en el monte Moriah, en Jerusalén, en el lugar que David había preparado en la era de Ornán el jebuseo, y que le había sido mostrado.

2Comenzó la construcción a los dos días del mes segundo del cuarto año de su reinado.3Los cimientos que Salomón puso al templo de Dios medían veintisiete metros de largo y nueve metros de ancho.4El pórtico que estaba al frente del edificio medía nueve metros de largo, lo mismo que el ancho del templo, y cincuenta y cuatro metros de altura. Lo recubrió por dentro de oro puro,5y el cuerpo mayor del edificio lo techó con madera de ciprés, la cual recubrió de oro fino, con molduras de palmeras y cadenas.6También recubrió el templo de piedras preciosas para adornarlo. El oro era de Parvaim.7De modo que recubrió de oro el templo y sus vigas, umbrales, paredes y puertas, y en las paredes esculpió querubines.

8Salomón hizo además el lugar santísimo,

3.8:
Ex 26.33-34
y medía nueve metros de largo y nueve metros de ancho, como el ancho del frente del templo, y lo recubrió con cerca de veinte mil kilos de oro fino.

9También recubrió de oro los aposentos. Los clavos eran de oro y cada uno pesaba más de quinientos gramos.

10En el interior del lugar santísimo puso dos querubines

3.10-13:
Ex 25.18-20
de madera, los cuales fueron recubiertos de oro.

11Las alas de los querubines medían nueve metros de largo. Cada ala medía poco más de dos metros. Una de ellas llegaba hasta la pared del templo, y la otra tocaba una de las alas del otro querubín.12De igual manera, una de las alas del otro querubín medía poco más de dos metros y llegaba hasta la pared del templo. La otra ala también medía poco más de dos metros y tocaba el ala del otro querubín.13Las alas extendidas de estos querubines medían nueve metros, y estaban de pie y con los rostros en dirección al templo.

14Salomón hizo también el velo

3.14:
Ex 26.31
de azul, púrpura, carmesí y lino, y mandó bordar querubines en él.

Las dos columnas

(1 R 7.15-22)

15En el frente del templo hizo dos columnas, cada una de las cuales medía casi dieciséis metros de altura. Cada capitel medía poco más de dos metros.

16Además, hizo cadenas para el santuario, y las puso sobre los capiteles de las columnas. Hizo también cien granadas, y las puso en las cadenas.17Las columnas las colocó delante del templo, una a la derecha y la otra a la izquierda. A la que estaba a la derecha la llamó Jaquín, y a la que estaba a la izquierda la llamó Boaz.
4

Mobiliario del templo

(1 R 7.23-51)

41Jirán hizo además un altar de bronce

4.1:
Ex 27.1-2
de nueve metros de largo por nueve metros de ancho, y cuatro y medio metros de alto.

2Hizo también un mar de fundición totalmente redondo, que de un borde al otro medía cuatro y medio metros, por dos metros y veinticinco centímetros de altura, ceñido por un cordón de trece y medio metros de largo.3Debajo del mar había dos hileras de calabazas fundidas juntamente con el mar. Estas figuras de calabazas circundaban el mar, y cada medio metro había diez de ellas.4El mar estaba asentado sobre doce bueyes, con las ancas hacia adentro. Tres de ellos miraban al norte, tres al sur, tres al oriente y tres al occidente, y sobre ellos descansaba el mar.5Tenía un grosor de siete centímetros, y el borde tenía la forma del borde de un cáliz, o de un lirio. Su capacidad era de sesenta mil litros.6Hizo también diez fuentes,
4.6:
Ex 30.17-21
y puso cinco a la derecha y cinco a la izquierda, para lavar y limpiar en ellas lo que se ofrecía en holocausto. El mar era para que los sacerdotes se lavaran en él.

7Jirán hizo también diez candeleros de oro

4.7:
Ex 25.31-40
según su forma, y los puso en el templo, cinco a la derecha y cinco a la izquierda.

8Además, hizo diez mesas
4.8:
Ex 25.23-30
y las puso en el templo, cinco a la derecha y cinco a la izquierda; igualmente, hizo cien tazones de oro.
9También hizo el atrio de los sacerdotes, y el gran atrio, y las portadas del atrio, y sus puertas las recubrió de bronce.10El mar lo colocó al lado derecho, hacia el sureste del templo.

11Jirán hizo también calderos, palas y tazones, y así concluyó la obra para el templo de Dios, que hizo para el rey Salomón:

12las dos columnas, los cordones, los capiteles sobre las cabezas de las dos columnas, dos redes para cubrir las dos esferas de los capiteles que estaban encima de las columnas,13cuatrocientas granadas en las dos redes, dos hileras de granadas en cada red, para que cubrieran las dos esferas de los capiteles que estaban encima de las columnas,14las bases sobre las que colocó las fuentes,15un mar, los doce bueyes debajo del mar,16los calderos, las palas y los garfios.

Jirán Abí hizo de bronce muy fino, para el rey Salomón, todos los enseres para el templo del Señor.

17El rey los fundió en la tierra arcillosa de los llanos del Jordán, entre Sucot y Seredata.18Todos estos enseres los hizo Salomón en número tan grande, que nunca pudo saberse el peso del bronce.

19Así fue como Salomón hizo todos los utensilios para el templo de Dios, y el altar de oro, y las mesas sobre las cuales se ponían los panes de la proposición,

20así como los candeleros y sus lámparas de oro puro, para que las encendieran delante del lugar santísimo, conforme a la ordenanza.21Las flores, lamparillas y tenazas se hicieron de oro finísimo.22Las despabiladeras, los lebrillos, las cucharas y los incensarios también eran de oro puro, lo mismo que la entrada del templo, sus puertas interiores para el lugar santísimo, y las puertas del templo.